Buscar

MUNDIARIO

Hablemos del desplante de la princesa Ana a Donald Trump

Es uno de los miembros más trabajadores de la Familia Real británica, pero también uno de los más rebeldes. La princesa real se negó a saludar al mandatario estadounidense, retando a su propia madre en el proceso.

Hablemos del desplante de la princesa Ana a Donald Trump
Princesa Ana, Isabel II y el matrimonio Trump. / RR SS.
Princesa Ana, Isabel II y el matrimonio Trump. / RR SS.

En las próximas encuestas sobre la popularidad de los miembros de la Familia Real británica, apostamos porque la princesa Ana de Inglaterra ocupe uno de los primeros lugares por una simple razón: su rebeldía. Aunque ahora es conocida como uno de los miembros de la familia más trabajadores, la princesa real tiene su lado rebelde y lo saca a relucir cada vez que puede.

En esta ocasión la Ana de Inglaterra rechazó saludar a Donald Trump, presidente de EE UU. Sabemos que varios miembros de la Familia real no están precisamente posicionados a favor de las políticas del estadounidense, pero como representantes del Reino Unido deben ser ‘simpáticos’ con todos los dignatarios de otros países. Pero la princesa logró zafarse del saludo aludiendo a una cuestión de protocolo.

Quizás te interese ver:

 

Aunque estamos seguros de que Isabel II, quien no tolera este tipo de actos de parte de su familia, tuvo unas palabras con ella, el resto hemos disfrutado viendo como la princesa de encogía de hombros y no llegaba a saludar al presidente.

Como sabemos, el palacio de Bumkingham se convirtió en el lugar de encuentro de varios líderes de la OTAN, entre ellos, estaba Trump y su esposa Melania. En las imágenes que recorren Internet, vemos como la primera pareja saluda al núcleo principal de la familia real compuesta por la reina, el príncipe Carlos y la duquesa de Cornualles. Cuando ambos terminan de saludar a estos tres, la reina mira hacía un lado y le dice algo a su hija, en respuesta, esta solo se encoge de hombros.

 

Aunque nos gusta pensar que la princesa se negó a saludar a Trump, parece ser que todo fue una cuestión de protocolo. Un periodista de The Guardian explicó que la reina le pregunta por el resto de mandatarios que faltaban por saludar, y esta contesta que “It’s just me” –solo quedo yo-. La princesa Ana no saluda al matrimonio Trump porque solo el núcleo fuerte de la familia real, es decir, la reina y el heredero con su esposa, eran quienes debían saludar a los jefes de Estado, por lo que la princesa Ana debía esperar a que todos los mandatarios saliesen para que ella accediera a la entrada.

Personalmente pensaré que la princesa no saludó a Trump porque no le agrada, y mi razonamiento se basa en una posterior charla informal que ella mantuvo junto a el primer ministro canadiense Justin Trudeau, el presidente francés Emmanuel Macron y el primer ministro británico Boris Johnson. El vídeo también recorre las redes y al parecer, también molestaron a Trump. En dicha conversación, aunque no mencionan al estadounidense directamente, si se refieren a él indirectamente en tono de burla mencionando la larga extensión de la rueda de prensa concedida por Trump y las reacciones de su equipo que, a juicio de Trudeau, se quedó con la boca abierta. @mundiario