Buscar

MUNDIARIO

Llaman a princesa de Holanda “plus size” y se destapa la polémica

Amalia, la heredera del trono de Holanda ha sido víctima de bullying desde hace mucho tiempo, por su físico y su estado de figura pública, sin embargo un tabloide destapó toda una guerra virtual.

Llaman a princesa de Holanda “plus size” y se destapa la polémica
Princesa Amalia./  Instagram
Princesa Amalia./ Instagram

Nadie a los 16 años debería estar enfrentando críticas por la forma y tamaño del físico, pensamos que siendo una figura tan expuesta y pública, ella lo soportaría bien, pero los titulares han podido contra su amor propio y ahora, a su corta edad, libra una batalla interna que ninguna mujer la debería de vivir nunca.

¿Qué fue lo que ocurrió exactamente?

La hija mayor de la reina Máxima de Holanda, la princesa Amalia, apareció en la portada de una afamada revista argentina llamada Caras, en su última publicación, la princesa aparecía junto a su madre pero el titular fue el denominado discriminatorio y nocivo. Detallaba: “La hija mayor de Máxima luce con orgullo su look “plus size“, tal calificativo no hizo más que multiplicar reproches contra la publicación.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CARAS (@revistacaras) el

En el cuerpo del artículo se lee: “La princesa heredera es una víctima del bullying que enfrenta las críticas con fortaleza y el incondicional apoyo de sus padres. Una princesa que vive su adolescencia sin tabúes y defiende su figura de mujer real”.

¿Qué han dicho otras revistas?

Pero para el diario, también argentino, El Clarín “es una manera fina de decirle gorda, un horror. La palabra plus size en vez de gorda es tremendo“, publicó este rotativo sobre el tema

Según la revista Vanity Fair, este no es un problema que haya generado Caras, pues la hija mayor de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda es objeto de acoso y críticas desde que cumplió los 13 años debido a su apariencia.

En Holanda se dio lugar a una polémica al tildar a la publicación como ofensiva y discriminatoria al basar su comentario sobre la figura de la princesa. Y en los Países Bajos, el experto en temas de la realeza, Rick Evers resumiera las críticas que recibió la joven en un tuit. El periodista escribió: “la televisión y las redes sociales en la Argentina son vergonzosas: la hija de la reina Máxima es discriminada por su apariencia”.

La revista Caras ha lanzado ya una columna editorial señalando que el objetivo final nunca fue el que se entendió, invitaron a hacer una lectura profunda y completa del artículo para comprender que, lejos de dañar a la princesa, se le estaba exaltando el lucir un cuerpo real y natural, sin esconderse y servir de ejemplo para las adolescentes del mundo entero.

Esto detalló Liliana Castaño, directora de la revista: “En los últimos días, Oriana Sabatini, harta de la idealización y con ganas de andar más liviana y no de kilos, le pintó exhibir lo que menos le gusta de su cuerpo y escribió en su Instagram qué es lo que le hubiera gustado ver cuando era adolescente, porque la hubiera ayudado mucho. Después de 10 años de convivir con trastornos alimenticios y de su último atracón, la hija de Cathy Fulop, liberó sus fantasmas y los de millones de almas. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por CARAS (@revistacaras) el


La princesa Catalina Amalia, princesa de Orange, princesa de los Países Bajos, heredera al trono por ser la hija mayor del rey Guillermo y de Máxima Zorreguieta, con todos sus títulos reales no pudo esquivar el bullying y su historia puede resultar inspiradora. Su fortaleza, cómo sobrellevó ser la princesa "plus size", cómo la llamaban en Holanda y el apoyo de su familia, es lo que revela la nota.

Leer todo el texto ayudará mucho a un debate constructivo. La fugacidad de quedarse sólo con la lectura del título puede ser mezquino o quizá alcance para ejecutar la dosis de sentencia diaria.

Nuestra tapa es a favor de tirar por la borda todo aquello que nos esclaviza y estigmatiza. Nuestra intención, a lo largo de casi 28 años de vida, ha sido rescatar lo que inspira, visibilizar la inclusión y darle voz a los que muchas veces no tienen el merecido espacio.  

Quizá, si el protocolo real no le hubiera prohibido el uso de las redes sociales, Catalina Amalia hubiera likeado el posteo de Oriana”.

La editorial fue ampliamente criticada, también. @mundiario