Juan Carlos I celebra sus 84 años en el exilio y en sus horas más bajas

Juan Carlos I de España. RR SS.
Juan Carlos I de España. / RR SS.

Repasamos la vida del segundo hijo de los condes de Barcelona. Desde su juventud solitaria, la muerte inesperada de su hermano Alfonso y sus polémicas decisiones con conocidas ‘amigas entrañables’.

Juan Carlos I celebra sus 84 años en el exilio y en sus horas más bajas

El Rey Juan Carlos I nació fuera de España, en Roma el 5 de enero de 1938. Es el segundo hijo Juan de Borbón y Battenberg y María de las Mercedes de Borbón y Orleans, condes de Barcelona. El ahora rey emérito pasa su aniversario número 84 apartado de la Familia real, casi como una paria, por sus constantes polémicas en torno a pagos de dudosa procedencia y su vinculación a ciertas ‘amigas entrañables’.

Los Borbón vivían exiliados tras la proclamación de la II República en 1931. El nieto del rey Alfonso XIII de España y la reina Victoria Eugenia de Battenberg vivió una infancia algo solitaria siendo cuidado mayoritariamente por niñeras suizas junto a sus tres hermanos: Pilar, Margarita y Alfonso. Todos vivieron parte su infancia lejos de España, donde se sabía bien poco de los nietos del exiliado rey Alfonso, siendo Juan de Borbón y Battenberg el quinto de los hijos, y sobre él, dos varones, Alfonso y Jaime, que terminaron saliendo de la línea de sucesión por matrimonios poco favorecedores o una enfermedad que no se veía que ningún rey podía tener.

Así Juan de Borbón y Battenberg, junto a su descendencia, se convirtieron en los herederos del trono despuesto de España. El país apenas se enteró del nacimiento del segundo hijo y primer varón del Infante de España, estando sumergido en plena Guerra Civil.

En 1941 Alfonso XIII abdicó en su hijo menor Juan poco antes de fallecer. Entonces la familia decidió trasladarse a Suiza, donde se encontraba exiliada la reina Victoria hasta 1946 para luego pasar a Portugal, más cerca de España. Ya con 10 años, Don Juan Carlos llegó a pisar España por primera vez y empezó sus estudios de bachillerato con los hijos de varias familias nobles en la finca Las Jarillas, cerca de Madrid, gracias a un acuerdo entre Franco y el padre del joven heredero.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por 𝐌𝐞𝐧 𝐎𝐟 𝐑𝐨𝐲𝐚𝐥𝐭𝐲 (@men.of.royalty)

 

Las relaciones entre Franco y Don Juan fueron tensas, con acuerdos que se rompían y restauraban rápidamente. En algún momento se le permitió a la familia regresar a España, al Palacio de Miramar, en San Sebastián, donde Don Juan Carlos vivió una infancia triste, siendo una especie de carta de cambio entre su padre y el dictador.

En 1956 sucedió lo que podría retratarse como la gran tragedia de su vida, con 18 años se encontraba probando con su hermano el Infante Alfonso un revolver cuando por desgracia y poco conocimiento, se terminó disparando el arma que terminaría con la vida del hermano menor. La versión oficial detalla que don Alfonso estaba manipulando el arma cuando por accidente, él mismo la disparó… lo cierto es que versiones van y vienen, pero hasta el sol de hoy solo el rey Juan Carlos sabe qué sucedió en esa habitación ya que no hubieron investigaciones posteriores.

En 1962 don Juan Carlos contraería matrimonio con una princesa, Sofía de Grecia. Este matrimonio fue bienvenido por Franco que demostró su interés de que la pareja se fuera a vivir a España. Las cartas ya empezaban a descubrirse y al padre del novio no le gustaba las relaciones que mantenía el dictador con su hijo mayor, ya que para él, era un ataque y la forma propicia de apartarlo del camino hacía el trono. Juan Carlosy Sofía formarían una familia que por poco tiempo fue feliz, pero también muy publicitada en miras del regreso a la monarquía a España. Elena, Felipe y Cristina son los tres hijos de la pareja, que más tarde les convertirían en abuelos de 8 nietos.

 

Un año después, desobedeciendo a su padre, don Juan Carlos y su esposa se mudaron hasta Madrid para fijar su residencia en el Palacio de la Zarzuela. La Casa real española se sacudió cuando finalmente Franco decidió saltarse las reglas dinásticas y nombrar a Juan Carlos de Borbón como Príncipe de España, título que se sacó de la manga para acercarse a la monarquía más liberal.

En 1966 Juan Carlos plantó a su padre en una reunión convocada por él para reafirmar sus derechos dinásticos, cuestión que terminó por fracturar sus relaciones. Finalmente para julio de 1969, Franco se amparó en la Ley de Sucesión de 1947 para nombrar a don Juan Carlos el sucesor oficial para el título de rey.

En 1974 el rey Juan Carlos asumiría la jefatura del Estado por enfermedades de Franco, cuestión que volvería a suceder en 1975 cuando finalmente ocurrió su deceso. Juan de Borbón y Battenberg solo renunciaría de forma oficial a sus derechos sucesorios en 1977 aunque mantendría el título de conde de Barcelona por el resto de su vida.

 

Juan Carlos I reinó en España hasta 2014, cuando le sucedió el segundo de sus hijos, el único varón, como Felipe VI. La abdicación fue el último intento de salvar el papel del exmonarca durante los tiempos más convulsos de España. Ahora son más recordados la polémica de su hija la Infanta Cristina y su esposo Iñaki Urdangarin o su famosa cacería de elefantes en Botsuana en plena crisis económica que solo se hizo conocida luego de que se cayera accidentalmente y se fracturara la cadera. Pero principalmente la transferencia de sumas millonarias a fundaciones suizas que el monarca mantenía con nombres de terceros o testaferros, entre ellos su reconocida ‘amiga entrañable’ Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Tras su abdicación el rey pasó al exilio. Se fue hasta Arabia Saudita donde ha pasado gran parte de su tiempo y a donde se le ha visto en numerosas ocasiones solo en compañía de sus hijas las Infantas Elena y Cristina. Con doña Sofía no se le ha visto desde hace un tiempo y con el rey Felipe VI parece que no ocurrirá un acercamiento próximo ante el miedo de que empañe su labor de reestructurar la monarquía.  @mundiario

Juan Carlos I celebra sus 84 años en el exilio y en sus horas más bajas
Comentarios