Los Duendes, con señorío y repertorio, no tardaron en hacerse populares

Los Duendes. / Mundiario
Los Duendes. / Mundiario

El que fue su gran cantante, Manuel Suárez –Manolo Lassa–, acaba de fallecer en Vilagarcía, la ciudad donde se dieron a conocer. El éxito condujo a Los Duendes a actuar en salas de fiestas de Madrid, Bilbao, Argelia...

Los Duendes, con señorío y repertorio, no tardaron en hacerse populares

"La música es una cosa amplia, sin límites, sin fronteras, sin banderas."

León Gieco, cantautor argentino.

Los Duendes, con señorío y repertorio, no tardaron en hacerse populares, primero en Galicia, después en España –sobre todo en Madrid y Bilbao– y más tarde en algún que otro país, como Argelia. El que fue su gran cantante, Manuel Suárez, 'Lassa', acaba de fallecer en Vilagarcía, la ciudad donde se dieron a conocer. Me gustaban mucho Los Duendes, tanto que cada vez que coincidíamos en una fiesta Los Duendes y la orquesta Los Satélites, mi tiempo de descanso lo tenía ocupado escuchándoles.

Siempre tuvimos una muy buena relación, y con mucho gusto voy a decirles los nombres de los fundadores de Los DuendesMoncho Tobío (saxo), Manolo Reboredo (trompeta), Manolo Conde (batería), Ángel Cores (bajista), Mingos (guitarra), Alfonso Galbán (piano y teclados) y Manuel Suárez Manolo Lassa– (solista, un gran solista).

Fue curioso, esta pasada semana estuve hablando con Alfonso Galbán para que me contase cosas de este grupo arousano y el sábado, día 3 de marzo, recibí un mensaje de Alfonso comunicándome el fallecimiento de Manolo Lassa, a los 75 años. Lo siento muchísimo. En mi memoria queda ese tiempo que les decía que ocupaba escuchándoles. Ya antes de cantar, este hombre hacía una presentación del grupo con mucha clase y luego afloraba su gran voz y su saber cantar, que deleitaban a todo el mundo.

Los Duendes. / Mundiario

Los Duendes. / Mundiario


Una de la veces que coincidimos, Manolo Lassa me dijo: "Hoy estrenamos unos micrófonos muy buenos para voces, te lo voy a enseñar". Era un micrófono moderno, no me acuerdo de la marca, sí sé que era fino y alargado, llevaba una esponja y una pila de alimentación en el centro. "Tienes que decirle a tu orquesta –en referencia a Los Satélites– que te lo compre, para la voz es lo mejor". Entonces le contesté: "Manolo, cuando subas al escenario por qué no lo estrenas con Ave María no Morro". La cantó, no me la dedicó, pero, como siempre, la interpretó como él sabía hacerlo. Manolo Lassa, fue un honor escucharte y conocerte.

Canción de Los Duendes. / YouTube

Anselmo, conocido por Chapelo, cantaba una canción que estaba de moda: se llamaba Lyla (Laila), de Lone Star. Impresionante, qué fuerza y qué ganas le ponía y le sigue poniendo Anselmo...

Quiero seguir contándoles cosas de Los Duendes. Conocí otro cantor que estuvo poco tiempo para que Lasa descansase un poco. Apareció Anselmo, conocido por Chapelo, con una canción que estaba de moda: se llamaba Lyla (Laila), de Lone Star. Impresionante, qué fuerza y qué ganas le ponía y le sigue poniendo Anselmo, pues lleva muchos años al frente de Solara, otro gran conjunto de nuestra tierra, Galicia.

Durante un tiempo, Los Duendes actuaron en Argelia, en Bousville, en un hotel francés, y más tarde vinieron a Madrid.

En esa época tenía yo un amigo que los escuchaba en la sala de fiestas Yulia, en Tirso de Molina, y me contaba que tenían mucho éxito, al igual que en Bilbao, en la mítica sala Garden, ya desaparecida, donde actuaban un mes cada año.

Entre pitos y flautas, de Los Duendes. / YouTube


Los Duendes grabaron un disco con la compañia Marfer. Incluía "Un canto a miña rula", de Alfonso Galbán. Otro tema era "Entre pitos y flautas". Contaron con la colaboración de Prudencio Romo, de Los Tamara. Miguel Pestonit  fue el productor. Como en todas las agrupaciones musicales hubo cambios. Ya no eran los fundadores, entraron nuevos músicos, con Jimmy de batería, Rey de trompeta y Viceiro en los saxos. Seguían sonando muy bien y ya en el año 1975 Alfonso Galbán, un pilar importantísimo, dejó el grupo, tras aprobar unas  oposiciones que le llevaron a dedicarse a la enseñanza. Fue director de la Escuela Municipal de Música hasta su jubilación. El tiempo que me he dedicado a escuchar a Los Duendes fue muy importante para mi. Sus voces tenían mucho duende. @mundiario

Los Duendes, con señorío y repertorio, no tardaron en hacerse populares
Comentarios