La polémica tras la portada de la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, en Vogue

Kamala Harris, portada de Vogue USA. / IG @voguemagazine
Kamala Harris, portada de Vogue USA. / IG @voguemagazine
Harris será la primera mujer vicepresidenta de los Estados Unidos, la funcionaria electa mujer de más alto rango en la historia del país y la primera vicepresidenta afro-asiática americana. Además, protagonista absoluta de la portada de Vogue en la edición de febrero.
La polémica tras la portada de la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, en Vogue

Kamala Harris, de 56 años, de madre india tamil y padre jamaicano, nacida en Oakland (California), se ha convertido, a falta de tomar posesión de cargo, en la primera mujer vicepresidenta de EE UU, para muchos, el paso previo a la presidencia. Su carrera profesional está ligada al cargo de fiscal, primero del distrito de San Francisco y posteriormente como Fiscal General de California. En 2017 se introdujo en la política como senadora y apenas tres años más tarde ha logrado la vicepresidencia. Una carrera fulgurante que cuenta con admiradores y detractores casi a partes iguales. 

Personaje popular, casi más que el propio Joe Biden, en febrero será la portada de Vogue USA y la imagen escogida por la revista como portada ya ha estimulado a los críticos, sobre todo por dos aspectos: el carácter informal de la instantánea y el blanqueamiento de la piel de Kamala.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Vogue (@voguemagazine)

 

En dicha portada, Kamala aparece vestida de blanco y negro, con un traje negro de Donald Deal, camisa o camiseta blanca, collar de perlas y sus inseparables zapatillas Converse. Con ellas ha protagonizado la campaña electoral poniendo así de relieve que que su baja estatura (1,57) no es impedimento para llegar a lo más alto. Y sobre todo, que el trabajo de campo, como es patearse el país dando mítines, se realiza mejor en zapatillas que con zapatos de tacón. El fondo de la imagen en tonos rosas y verdes hace parecer a los más críticos que la imagen está mal iluminada y que Kamala pierde brillo. De hecho, se ha sabido que el equipo de prensa de la vicepresidenta tampoco ha quedado satisfecho con la portada ya que contaban que otra fotografía fuese la elegida para la portada, dejando esta como foto de interior.

La imagen que preferían desde el equipo de vicepresidencia es esta:

 

Tal ha sido la polémica, trasladada a redes sociales, que la revista Vogue ha tenido que emitir un comunicado en el que indica que "el equipo de la revista amaba las imágenes que Tyler Mitchell tomó y sintió que la imagen más informal capturaba la naturaleza auténtica y accesible de la vicepresidenta electa Harris". Es curioso, sin embargo, que el propio fotógrafo Mitchell solo haya tuiteado la segunda imagen, obviando la que irá en portada.

Pero muy probablemente se deba a que, dado que la vicepresidenta electa protagonizó dos fotos de portada para Vogue USA, esta segunda en traje azul celeste de Michael Kors ha sido la elegida para medios digitales. En ambas, sin embargo, parece que el color de piel original de Kamala Harris no es tan oscuro como a algunos les gustaría a tenor del orgullo que la vicepresidenta saca del mismo como en estas declaraciones recogidas en la entrevista de la publicación de moda: “Siempre me digo que puede que sea la primera en hacer muchas cosas, pero me aseguraré de no ser la última. Pienso en mis pequeñas sobrinas, que solo conocerán un mundo donde una mujer es vicepresidenta de los Estados Unidos, una mujer de color, una mujer negra, una mujer con padres que nacieron fuera de los Estados Unidos”. @mundiario

La polémica tras la portada de la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, en Vogue
Comentarios