La debacle de Wayne Rooney

Wayne Rooney, futbolista inglés. RR SS.
Wayne Rooney, futbolista inglés. / RR SS.

El futbolista fue arrestado en EE UU tras una borrachera, por lo que fue acusado de los cargos de intoxicación pública y de lenguaje soez. Con este nuevo escándalo, el excapitán de la selección nacional de fútbol y del Manchester United pasa de ser uno de los mejores jugadores de su generación, a carne para la prensa sensacionalista.

La debacle de Wayne Rooney

La fama tiene dos lados. Primero está ese momento en que la persona es considerada una especie de ser único y es admirado por todos, y está ese otro lado donde las grandes estrellas caen y pasan a ser la comidilla de la prensa sensacionalista. Más o menos esto es lo que está pasando con el excapitán de la selección nacional de fútbol y del Manchester United, Wayne Rooney, que recientemente fue arrestado en EE UU por una borrachera.

Los tabloides británicos no han dudado en mostrar la foto policial de Rooney luego de que fuera arrestado el pasado 16 de diciembre en el aeropuerto internacional de Dulles, en Washington D.C. El arresto se produjo bajo los cargos de intoxicación pública y de lenguaje soez. El jugador, que actualmente forma parte del D. C. United y participa en la liga profesional de EE UU, no ha declarado nada al respecto, en cambio, ha dejado que sus representantes hablen a través de un comunicado: “Wayne había tomado una cantidad determinada de somníferos por prescripción facultativa que mezcló con algo de alcohol. Consecuentemente, se mostró desorientado al llegar al aeropuerto. Fue interceptado por agentes policiales, que le arrestaron bajo la acusación de una falta leve”.

Asimismo, su actual club no se ha pronunciado al respecto, pero nada hace pensar que por el accidente su posición actual peligre. El jugador inglés fue fichado por un contrato de 15 millones de euros, siguiendo la estela de muchos otros famosos jugadores que luego de quemar un ciclo, pasan sus últimos años jugando al otro lado del Atlántico.

Aunque Rooney no alcanza el estatus que dejaron otros jugadores, como David Beckham, lo cierto es que el inglés tuvo su momento brillante. Ocurrió en 2004, en plena Eurocopa donde se ganó el corazón de los ingleses y el aplauso de los medios especializados en un momento donde le fútbol inglés no contaba con ningún jugador que destacara. Pero esto ha quedado atrás, y ahora escuchamos más de sus escándalos que de sus juegos. Entre ellos, sus constantes discusiones con los árbitros, sus indiscreciones sexuales o por el trasplante de pelo que fue motivo de burla en las redes. Esta no es la primera vez que es detenido por una borrachera, ya en 2017 fue detenido en su natal Reino Unido por conducir bajo los efectos del alcohol. Así se van perdiendo esos 10 años en los que Rooney fue considerado como uno de los mejores jugadores de su país, el más importante y uno de los goleadores de su selección nacional. @mundiario

La debacle de Wayne Rooney
Comentarios