El príncipe Harry se convirtió en el miembro de la familia menos visible en la coronación de Carlos III

Príncipe Harry.  / RR SS.
Príncipe Harry. / RR SS.
El duque de Sussex se sentó en la tercera fila de los asientos principales junto a sus primos y despegó de Reino Unido una hora después de la ceremonia pese a que su padre le invitó al almuerzo siguiente.
El príncipe Harry se convirtió en el miembro de la familia menos visible en la coronación de Carlos III

La presencia del príncipe Harry en la coronación del rey Carlos III ha sido casí anecdótica. Fue invitado por cortesía, después todo, es el hijo menor del monarca, pero se ha convertido en un personaje tan incómodo que el Palacio de Buckingham se esforzó por dejar claro que Harry asistía como un familiar más, tal como el quería cuando dejó de ser un miembro en activo de la monarquía.

El duque de Sussex no llegó bajo ningún paraguas de pompa y lujo. Terminó sentandóse junto a sus primas, las princesas Beatriz y Eugenia, por detrás de los príncipes de Gales, los duques de Edimburgo o Ana, la princesa real. Estuvo solo, sin Meghan Markle, y aunque se vio simpático, lo cierto es que su presencia deja cierta desilución sobre lo que pudo haber sido y no fue.

En otra dimensión, Harry estaría justo por detrás de su hermano, Guillermo. y quizás hubiese realizado alguna labor importante en la misma coronación. Esta vez, solo asistió por cortesía y su avión despegó una hora después de la ceremonia de coronación hacía EE UU para celebrar el cumpleaños de su hijo mayor, el príncipe Archie.

Enrique no ha sido parte de de la procesión de coronación de camino a Buckingham y tampoco estuvo en el tradicional saludo desde el balcón del palacio. Literalmente, no llegó a pisar el palacio y él mismo apresuró su salida del país. Según los datos de Daily Mail, el duque pasó en Reino Unido 28 horas y 42 minutos. Llegó desde Los Ángeles en un vuelo comercial durante la mañana del viernes. Se quedó en Frogmore Cottage, casa que compartió con Markle y de la que finalmente ha sido expulsado de forma definitiva por su propio padre tras el controvertido documental de Netflix y su polémica biografía. 

Llegó a la abadía junto a su tío, el príncipe Andrés, otro personaje incómodo, y sus primas la York. Tras la ceremonia, no se dirigió a Buckingham donde celebrarían un almuerzo en honor a los Reyes, sino que decidió dirigirse al aeropuerto. Los medios británicos apuntan a que el monarca extendió la invitación a su hijo menor, pero este cordialmente la denegó bajo la excusa de regresar a California junto a su familia para celebrar el cumpleaños de Archie. Lo cierto es que Harry es un personaje incómodo, no solo por dejar la monarquía, también por atreverse a hablar de cuestiones privadas por medio de documentales y libros... ¿algún miembro de la familia volvería a compartir algo privado con él?

Su viaje fue sencillamente de apoyo hacía Carlos, pero esta última aparición dejó claro que no volveremos a ver a Harry en próximos eventos de la familia real y su lejanía del príncipe Guillermo confirma que en el futuro, los Sussex no tendrán cabida en la monarquía británica. @mundiario

Comentarios