Máxima y Guillermo: 20 años de un matrimonio que nadie esperó que funcionara

Reyes Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda. / RR SS.
Reyes Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda. / RR SS.

Los Reyes de Holanda celebran dos décadas de unión que parece más que exitosa pero que se ha visto asfixiada por su antipatía ante la pandemia.

Máxima y Guillermo: 20 años de un matrimonio que nadie esperó que funcionara

Ella era la brillante hija de un ministro de un dictador argentino y él era el príncipe de Orange, el heredero de un reino arropado por una gran popularidad. Nos referimos a la entonces conocida como Máxima Zorreguieta y Guillermo de Orange. Ella provenía de una dinastía argentina empañada por la participación de su padre, Jorge Zorreguieta, como secretario de Agricultura y Ganadería durante la dictadura militar. Él era el hijo mayor de la entonces reina Beatriz de los Países Bajos, quien siempre gozó de buena aceptación por los neerlandeses.

Entonces Máxima era una graduada en Economías con un máster en EE UU que sabía hablar a la perfección español e inglés, luego agregaría el neerlandés y el italiano a sus idiomas tras conocer al entonces príncipe Guillermo que era adiestrado en asuntos del Estado y más tarde conseguiría una licenciatura en historia de la Universidad de Leiden y posteriormente un máster en historia. Ambos contrajeron matrimonio en la Iglesia de Ámsterdam el 2 de febrero de 2002 en una ceremonia por todo lo alto y a la que no asistieron los padres de Máxima, cuya vinculación con la dictadura eran escandalosas.

La pareja se había conocido en Sevilla durante la durante la Feria de Abril en el año 1999. Desde aquel encuentro fueron inseparables pese a los problemas que arrastraba Máxima debido a su padre, finalmente lograron deslumbrar como príncipes de Orange y han logrado formar una familia envidiable con tres hijas. La mayor de ellas es Catalina Amalia, que recientemente cumplió la mayoría de edad y ha comenzado su paso como heredera. Luego llegarían Alexia y Ariadna.

En 2013 la reina Beatriz decidió abdicar a favor de su hijo y convertirse en princesa, ahora asumiendo pocos papeles dentro de la monarquía. Desde aquel momento, los Reyes de Países Bajos han contado con el apoyo incondicional de los holandeses, gozando de una gran popularidad dentro y fuera de su país, sin embargo, se han encontrado con un problema: la pandemia.

 

Primero fue su viaje a Grecia cuando el gobierno neerlandés recomendaba no viajar, luego estuvieron fotos sin mascarilla y ahora una fiesta de cumpleaños para la heredera cuando se había confirmado la presencia de ómicron. La pareja parece ser antipática ante la presión que enfrentan millones de personas debido a la pandemia, mientras que ellos gozan de su estatus y títulos para salirse con la suya. Han tenido que salir del paso pidiendo perdón a los neerlandeses, pero ni esto ha logrado que la gran popularidad con la que contaban regrese.

Pese a todo, la pareja celebrará en privado sus 20 años de matrimonio. Nadie daba por hecho que funcionarían tan bien, es sabido que gozan de un carácter fuerte y parecía imposible que Máxima se adaptara a su papel de princesa/reina trofeo siendo una economista y gran profesional. Sin embargo, ambos han llegado ha acuerdos determinantes. Máxima por ejemplo, no vulnera su papel en la Constitución ejerciendo como embajadora de la ONU para la inclusión financiera, a cambio, el rey aprendió de su esposa la simpatía y cercanía que ahora necesitan los monarcas para hacerse con el favor del pueblo.

 

Los reyes funcionan bien y quizás lograrán recuperarse de este bache impopular. Ambos son simpáticos y sueltos con sus expresiones de cariño y amor. Guillermo figura no solo como un rey decisivo, también como un padre y esposo amoroso que sabe cómo compaginar sus deberes con su vida familiar. Máxima no solo sigue ejerciendo su carrera, también es una de las royals más destacas en cuanto a moda y estilo, y es que no podemos obviar su gran sonrisa y empatía con quienes la rodean.  @mundiario

 

Máxima y Guillermo: 20 años de un matrimonio que nadie esperó que funcionara
Comentarios