Buscar
loading...

Asturias, parada obligada para la orquesta Los Satélites

Antes de entrar yo como cantante en Los Satélites se lo propusieron a mi amigo Cholo Boix, pero él estaba trabajando en una empresa de Avilés y no pudo aceptar. Creo que lo sintió, pues le gustaba la orquesta Los Satélites. Siempre decía: "Yo soy satelista".

Asturias, parada obligada para la orquesta Los Satélites
Sito Sedes con la orquesta Los Satélites. / Mundiario
Sito Sedes con la orquesta Los Satélites. / Mundiario

Firma

Sito Sedes

Sito Sedes

Fue cantante de Los Satélites, entre otras orquestas. En Nostalxia, su último disco –en solitario pero en colaboración con Xoel López–, repasa temas que marcaron su trayectoria. Colaborador de MUNDIARIO.

La música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor.

Kurt D. Cobain (1967-1994), músico estadounidense.

Ahora que ya pasó mucho tiempo, con frecuencia vienen a mi memoria recuerdos y si puedo elijo los más bonitos: me ayudan a ser un poco más feliz. Recuerdo muchas de las actuaciones con la orquesta Los Satélites, pero en Asturias no me puedo olvidar del cariño con el que durante muchos años nos recibieron en sus fiestas y salas de fiestas, esto es, tanto en verano como en invierno.

Recuerdo las fiestas del San Mateo en Oviedo, Grado, Luarca, Tineo y especialmente la primera vez en Cudillero, las fiestas de L´Muravela,  la imagen de un hombre en la proa de un barco diciendo el pregón en pixueto, el dialecto que solo se habla en Cudillero, y cómo no, a nuestra querida Novellana, tantos años amenizando sus fiestas desde 1970 a 1982. José Pérez Ríos, su presidente, al finalizar la verbena nos decía: "Hasta el próximo año".

Cholo Boys. / Mundiario

Cholo Boix. / Mundiario

Casi siempre nuestras actuaciones las compartíamos con las orquestas asturianas y siempre tuvimos una excelente relación. Recuerdo a Los Almirantes, Los Príncipes, el grupo Expresión, la Sycora Boys de Grado, Marimbas Punto Azul, de Trubia, con su cantante Cholo Boix... Cuando hablo de Cholo lo hago de mi mejor amigo, una gran persona y una voz impresionante, un cantor al que siempre admiré.

Antes de entrar yo como cantante en Los Satélites se lo propusieron a mi amigo Cholo –vocalista de Marimbas Punto Azul entre 1963 y 1975–, pero él estaba trabajando en una empresa de Avilés y no pudo aceptar. Creo que lo sintió, pues le gustaba la orquesta Los Satélites. Siempre decía: "Yo soy satelista". 

No hace mucho tiempo que cantamos juntos pero a través del teléfono, él en Gijón y yo en A Coruña. Vaya facturas pero era simpático. A ver si les puedo explicar bien esto:

– Oye Sitín, cantemos esta canción que siempre nos gusto mucho...

– Ya sé cuál me vas a decir...

– Sombras, de Javier Solís, ésa. ¿Quién empieza?

– Empieza tú, Cholo...

En algo teníamos que emplear nuestro tiempo pero cantando se pasa mejor y más rápido.

Nunca pensé que a través de un medio digital como MUNDIARIO pudiese decirle a la gente lo mucho que disfruté y lo orgulloso que estoy de haber compartido palco con tantas orquestas 

Nunca pensé que a través de un medio digital como MUNDIARIO pudiese decirle a la gente lo mucho que disfruté y lo orgulloso que estoy de haber conocido a tanta gente y de haber compartido palco con tantas orquestas. También de haber hecho tantos amigos que todavía hoy están en mis recuerdos.

Por carretera, hacia Asturias y otros lugares donde actuaban Los Satélites viajábamos: Celso Béjar, Luis Rodríguez Fixoi, Jacinto Paredes, José Rodríguez –el otro Fixoi–, José Crespo, Indalecio González, Serafín Gómez, Ricardo Doval, José Pepín, Virginio Rivera, Enrique Barral y un servidor.

Ellos fueron mis compañeros  durante muchos años, fueron los primeros en recibirme en el  local de ensayo y sin ellos no hubiese sido posible estar tanto tiempo en Los Satélites. Gracias, amigos.

(Continuará).