¿Desplante o tradición?: Lilibet aparece (por fin) en la línea de sucesión británica

Meghan Markle y el príncipe Harry, duques de Sussex. RR SS.
Meghan Markle y el príncipe Harry, duques de Sussex. / RR SS.

Buckingham ha tardado casi dos meses en incluir a la hija menor de Meghan y Harry en el listado oficial de la línea de sucesión al trono británico y, sí, hay polémica (otra vez). 

¿Desplante o tradición?: Lilibet aparece (por fin) en la línea de sucesión británica

Y en un nuevo capítulo de la serie de polémicas con la firma Meghan-Harry- familia real británica presentamos: ¿por qué Buckingham ha tardado tanto en incluir a Lilibet en el listado oficial de la línea de sucesión al trono británico? El nombre de la pequeña, que nació el pasado 4 de junio, acaba de aparecer en la página web oficial de la familia real… y los fanáticos de los duques de Sussex no han tardado en sacar sus conclusiones: se trata de un nuevo desplante al matrimonio.  

Lilibet Diana Mountbatten-Windsor figura desde este lunes en el octavo puesto de la lista real con el tratamiento de “Miss”, por detrás de su hermano Archie (séptimo lugar) y por delante del príncipe Andrés de York, que ahora ocupa el noveno puesto tras ser desplazado por la segunda hija de Harry (sexto puesto).

Pero lo que realmente ha llamado la atención de todos en este asunto es el tiempo transcurrido entre el nacimiento de Lili y el gesto de los royals: ¿significa algo que esperaran más de cincuenta días para incluir a la nueva integrante de la familia en la sucesión? La respuesta probablemente es no.

 

Es cierto que Archie, el primer hijo de Meghan y Harry, tardó solo dos semanas en aparecer en el listado (entonces sus padres todavía formaban parte de la realeza); y que a otros se les incluyó en cuanto se anunció su nombre.

Eso sí: también es verdad que otros de los bisnietos de la reina Isabel II han tenido que esperar bastante más para ver su nombre en la página. El caso más ‘extremo’ es el Mia Tindall, una de las nietas de la princesa Ana, que no figuró en el listado hasta pasados los siete años. Además, parece que ahora hay una nueva norma no escrita en la Casa Windsor, ya que el resto de bebés nacidos recientemente (Jack, el hijo de Eugenia de York y Lucas Tindall, el hijo de Zara) han tardado también un par de meses en ser incluidos en la línea de sucesión.  

Así, parece que queda claro que este no es más que otro de los capítulos de tensiones inventados entre los Sussex y su familia británica. Algo que no nos sorprende, sobre todo si tenemos en cuenta que desde su nacimiento, hasta el nombre de la pequeña Lilibet Diana ha estado envuelto en la polémica. @mundiario

¿Desplante o tradición?: Lilibet aparece (por fin) en la línea de sucesión británica
Comentarios