Buscar

Los fotógrafos del topless de Kate Middleton se niegan a pagar la indemnización

La sentencia final obliga a los periodistas a indemnizar a la duquesa con 190.000 euros. Ellos se niegan y van de nuevo a juicio para evitar pagar la cifra.

Los fotógrafos del topless de Kate Middleton se niegan a pagar la indemnización
Catalina de Cambridge. / Pinterest.
Catalina de Cambridge. / Pinterest.

Firma

Claudia Silver

Claudia Silver

La autora, CLAUDIA SILVER, es analista de tendencias y de moda. Escribe para Sociedad en @mundiario

El escándalo de las fotos en topless de Kate Middleton fue muy sonado principalmente porque la Casa Real británica tomó la decisión de acudir de forma sorprendente a la justicia para poder establecer un límite contra los periodistas que osaran hostigar a la pareja en su entorno privado. El tema parecía resuelto luego de que los juzgados le dieran la razón a la duquesa y sentenciaran que los paparazzis debían pagar 190.000 euros para indemnizar los daños ocasionados. Sin embargo, los periodistas protestan regresando a los juzgados para evitar pagar.

Las multas fueron impuestas contra dos directivos y dos fotógrafos de la revista francesa Closer. Las fotos fueron presentadas hace seis años y fueron captada cuando los duques de Cambridge se fueron de vacaciones hasta la Provenza francesa, en una villa que pertenece a un sobrino de la reina Isabel II. La duquesa, creyendo que contaba con total privacidad, decidió quitarse el top del traje de baño para tomar el sol, dicho momento fue el que captaron los fotógrafos.

 

La Casa Real británica no suele recurrir a instancias legales, pero este caso fue considerado sumamente intrusivo así que decidieron acudir a los tribunales pidiendo una indemnización que ascendía a los 1,5 millones de euros. El largo proceso terminó el año pasado en septiembre, cuando el tribunal francés ordenó que la revista pagara 190.000 euros.

Durante el caso, los duques no hicieron acto de presencia, pero fue leída una carta del príncipe Guillermo donde comparaba el caso de su esposa con el acoso que sufrió su madre, Diana de Gales, de parte de los paparazzis y que finalmente la llevaron a su muerte en 1997. El abogado de la pareja real fue tajante con el proceso, y declaró que las fotos eran “asquerosas”.

La Casa Real no consiguió la multa que pedían, pero se dieron satisfechos con la sentencia. Ahora, los acusados piden un nuevo juicio ya que consideran que la multa es demasiado alta para ser un simple caso de privacidad. Veremos cómo avanza el caso y si es posible que los juzgados se escapen de pagar la multa impuesta. @mundiario