El príncipe Enrique asegura que nadie quiere ser rey

Enrique Windsor, príncipe del Reino Unido; Catalina duquesa de Cambridge y Guillermo, duque de Cambridge. Kensington Palace.
Enrique Windsor, príncipe del Reino Unido; Catalina duquesa de Cambridge y Guillermo, duque de Cambridge. / Kensington Palace.

El quinto en la línea de sucesión del trono británico declaró a una importante revista que ser soberano y pertenecer a la familia real, puede ser un gran peso que hay que llevar con responsabilidad y paciencia.

El príncipe Enrique asegura que nadie quiere ser rey

El príncipe Enrique es el quinto en la línea de sucesión del trono británico, uno de los más antiguos y poderosos que actualmente existen. Su hermano mayor, Guillermo, es quien está destinado a sentarse en el trono y convertirse en rey, algo que parece alegrar al hijo menor de Diana y Carlos de Gales.

Desde hace años existían rumores que señalaban que el príncipe Harry, como es llamado cariñosamente, no tenía ningún interés ni ambición por la corona. Ahora, las especulaciones han sido confirmadas por el propio príncipe gracias a las declaraciones que dio a la revista Newsweek. “Estamos involucrados en modernizar la monarquía británica”, expresó el príncipe de 32 años. “No hacemos esto para nosotros mismos, sino para el bien de la población”, y continua. “¿Hay alguien en la familia real que quiera ser rey o reina? No lo creo, pero cumpliremos con nuestras responsabilidades en el momento adecuado”.

Enrique es uno de los miembros más frescos e interesantes de la familia real del Reino Unido. Desde joven demostró su carácter rebelde y la falta que le hacía su madre, Diana de Gales, que murió en 1997 cuando el príncipe estaba rozando la adolescencia. A pesar de su pronta partida, Diana dejó una gran huella en los corazones de muchos, especialmente, de sus hijos que aseguran vivir una vida bastante normal gracias a ella.

Mi madre desempeñó un papel muy importante en mostrarme cómo es una vida ordinaria, incluyendo llevarnos a mí y a mi hermano a visitar a personas sin hogar” continua contando el príncipe Enrique.  “Afortunadamente no estoy completamente alejado de la realidad. La gente se sorprendería de la vida tan ordinaria que llevamos Guillermo y yo”.

Yo hago mis propias compras en el supermercado, aunque a veces me preocupa que alguien quiera tomarme una foto cuando salga”, declaró el príncipe sobre sus dudas. “Pero estoy determinado a llevar una vida relativamente normal, y si tengo la suficiente suerte de tener hijos, espero que ellos también puedan llevar una así. Aún si me convirtiera en rey, yo haría mi propias compras”.

La entrevista fue en el palacio de Kensington en Londres y forma parte de la apertura que está teniendo la familia real y de una muestra de lo que será el futuro de la monarquía británica para asegurar su prevalencia en el mundo moderno. Aunque el príncipe Enrique desee tener una vida normal, también aseguró que: “El público británico y el mundo entero necesitan instituciones como la monarquía”.

El príncipe Enrique asegura que nadie quiere ser rey
Comentarios