¿Cómo queda la relación de Meghan y Harry con los Windsor sin Isabel II?

Meghan Markle y el príncipe Harry, duques de Sussex. / @bahsetmismiydim.
Meghan Markle y el príncipe Harry, duques de Sussex. / @bahsetmismiydim.
Carlos III no goza de la misma popularidad que Isabel II y deberá mostrarse como un hombre abierto a la vez que demuestra que puede mantener la monarquía. ¿Qué papel jugarán los Sussex?
¿Cómo queda la relación de Meghan y Harry con los Windsor sin Isabel II?

La Casa Windsor, esa que sigue reinando en Gran Bretaña y se posiciona como una de las más populares del mundo... hasta ahora. Con la muerte de Isabel II se cierra una época dorada donde la longeva monarca supo mantener el equilibrio y la vigencia pese a que muchos ven las monarquías como algo del pasado. Ahora deja el trono en manos de su hijo mayor, Carlos III.

El eterno Príncipe de Gales no goza de la popularidad de su madre. Es cierto que en los últimos años logró convencer a los británicos de que podría ser un rey dedicado adelantándose a temas como el cuidado del medio ambiente, manteniendo su amor a la ahora reina consorte Camilla o convirtiéndose en la mano derecha de su madre. Pero su popularidad nunca ha llegado ni de cerca a la Isabel II, ni la de sus hijos o su nuera, Kate Middleton.

Carlos, con casi 76 años, puede que tenga un reinado corto, pero igual de importante que ceñirá el futuro del príncipe Guillermo como rey. Pero entre ceja y ceja, el nuevo monarca tiene a otros miembros de su familia: el príncipe Harry y Meghan Markle.

Los duques de Sussex estuvieron en Europa por pura casualidad. En su afán de ser royals sin serlo, habían emprendido una gira exprés por algunos actos que nada tenían que ver con la monarquía, pero terminaron topándose con el fallecimiento de la reina. La pareja terminó pasando casi tres semanas en Reino Unido participando en los actos de despedida a Isabel II, donde vimos algunos gestos por parte del resto de los Windsor para acercar las notorias distancias.

Lo primero fue que en Windsor, la pareja fue invitada por los nuevos príncipes de Gales a las puertas del castillo para saludar a las personas que dejaban sus muestras de afecto a Isabel II. Luego se les vio en otros actos, con la ex actriz y el hijo menor del rey ocupando el lugar que antes tenían, cuando aún no había renunciado.

Quizás fue un gesto de Carlos para evitar las polémicas, quizás no signifique mucho. Ya en su primer discurso el monarca les deseaba lo mejor en el extranjero. En cualquier caso, Meghan se mantuvo al lado de Camilla, Kate y la condesa Sophia. Por su parte, Harry participó en todos los actos en honor a su abuela y por petición expresa del rey, volvió a utilizar su uniforme militar para rendir honores a Isabel II.

En el horizonte quedará por ver cómo afecta a la monarquía lo que harán los Sussex. En lo que queda del año, los duques tienen pendiente más episodios de podcast, la publicación de un libro, la presentación de documentales en Netflix... Carlos III y Guillermo han decidido tener un perfil más privado, más controlado con la prensa algo que no hacen los Sussex, que se acercan más a las postura de Diana de Gales, una mujer poderosa que fue perjudicial para la Corona. Pese a esto, las incidencias de popularidad son distintas. Meghan no despierta las simpatías que lograba Diana, y Harry se ha visto deslucido en los últimos años. Esto, principalmente, porque la pareja ha tenido muchas contradicciones en su discurso. 

Y todavía nos preguntamos, ¿Archie y Lilibet serán príncipe y princesa? @mundiario

¿Cómo queda la relación de Meghan y Harry con los Windsor sin Isabel II?
Comentarios