Máxima de Holanda dando lecciones de estilo y redactando una tiara histórica

Máxima de Holanda. / RR SS.
Máxima de Holanda. / RR SS.
La reina consorte de Países Bajos se dejó ver con un estilo de ensueño y una colección de alhajas del joyero real. Su look ha sido un maravilla gracias a unos hermosos pétalos.
Máxima de Holanda dando lecciones de estilo y redactando una tiara histórica

La reina consorte de Países Bajos Máxima, ha desempolvado otra de las maravillosas alhajas que guarda el joyero real holandés. Antes de ella, estuvo la reina Beatriz que no era muy dada a lucir todas las maravillosas piezas que hay en el joyero, pero Máxima parece no tener ningún inconveniente en lucirlas y por eso siempre se encarga de sorprendernos en sus apariciones. 

Tras la breve visita de los príncipes herederos de Dinamarca, los Reyes de Países Bajos se han dejado ver duran un banquete de gala en el Palacio Real de Ámsterdam junto al cuerpo diplomático del país. La recepción requería que los asistentes llevaran trajes de gala, por tal razón ha sido la ocasión perfecta para que la reina se presentará con una de sus magníficas joyas. 

El rey Guillermo Alejandro lució chaqué negro con camisa y pajarita blancas, como complemento lució algunas medallas, mientras, su mujer escogió llevar un vestido que estrenó hace 13 años y algunas de las joyas históricas de la familia real neerlandesa. 

Pese a que repite, Máxima ha conseguido sorprendernos gratamente. En esta ocasión le dio un giro a su estilo llevando el cabello recogido y coronando su cabeza con una preciosa tiara, se trata de la Mellerio, que cuenta con los pendientes y gargantilla a juego.

Esta es una de las piezas favoritas de la reina, pues las ha llevado en otras ocasiones. Resulta ser una pieza preciosa e ideal que data del año 1888, cuando el rey Guillermo III se la encargó al joyero francés Mellerio dits Meller. Fueron utilizadas 961 piedras preciosas, entre las que se cuentan diamantes y rubíes. Las piezas son muy elegantes y llamativas gracias a los rubíes estratégicamente colocados en los diseños. 

El resto del look de la reina de Países Bajos estuvo dominado por un bolso de mano rojo en efecto satinado y claro está, su maravilloso vestido. Se trata de una puesta creada por su modista de cabecera, Jan Taminiau, quien también se encargó de diseñar el precioso vestido azul oscuro que la consorte lució durante la coronación de su esposo.

El vestido que llevó para esta ocasión se trata de una puesta de un diseño de gasa en tono coral, con tela semitransparente, mangas largas y falda en lína 'A' que remata en una larga cola. Al nivel de la cintura atrapa cualquier mirada gracias a unos pétalos en relieve cortados a mano con incrustaciones de cristales Swarovski. El diseño se complementa con un cinturón ligeramente más oscuro que afirma la figura femenina. El diseño lo ha llevado en otras ocasiones, la primera fue en 2009 con motivo del Día del Príncipe, mientras que en 2012 repitió el diseño durante una visita de Estado a Omán. Sin duda una apuesta segura que siempre le consigue buenas críticas a Máxima, una de las reinas que más arriesga en estilo. @mundiario

 

Máxima de Holanda dando lecciones de estilo y redactando una tiara histórica
Comentarios