La elegancia de Mary de Dinamarca en la cena de gala en Suecia

Reina Mary de Dinamarca y la reina Silvia de Suecia. / @detdanskekongehus.
Reina Mary de Dinamarca y la reina Silvia de Suecia. / @detdanskekongehus.
La reina danesa ha deslumbrado en la cena de gala ofrecida por Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia. Con una tiara de rubíes y un vestido remodelado, demostró su estilo único y regio.
La elegancia de Mary de Dinamarca en la cena de gala en Suecia

La visita de Estado de Federico y Mary de Dinamarca a Suecia culminó con una deslumbrante cena de gala en el Palacio Real de Estocolmo. La elegancia y el esplendor fueron los protagonistas de la noche, donde Mary brilló con luz propia.

Al llegar al Palacio Real, los invitados fueron recibidos por Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia. La etiqueta de la cena era de máxima formalidad, con los hombres vistiendo chaqué y condecoraciones, y las damas luciendo vestidos largos, tiaras y joyas deslumbrantes.

Mary cumplió con el protocolo de manera impecable, luciendo un vestido dorado modificado con una exquisita tela de encaje rojo. Esta no era la primera vez que la reina danesa mostraba su habilidad para reinventar sus trajes de gala. El vestido, originalmente diseñado por Jesper Høvring, había sido visto anteriormente en eventos importantes, pero Mary logró darle un toque fresco y renovado agregando capas de encaje burdeos con delicadas transparencias, formando flores que añadían un toque de sofisticación al atuendo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por DET DANSKE KONGEHUS 🇩🇰 (@detdanskekongehus)

Sin embargo, lo más llamativo de su indumentaria fue la tiara de rubíes que llevaba. Esta impresionante pieza de la joyería real danesa, que Mary había usado en múltiples ocasiones desde su matrimonio con Federico en 2004, brillaba con luz propia. La tiara, que perteneció a la reina Ingrid de Dinamarca, tía paterna de Carlos Gustavo de Suecia, tiene una larga historia que se remonta a principios del siglo XIX, cuando fue estrenada por Désirée Clary, esposa de Napoleón.

Además de la tiara, Mary complementó su atuendo con los pendientes, brazalete, anillo, collar y broche a juego, mostrando una armonía perfecta en su elección de accesorios. También llevaba el retrato de Family Order de su esposo, Federico X, en un gesto de amor y conexión familiar.

La elección de Mary para la cena de gala fue elogiada tanto por su estilo impecable como por su habilidad para mantenerse fiel a la tradición real mientras añadía su toque personal de elegancia y modernidad. Con su presencia regia y su indumentaria deslumbrante, Mary demostró una vez más por qué es una de las figuras más admiradas de la realeza europea. @mundiario

Comentarios