Buscar

MUNDIARIO

¿Están Meghan y Harry contra la libertad de expresión?

Los duques de Sussex rompen relaciones con cuatro medios británicos en una decisión histórica que muchos no ven aconsejable.
¿Están Meghan y Harry contra la libertad de expresión?
Meghan Markle y el príncipe Enrique / IG @meghanmarkle_official
Meghan Markle y el príncipe Enrique / IG @meghanmarkle_official

Ahora libre de las reglas de Buckingham, Meghan Markle y el príncipe Harry están tomando decisiones cada vez más interesantes. La última de ellas ha sido romper relaciones con cuatro medios británcios, a los que acusan de destruir vidas.

 

The Sun, The Daily Mail, The Mirror y The Express son los medios que según los Sussex “destrozaron la vida de muchas personas" por su “estilo de presentación de las noticias”. 

”Es gravemente preocupante que una parte influyente de los medios de comunicación, durante muchos años, haya tratado de aislarse de asumir la responsabilidad de lo que dicen o imprimen, incluso cuando saben que es distorsionado, falso o invasivo más allá de lo razonable", asegura la pareja que ya está en un proceso de demanda contra Associated Newspapers, editora del Mail on Sunday, por publicar una carta privada que Markle envió a su padre.

“Cuando el poder se disfruta sin responsabilidad, la confianza que todos depositamos en esta industria tan necesaria se degrada”, aseguran, para luego añadir: “El duque y la duquesa de Sussex han visto a personas que conocen, así como a extraños, ver sus vidas completamente rotas sin ninguna buena razón, aparte del hecho de que los chismes aumentan los ingresos por publicidad."

Algunos ven la decisión de la pareja como una forma de censurar las críticas justamente en Gran Bretaña, donde su imagen no pasa por su mejor momento tras dejar a la Familia real. Pero la pareja asegura que “no trata de evitar las críticas”. ”No se trata de impedir una conversación pública o censurar noticias precisas. Los medios tienen todo el derecho de informar pero no pueden basarse en mentiras", dicen.

Ciertamente hay algo de razón en sus argumentos, pero la línea entre las verdades y mentiras suele ser muy fina, y no la definen los protagonistas de la noticia. Por eso son las personas las que deciden qué leer y si creer o no lo que dicen, mientras que los eludidos deben trabajar por demostrar qué es verdad o no sin acallar a un medio. @mundiario