Mentiras del star system televisivo: David Bustamante y Paula Echevarría

Paula Echevarría y David Bustamante. / Instagram
Paula Echevarría y David Bustamante. / Instagram

La reciente ruptura de David Bustamante y Paula Echevarría decepciona a muchos espectadores como yo: descubrimos que, en España, también existen los Brangelina.

Mentiras del star system televisivo: David Bustamante y Paula Echevarría

No voy a entrar en el amarillismo de esa ruptura que cantante y actriz protagonizaron la semana pasada.

No me interesa y siempre es jodido pasar por algo así, por mucho dinero que tengas. Lo que me produce una profunda decepción es esa imagen de felicidad perpetua que algunas parejas de famosos proyectan para rentabilizar sus marcas, sus franquicias y sus espectáculos, una vez que se han instalado en la comodidad del star system, aunque ellos no ya no controlen esa bola de nieve.

Me gustaba una pareja como la de Bustamante y Echevarría. Pegaban y mucho. Eran guapos, populares, muy jóvenes y con proyección, pero lo que no voy a perdonar al Olimpo es ese empeño mediático por ocultar la evidencia de un fracaso.

Pero esa es la naturaleza de la publicidad más primitiva y ortopédica, la subsistencia de la mentira con tal de vender desde un pintalabios hasta tu madre, la mía y la del otro. En algo se parece este romance venido a menos a esa producción americana de los estudios de Hollywood donde, desde hace siglos, los matrimonios de conveniencia llevan consigo una rentabilidad publicitaria enorme. Solo basta recordar aquel casamiento de Ava Gardner y Mickey Rooney o el último hundimiento de los Brangelina.

A lo que voy es que, sin quererlo seguramente, el matrimonio de Bustamante y Echevarría tiene mucho de ese cartón piedra hollywoodense. Y eso lo consigue ese soma, que no es otro que una vida de príncipes y princesas de cuento que todos necesitamos mamar para hacer más llevadera nuestra miserable existencia.

Ellos no tienen la culpa, supongo, pese a los ingresos de esa popularidad tan bien avenida a lo largo de los años, pero nosotros tampoco, porque nos creímos su historia de amor y compramos todo aquello que anunciaban para que nuestras parejas no se hundieran.

En ese fetichismo pusimos la esperanza de todo lo nuestro.

Mentiras del star system televisivo: David Bustamante y Paula Echevarría
Comentarios