Buscar

MUNDIARIO

El enfado de Meghan y la reina Isabel II por la tiara que llevó el día de su boda

La biografía de los duques de Sussex sigue confirmando detalles que en su momento fueron considerados como rumores. Por su parte, los medios británicos también desmontan algunas de las afirmaciones del libro, dejando en muy mal estado la imagen del matrimonio.
El enfado de Meghan y la reina Isabel II por la tiara que llevó el día de su boda
Meghan Markle, duquesa de Sussex; y la reina Isabel II. / RR SS.
Meghan Markle, duquesa de Sussex; y la reina Isabel II. / RR SS.

Que quieran ser independientes está bien, pero que afirmen cosas que no son ciertas o intenten manejar la opinión pública a su antojo sin recibir críticas está algo difícil. Hablamos de Meghan Markle y el príncipe Harry que desde que abandonaron la corte de Isabel II se han encontrado con varias polémicas y su próxima biografía amenaza con hacer estallar a la Familia Real Británica.

La última de las revelaciones filtradas por la prensa tiene que ver con un hecho que en su momento generó algunos titulares, y se trata de la tiara Bandeau de la Reina Mary que llevó Meghan para su boda con Harry en 2018. Entonces se decía que hubo un problema entre la duquesa y la reina, aunque no trascendió nada más, pero la biografía de los Sussex confirma ese episodio.

Resulta que antes de la boda el peluquero de confianza de Markle estuvo de visita en Reino Unido y ella quiso probarse la tiara en su presencia. Para esto, la duquesa se apresuró a ir hasta el Palacio de Buckingham para solicitar su uso a Angela Kelly, encargada del vestuario de Isabel II, gran confidente de la monarca y también la custodia de estas joyas tan importantes.


Quizá también te interese:

Beatriz, Kate o Meghan: estas son todas las tiaras que han usado las novias Windsor

Meghan Markle deberá pagar más de 70.000 euros a la prensa británica


 

Los autores de Finding Freedom entonces afirman que Kelly le negó la tiara a Markle, algo que enfadó mucho al príncipe Harry porque a su juicio los "viejos guardianes" del Palacio "simplemente no les gustaba Meghan y no se detendrían ante nada para hacerle la vida difícil".

Pero el Daily Mail decide ahondar más en el asunto buscando la otra parte de la polémica. "La versión del libro de lo que sucedió no se ajusta al recuerdo de los acontecimientos que tenemos todos los que vivimos de cerca aquello", señaló una fuente. 

"Meghan exigió acceso a la tiara sin concertar una cita previa con Angela. La duquesa apareció en Palacio y simplemente dijo: 'Estamos en el Palacio de Buckingham, queremos la tiara. ¿Podemos tenerla ahora, por favor?'", cuenta la fuente. 

Boda del príncipe Harry y Meghan Markle. RR SS

Meghan Markle, duquesa de Sussex, el día de su boda. / Archivo.

Entonces la respuesta de Kelly fue más que obvia: "Lo siento mucho, no es así como funciona. Hay un protocolo establecido sobre estas joyas. Se mantienen bajo cerradura y llave. No puedes presentarte y exigir la tiara solo porque tu peluquero está en la ciudad".

La fuente confirma que el príncipe Harry se molestó y que su actitud fue completamente grosera. "Harry y Meghan pudieron interpretar erróneamente como un desaire el hecho de que les dijeran que no podían tener acceso inmediato a la tiara, pero Angela estaba siguiendo el protocolo del Palacio. No fue un desaire, es solo la forma en que funciona la institución", sentencia la fuente.

Si le hacemos caso a la segunda versión, entonces es perfectamente comprensible que el préstamo de ese tipo de joyas sea bastante protocolario, pues hablamos de joyas con mucha historia y que en el mercado negro pueden valer millones de dólares. @mundiario