Meghan Markle sale victoriosa tras su última batalla con los medios británicos

Meghan Markle, duquesa de Sussex, en Nueva York. Instagram
Meghan Markle, duquesa de Sussex, en Nueva York. / Instagram
La duquesa de Sussex lleva un tiempo luchando contra los medios británicos que la difamaron mientras ejerció como representante de la Casa real británica. En Mundiario analizamos su caso.
Meghan Markle sale victoriosa tras su última batalla con los medios británicos

Meghan Markle se convirtió en un tema casi diario de conversación desde que llegó a la Casa real británica para bien o para mal. Luego de dejar su puesto como representante de la institución cuya cabeza es Isabel II, la duquesa de Sussex ha estado liderando su propia batalla contra los medios de comunicación que según ella la difamaron prácticamente desde que se casó con el príncipe Harry.

La última victoria de Markle ha sido contra el tabloide Mail on Sunday de Associated Newspapers Limited (ANL). La duquesa había ganado el caso a principios de año cuando el tribunal superior le dio razón sin necesidad de pasar por un largo proceso judicial, sin embargo, la ANL presentó un recurso que finalmente ha sido ganado por Markle.

Los hechos y el problema de fondo

Todo comenzó poco después de la boda de Markle con el príncipe Harry. Entonces el padre de la exactriz, Thomas Markle, estaba haciendo mucho revuelo por ofrecerse a ser fotografiado por la prensa a cambio de dinero y vertiendo información personal sobre su hija. Entonces su Meghan le escribió una carta de su puño y letra solicitándole que cambiara su actitud con los medios y optara por ser más conservador. Esto molesto a su padre que no dudó ni un segundo en ofrecer la carta a los medios de comunicación.

Allí entra el Mail on Sunday que más tarde sería demandado por Meghan por publicar información personal que ella envío a su padre en cinco artículos diferentes. La relación de los medios (explícitamente los británicos) con los duques de Sussex ha ido de mal en peor y esto ha llevado a los segundo a tomar acciones legales por difamación.

Quizás también te interese:

Esta es la realidad económica de Meghan Markle y el príncipe Harry

Meghan y Harry no escapan de la polémica: ¿Isabel II no autorizó el nombre de Lilibet?

La posición de Meghan es que los medios británicos solo la difaman distorsionando la realidad de los hechos mientras que su marido busca protegerla de aquello de lo que no pudo proteger a su madre, Diana de Gales, que como a Meghan le acechaban los medios de comunicación.

El problema de los Sussex con los medios de comunicación viene casi desde el momento en que decidieron dar a conocer su relación y es que el príncipe decidió casarse no solo con una joven actriz, también es estadounidense y de raza mixta.

 

Además de lo anterior tampoco les favoreció la forma en que manejaban los medios, mientras que sus coetáneos los duques de Cambridge Guillermo y Kate dan a los medios lo suficiente para que les dejen en paz, ellos decidieron envolverse en un halo de misterio que quieren esfumar cuando más les ha convenido. Porque si bien piden discreción, aun en EE UU donde viven ahora han dejado verse en sonoras entrevistas y actos de alfombra roja con sello hollywoodiense. En pocas palabras a ellos (o a Markle quizás) nunca les convino la forma en que se hacen las cosas en Palacio y quizás esperó demasiado de una institución demasiado antigua que gusta de hacer las cosas según lo visto en el viejo manual.

La respuesta de Meghan

No sabemos si es de su puño y letra, pero Markle lanzó un comunicado donde celebraba su victoria contra el gigante británico donde afirma: “Esta victoria no es solo para mí, sino para cualquiera que alguna vez haya tenido miedo de defender lo que considera correcto. Pese a que esta victoria siente precedente, lo más importante es que ahora seamos lo suficientemente valientes a nivel colectivo como para transformar la industria de los tabloides que condiciona a la gente a ser cruel y que saca provecho de las mentiras y el dolor que crean. Desde el día uno he considerado este juicio como una medida importante que plantea lo correcto frente a lo incorrecto. El acusado lo ha concebido como un juego sin reglas que respetar".

 

“Hoy los tribunales me han dado (de nuevo) la razón, confirmando que Mail on Sunday, propiedad de Lord Jonathan Rothermere, ha infringido la ley. Los tribunales responsabilizan al acusado, y tengo la esperanza de que todos empecemos a hacer lo mismo. Porque por muy alejado que te parezca este caso de tu vida personal, no lo está. Mañana podrías ser tú. Estas prácticas nocivas no resultan poco habituales: son un fallo cometido a diario que nos divide, y todos nosotros nos merecemos algo mejor”, explica.

ANL ahora cuenta con dos opciones: o acepta la sentencia o recurre al Tribunal Supremo. En el recurso que habían presentado afirmaban que Meghan era plenamente consciente de que la carta podría filtrarse a la prensa, por tanto su demanda carecía de argumentos. Finalmente la corte le ha dado la razón a la duquesa. @mundiario

Meghan Markle sale victoriosa tras su última batalla con los medios británicos
Comentarios