Meghan Markle aprende a ser una duquesa de una mentora impuesta por Isabel II

Meghan, duquesa de Sussex. Pinterest.
Meghan, duquesa de Sussex. / Pinterest.

Tras una boda de cuento de hadas, llega la dura realidad donde la nueva duquesa de Sussex deberá aprender el arte de ser una royal a través de una “niñera” encargada por la propia reina.

Meghan Markle aprende a ser una duquesa de una mentora impuesta por Isabel II

Si piensas que ser una royal es un trabajo fácil, pues te equivocas. Nadie nace aprendido y tras una boda de cuento de hadas, Meghan Markle deberá someterse a la estricta vigilancia de una mentora impuesta por Isabel II, durante los próximos seis meses. Esta práctica no es nueva, pero con Meghan las cosas varían de una forma extraordinaria.

En los casos posteriores a los de la duquesa de Sussex, nos encontramos a su suegra, Diana de Gales y a su cuñada, Kate Middleton. Ambas son inglesas y si bien no eran princesas o algo cercano, conocían mucho mejor al entorno al que se unieron luego de sus matrimonios. Diana era una lady, hija de un conde, con una educación privilegiada y parte de la nobleza. Por otra parte, la duquesa de Cambridge creció dentro de una familia de clase media que logró fundar un exitoso negocio el cual permitió que los niños del matrimonio Middleton se juntaran con la clase alta y aristócrata del Reino Unido. Además, Diana no tuvo que enfrentarse a la era de las redes sociales para ir aprendiendo a ser la princesa de Gales, mientras que Kate tuvo años para prepararse gracias a la larga relación que mantuvo con el príncipe Guillermo.

 

1981 • 2011 • 2018 👑

Una publicación compartida de Duke & Duchess of Sussex (@meghanandharrydaily) el

 

Pero Meghan no ha tenido nada de lo anterior. Su historia ya la conocemos, hija de un matrimonio mestizo, actriz, divorciada y americana. Ella no ha tenido el privilegio de estudiar o codearse con la clase alta británica por lo que su aprendizaje apenas comienza y para esto, la reina le ha encargado su formación como duquesa a Samantha Cohen, conocida como The Panther (La pantera), una mujer imprescindible para la Familia Real británica.

The Times asegura que Isabel II ha pedido a Cohen que se mude a Kensington Palace, donde residen los duques de Cambidge y Sussex, para que asesore a los duques y ocupe temporalmente las tareas de Edward Lane Fox, secretario del príncipe Harry.

A muchos no les sonará el nombre de Samantha Cohen, pero ella es una habitual de Buckingham donde trabaja desde hace 17 años siendo una de las secretarias privadas más cercanas de Isabel II. La idea de colocar a la australiana de 49 años en esa posición ha sido de la propia reina que si bien ha permitido muchas cosas nuevas dentro de su familia, ha dado un paso para recordar que ahora Meghan es una duquesa y deberá someterse al reglamento al pie de la letra.

 

El trabajo de Cohen con los duques de Sussex ya lleva un tiempo, y es que jugó un papel importante en la boda de ambos y en la primera aparición de Meghan como duquesa. Durante el primer año, los duques se dedicarán a las organizaciones benéficas que representan y claro está, a estar presentes en los actos más relevantes de la nación.

Fuentes de The Times expresan que Meghan sabe que “serán seis meses de escucha. Está buscando consejos de una variedad de personas, va a proceder con humildad. Sin embargo, no va a ser nada tranquilo. Va a ser una oficina muy ocupada. Ha trabajado todos los días de su vida, está acostumbrada a un horario exigente”. Parece que la duquesa está dispuesta a aprender todo lo que pueda de Cohen, quien ha trabajado en relaciones públicas casi toda su vida. Es madre de cuatro y está casada con un dentista, es estricta, pero muy fiel, especialmente a la reina. @mundiario

 

Meghan Markle aprende a ser una duquesa de una mentora impuesta por Isabel II
Comentarios