Meghan Markle y el príncipe Harry: mucho lujo y poco trabajo

El príncipe Enrique y Meghan Markle, duques de Sussex. / Mundiario.
El príncipe Enrique y Meghan Markle, duques de Sussex. / Mundiario.

Las cuentas no les salen a los duques de Sussex que tras un año de firmar contratos con grandes empresas del entretenimiento no han logrado sacar adelante ningún proyecto importante.

Meghan Markle y el príncipe Harry: mucho lujo y poco trabajo

Meghan Markle y el príncipe Harry no terminan de comprender que pese a ser duques, ya no pertenecen a la realeza. Al decidir renunciar como miembros en activo de la Corona británica, no solo decían adiós a representar a Isabel II, también a grandes beneficios como una seguridad pagada, propiedades pertenecientes a la monarquía en las que vivir sin pagar ni un centavo o tener a su disposición un sueldo de las arcas del Estado y otro sueldo de parte del príncipe Carlos de Gales y el millonario ducado de Cornualles que maneja.

Entonces ya sabemos la historia. Se mudaron a EE UU y se presentaron como una pareja dispuesta a romper con los cánones tradicionales de la monarquía y ofrecieron cierta entrevista polémica mientras firmaban contratos millonarios con empresas como Netflix o Spotify.

La pareja prometió contenido de valor en ambas plataformas donde hablarían de los temas sociales que quieren promover como la salud mental, el empoderamiento femenino o el medioambiente. Pero ya ha pasado más de un año de esto y la pareja no ha logrado absolutamente nada con todo y la millonaria suma que le han pagado estas firmas para promover su contenido.

Con Spotify la pareja apenas grabó un programa especial en formato podcast que vio la luz en diciembre de 2020. Desde entonces no ha habido ningún otro avance, cuestión que ha obligado a la empresa a buscar un equipo independiente para que se encargue de sacar adelante los proyectos que tenían en mente los Sussex.

 

Daily Mail se hace eco de una publicación de Spotify donde buscan personal que tenga “fundamentos de producción de audio y experiencia trabajando con talento de alto perfil” para trabajar en un “proyecto estará enfocado en presentar a mujeres de alto perfil”, que es justamente uno de los temas que Markle quería tocar en su segmento dentro de la plataforma. Esta publicación de parte de la empresa deja saber que se han cansado de esperar por los Sussex y han decidido tomar ellos las riendas para apurar los proyectos prometidos.

Netflix no se queda atrás y es que también realizó una publicación que se refiere a Pearl, la serie animada que estaba preparando la duquesa. “Estamos buscando un Diseñador de Producción para Pearl, una emotiva serie de aventura y comedia animada. Pearl viene de la imaginación de Meghan, la Duquesa de Sussex, y se centra en las aventuras de una niña de 12 años que encuentra inspiración en una variedad de mujeres influyentes a lo largo de la historia”, dice el anuncio de la productora.

Los duques de Sussex manejan sus trabajos a través de ramificaciones de Archewell, la fundación que crearon tras su salida de la familia real, y llama poderosamente la atención que las grandes empresas hayan decidido anunciar las contrataciones de forma paralela y no a través de la fundación de Markle y el príncipe Harry.

 

Spotify le pagó a los duques unos 21 millones de dólares, mientras que con Netflix cerraron un contrato de 100 millones de dólares. Parece que los duques no han terminado de dar el vuelo que esperaban en las distintas plataformas y como personas independientes a la monarquía, de la cual siguen hablando pese a no querer ser parte de ella.

Uno de los últimos rumores que rodea a la pareja tiene que ver con problemas económicos. Recientemente saltó la noticia de que buscaban vender su lujosa mansión californiana que en un momento les costó 14 millones de dólares, mientras que llegan a gastar hasta 3 millones de dólares solo en seguridad. Por último, el guardarropa y el equipo de belleza de Markle tampoco es nada barato. @mundiario

Meghan Markle y el príncipe Harry: mucho lujo y poco trabajo
Comentarios