Buscar

MUNDIARIO

Los niños tampoco se salvan: estas son las reglas más locas que los mini royals deben seguir

Sabemos perfectamente que todos los miembros de la realeza británica deben seguir un estricto protocolo tanto de comportamiento como de vestimenta, y de esto no se escapan los más pequeños.

Los niños tampoco se salvan: estas son las reglas más locas que los mini royals deben seguir
Niños reales británicos. / RR SS.
Niños reales británicos. / RR SS.

Claudia Silver

Colaboradora.

Aunque las principales estrellas de la Familia real británica son (con permiso de la reina Isabel II), el príncipe Guillermo y Kate Middleton, duques de Cambridge; y el príncipe Harry y Meghan Markle, duques de Sussex; lo cierto es que estos cuatro quedan completamente eclipsados cuando entran en escena George, Charlotte y Louis, príncipes de Cambridge. Los hijos de los duques se encargan de eclipsar a todos cuando están presentes en algún acto, especialmente porque son sumamente adorables y en unas cuantas ocasiones han hecho que los momentos más serios, se conviertan en unos muy divertidos.

A pesar de que en algunas ocasiones los pequeños se han saltado algunas normas, en realidad ellos deben seguir ciertas pautas a las que tampoco se escapará el hijo que esperan los duques de Sussex. Estas son algunas de las normas más locas de la que no se escapan los nietos y bisnietos de la reina Isabel II:

> Reglas de vestimenta: un niño normal puede vestirse como su superhéroe favorito o como la princesa de un cuento. Pero los niños royals no tienen esto permitido debido a que la norma para ellos es muy específica. Los varones solo pueden llevar pantalón corto hasta que cumplan ocho, esta regla se salta en eventos especiales como sucedió con el príncipe George en la boda de sus tíos el príncipe Harry y Meghan Markle, donde llevó pantalón largo. Por su parte, las niñas deben llevar vestido y cardigan.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🇬🇧 I am totally in love with this new picture. 😍 🇩🇪 Ich liebe diese neue Bild so sehr. 😍 #princesscharlotte#princesscharlotteofcambridge#princesscharlotteelizabethdiana#charlotteelizabethdiana#princeharry#princegeorge#princegeorgealexanderlouis#princegeorgeofcambridge#duchesscamilla#georgealexanderlouis#louisarthurcharles#princecharles#princelouisofcambridge#princelouis#princelouisarthurcharles#katemiddleton#duchessofcambridge#duchesskate#princesskate#theduchessofcambridge#princewilliam#princewilliamofwales#princewilliamdukeofcambridge#dukeofcambridge#thedukeofcambridge#dukeandduchessofcambridge#duchessmeghan#thecambridges#cambridgefamily

Una publicación compartida de Royals of Europe (@royals.of.europe) el

 

> Tienen que aprender idiomas: al igual que la princesa Leonor y la Infanta Sofía, los príncipes de Cambridge están aprendiendo otros idiomas, en su caso, es el español el cual les enseña su nana española.

> Ningún apodo: aunque en la intimidad cada uno tenga su forma cariñosa de llamarse, tanto los mayores como los niños tienen prohibido llamarse por sus apodos en público.

> Deben ser muy correctos al expresarse: a medida que van creciendo, los pequeños deben ser capaces de expresarse correctamente en público. Nada de llamar a los gatos “miau” o a los pollos “pio, pio”. Es necesario también que sepan cómo dirigirse correctamente a las personas mayores o los jóvenes de su edad.

 

> No pueden viajar junto a sus padres: esto es más o menos complicado y se aplica específicamente a los herederos. Cuando el príncipe George cumpla 12 años, ya no podrá viajar junto a su padre debido a que son los herederos al trono. La guardia real reduce los riesgos de que la línea de herederos se pierda en caso de que exista algún accidente o ataque contra alguno de ellos.

Nada de coronas ni tiaras: a las niñas les encanta llevar tiaras y sentirse como princesas, pero irónicamente la Charlotte de Cambridge, una princesa de la vida real, no puede llevar tiaras hasta que se case. La primera tiara que llevará, al igual que lo hizo la princesa Eugenia, será la que utilice el día de su boda.

> Los regalos de navidad son abiertos en un momento diferente: la familia real sigue una tradición germana y en vez de abrir los regalos en la mañana del 25, lo hacen en Nochebuena. @mundiario