Buscar

MUNDIARIO

Un cura escocés pide rezar para que el príncipe Jorge de Inglaterra sea gay

“La forma más rápida de hacer que la Iglesia de Inglaterra sea más acogedora es rezar para que el Príncipe Jorge sea bendecido algún día con el amor de un joven apuesto”, escribió el reverendo Holdsworth, en su cuenta de Twitter.

Un cura escocés pide rezar para que el príncipe Jorge de Inglaterra sea gay
Príncipe Jorge de Inglaterra. / Hello Magazine.
Príncipe Jorge de Inglaterra. / Hello Magazine.

Firma

Ruth Uzcátegui

Ruth Uzcátegui

Cursó sus estudios de periodismo en la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Maracaibo (Venezuela). Trabaja para el diario Panorama y escribe en MUNDIARIO.

Este cura ha pedido al mundo una cadena de oraciones, pero en esta ocasión no es para combatir un mal, el cura escocés Kelvin Holdswoth, quien es gay, reza y pide a los demás hacer lo mismo para que el pequeño príncipe Jorge de Inglaterra, heredero del trono británico sea homosexual, así lo dio a conocer a través de su Twitter. ¿Por qué ha manifestado tan osada petición? Sencillo, Holdswoth, busca acelerar la aceptación del matrimonio homosexual por parte de la Iglesia Anglicana, y nada mejor que uno de sus más reales miembros sea parte de la comunidad que hace la petición.

“La forma más rápida de hacer que la Iglesia de Inglaterra sea más acogedora es rezar para que el Príncipe Jorge sea bendecido algún día con el amor de un joven apuesto”, escribió el reverendo Holdsworth, en su cuenta de Twitter. Si lo vemos desde el punto de vista social, es un tuit bastante atrevido para ser de un cura.

 

Ahora, no creo que la familia real, ni la Iglesia anglicana vea este deseo con buenos ojos, no solo por lo que representa, sino también porque la Iglesia anglicana no acepta el matrimonio homosexual, a diferencia de la Iglesia escocesa, que si permite esta unión para los hombres del mismo sexo.

Hace tan solo unos meses atrás la Iglesia episcopal escocesa votó en junio para eliminar de su doctrina la frase de que el matrimonio es una unión “entre un hombre y una mujer” y ha celebrado varios matrimonios homosexuales, provocando críticas por parte de la Iglesia anglicana.

Ya algunas personas cercanas a la Reina Isabel se han pronunciado, como es el caso del ex capellán, reverendo Gavin Ashenden, quien calificó esta iniciativa como una “maldición de cuento de hadas. Más vale desear que el Príncipe Jorge cumpla sus deberes como príncipe al casarse y tener hijos”, aseguró al diario Times el viernes.

La orientación sexual de cada persona merece respeto, sea cual sea, sin embargo, emprender una cadena de oraciones para que esta se dé de acuerdo a un deseo, es como traspasar los lineamientos de respeto y privacidad. Si la iglesia antes no consideró adoptar esta idea entre sus directrices, ahora menos lo hará.