Buscar

MUNDIARIO

Meghan Markle ataca a la familia real: se sintió "desprotegida" durante su embarazo

Los documentos judiciales del caso de la duquesa contra los tabloides dejan ver algunas de las razones de por qué ella y el príncipe Harry dejaron la corte de Isabel II. Además, lanza un dardo envenenado contra Beatriz y Eugenia de York.
Meghan Markle ataca a la familia real: se sintió "desprotegida" durante su embarazo
Meghan Markle, duquesa de Sussex. / RR SS.
Meghan Markle, duquesa de Sussex. / RR SS.

Meghan Markle acusa a la Familia real británica de haberla dejado "desprotegida" cuando estaba embarazada de su primer hijo, Archie Mountbatten-Windsor. Esta información se ha hecho pública gracias a la demanda interpuesta por la duquesa contra Associated Newspapers, cuyos documentos judiciales han visto la luz y refleja por primera vez -con pruebas- el por qué Meghan y el príncipe Harry decidieron dejar de ser parte de la corte de Isabel II.

El equipo legal de Markle afirma que ella fue víctima de una campaña mediática que le causaron “una angustia emocional tremenda” y “dañó su salud mental”, unos problemas de los que se hicieron eco sus amigos antes que el palacio de Buckingham.


Quizá también te interese:

El grave error que cometió Meghan Markle en la boda de Eugenia de York


 

“Sus amigos nunca la habían visto en ese estado, así que no se equivocaron al preocuparse por su bienestar. Sobre todo, porque estaba embarazada y la Institución (la familia real británica) la había dejado desprotegida prohibiéndole que se defendiera”, sostienen los abogados de la duquesa de Sussex en la documentación del juicio.

Así es como justifican que el año pasado cinco amigos de Meghan realizaran unas declaraciones anónimas a la revista People para defenderla de los ataques que estaba recibiendo la duquesa por parte de la prensa británica. El grupo demandado considera que Markle estaba al tanto del reportaje del medio estadounidense, algo que ella niega. 

Para defenderse, la duquesa no ha dudado en atacar a la familia de su esposo. “La decisión de ‘no hacer comentarios’ fue la escogida por el equipo de comunicación del palacio de Kensington sin la aprobación de la demandante, tal y como es común en las comunicaciones de la realeza. Si a la demandante se le hubiera dado la oportunidad, habría pedido al equipo de comunicación del palacio de Kensington aclarar que no había participado en el reportaje de People”, señala el equipo legal. Estas afirmaciones dejan ver la brecha de la que tanto se ha hablado sobre la relación entre los Sussex y el resto de la familia real.

Asimismo, dejan saber el por qué los Sussex decidieron separarse del palacio de Kensington y tener su propia oficina. Meghan y Harry no se sentían seguros con el equipo de Kensington, que principalmente están bajo las órdenes del príncipe Guillermo y Kate Middleton. Aunque tampoco pueden achacarle toda la culpa a ellos debido a que mucho antes de que Markle llegara a la familia, ya existía una forma de trabajar con la que ella muy probablemente no se sentía conectada.

En otro de los pasajes de la defensa, se refieren directamente a varios miembros de la familia real, como las princesas Eugenia y Beatriz de York, con quienes no parece tener una muy buena relación. En una de las alegaciones de Associated Newspapers destacan que Markle es “miembro de la familia real y no realiza trabajo remunerado”. La respuesta de su equipo ha sido que en realidad hay varios miembros de la familia real que si realizan trabajos remunerados como las citadas princesas, el príncipe Andrés; Eduardo de Wessex o Zara Tindall.

Meghan denuncia que mientras que a todos ellos se les permitía desenvolverse laboralmente, a ella se le negaba. Pero hay un truco aquí, y es que las princesas Eugenia y Beatriz o Zara Tindall realmente no ejercen ningún trabajo para la Corona, es decir, no se benefician de los contribuyentes por lo que si pueden realizar trabajos fuera de la Institución, mientras que Markle y Harry pertenecían a la primera línea de la familia real al ser él, descendiente del príncipe Carlos de Gales, el heredero. 

Sin duda este es apenas el inicio de lo que será una larga batalla que dejará al descubierto varios pasajes que seguramente a Isabel II no le gusten y terminarán por destruir la relación entre los Sussex y la Familia real si no van con cuidado. @mundiario