Buscar

MUNDIARIO

Una de las mascotas de Mike Tyson le arrancó el brazo a un hombre

El exboxeador profesional y campeón de los pesos completos prescindió de uno de sus más queridos animales por ese y otros dos motivos. 
Una de las mascotas de Mike Tyson le arrancó el brazo a un hombre
Mike Tyson. / Instagram
Mike Tyson. / Instagram

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager. @mundiario

Aunque lleva retirado mas de quince años, Mike Tyson sigue siendo objeto de culto en el mundo del boxeo y todo un personaje fuera de los cuadriláteros. Hace poco se viralizaron unos comentarios que hizo acerca de las razones por las cuales prescindió de la presencia de su icónica tigresa, que apareció con él desde muy pequeña hasta que se convirtió en adulta. 

"Se llamaba Kenia y pesaba alrededor de 550 libras. Sentía un gran afecto por ella. La cuidé, me acosté con ella, la tuve en mi habitación. Vivió conmigo alrededor de 16 años, pero ella se hizo demasiado vieja y tuve que deshacerme de ella cuando sus ojos y su cabeza empeoraron. Ah, y le arrancó el brazo a un hombre" dijo el excampeón mundial de los pesos completos en una entrevista a GQ Sports. 

Kenia era una tigresa de Bengala que le costó a Tyson unos 60.000 dólares y como explicó a USA Today, la decisión de comprarla la tomó cuando estaba en la cárcel después de ser condenado por violación en 1992.

El considerado peso pesado más completo de los años ochenta, no solo tenía interés por los tigres. The Sun reveló que en una oportunidad intentó sobornar a un guardia de seguridad, para que le abriera la jaula de un gorila con quien quería combatir, pero el vigilante declinó la oferta y Mike Tyson se quedó con las ganas. 

"Llegamos a la jaula y había un gran gorila de espalda plateada que estaba acosando al resto. Sí, era poderoso, pero su mirada era como la de un niño inocente. Al guardia le ofrecí 10 mil dólares para que abriera la jaula y me dejase romperle la nariz a ese gorila. Sin embargo, los rechazó". 

Después de despilfarrar gran parte de su fortuna entre abogados y este tipo de excentricidades, el expúgil de 53 años está invirtiendo tiempo y dinero en un complejo turístico de lujo en el estado de California, donde los usuarios pueden fumar marihuana sin ningún tipo de problemas. @mundiario