Buscar

MUNDIARIO

La fortuna que se juegan Kim Kardashian y Kanye West en su divorcio

Aunque los famosos no han confirmado o desmentido que se separan, los medios estadounidenses dan por sentado que esto ocurrirá. Ahora solo queda preguntarse cómo se dividirán la fortuna que entre ambos comparten y que casi llega a los 2.000 millones de euros.
La fortuna que se juegan Kim Kardashian y Kanye West en su divorcio
Kanye West, rapero; y Kim Kardashian, empresaria. / Instagram.
Kanye West, rapero; y Kim Kardashian, empresaria. / Instagram.

El episodio delirante y bipolar de Kanye West le ha costado su matrimonio con Kim Kardashian. Ninguno ha confirmado esto, pero si es cierto que han estado separados desde hace meses y todos los medios estadounidenses apuntan a que Kardashian está apurando todo para conseguir lo que más desea: tranquilidad emocional y paz mental.

La negativa de West de someterse a tratamientos ha ocasionado una ruptura inevitable entre la pareja, cuestión que ocasionará que ambos tengan que pasar por un divorcio muy público en donde deberán dividirse propiedades, la custodia de sus cuatro hijos y su fortuna conjunta de casi 2.000 millones de euros.

Lo ridículo de la situación es que ambos firmaron un acuerdo prenupcial, pero puede que este no tenga mucha validez en pleno 2021 cuando ambos son estrellas más que consolidadas y desde que se casaron en 2014 han conseguido amasar literalmente millones. 

 

Cuando se casaron, la fortuna de Kim rondaba los 85 millones de euros, mientras que la de Kanye alcanzaba los 25 millones de euros, pero tenía deudas por el valor de 45 millones que su esposa le ayudó a solventar. En cualquier caso, en el acuerdo que ambos firmaron figura que el rapero pagaría un millón de dólares por cada año de matrimonio hasta un máximo de 10 millones, además, Kim conservaría todas las joyas y regalos que su marido le hiciera. Este acuerdo, obviamente no envuelve todo lo que ambos han conseguido de forma independiente a lo largo de estos años. 

El divorcio sería previsiblemente en California, donde las leyes establecen que en caso de no llegar a un acuerdo, los bienes de la pareja se dividirían en 50% para cada uno. Ahora veamos si esto es justo y cómo van las fortunas de estas dos estrellas.

 

Kim por su lado, ya culmina su etapa en Keeping up with the Kardashians, el reality que la hizo famosa y que la llevó a cobrar hasta medio millón de dólares por episodio. La Kardashian no necesita esto, para nada, y es que años atrás consiguió ganar millones en muy poco tiempo gracias a su videojuego Kim Kardashian: Hollywood, que le reportó alrededor de 56 millones de euros. Claro que no hay que olvidar las publicaciones en Instagram, donde la celebridad cobra entre 250.000 y 410.000 euros por post.

Pero su mayor negocio y valor como empresaria ha sido la fundación de KKW Beauty, su firma de cosméticos, que consigue unos 100 millones de euros al año. Hace unos meses, Kim vendió el 20% de sus acciones por 165 millones de euros. En pocas palabras, la valoración de la empresaria es de entre 800 y 1.000 millones de euros.  

Ahora vamos al otro extremo y es que luego de recuperarse de sus malas inversiones, el rapero encontró coóm hacer mucho dinero gracias a Yeezy, la famosa marca de zapatillas. El 100% de las acciones le pertenecen a Kanye y su valor asciende a los 2.500 millones de euros. El rapero se queda con ingresos directo de 100 millones de euros al año o al menos eso fue lo que registró en 2020, un año difícil para muchos negocios. 

 

Estos negocios son independientes, por lo que es probable que ninguno quiera pelearse por esto. Lo que si sería más complicado de determinar es quién se queda con las propiedades que han adquirido en conjunto. Un bien ejemplo de esto es su impresionante mansión en Hidden Hills. La famosa casa de la pareja costó 15 millones de euros, y ambos se gastaron otros 15 en remodelación. Sobre el papel, la casa es de Kanye, pero las tierras tierras adyacentes, donde se incluyen dos fincas de tres y cinco millones cada una, le pertenecen a Kim.

También está el rancho de Wyoming que costó unos 11 millones de euros y otras tierras no especificadas pero que alcanzan un valor de 6,5 millones. Es probable que las leyes californianas amparen a Kim para que se quede en la casa familiar en Hidden Hills si es que ella se queda con la custodia de los niños, algo sencillo de conseguir si se toma en cuenta el estado mental del rapero. Por su parte, Kanye se quedaría con el rancho de Wyoming, su favorito. El resto de las propiedades podrían venderlas y quedarse con el dinero. Lo más importante será la custodia de los niños, que sin duda Kim querrá conservar a toda costa. @mundiario