Un antiguo documento confirma el pasado nazi de la familia real de Países Bajos

Reina Juliana de Países Bajos junto a su esposo, el príncipe Bernardo. / RR SS.
Reina Juliana de Países Bajos junto a su esposo, el príncipe Bernardo. / RR SS.
Un documento que confirma la membresía de Bernardo de Lippe-Biesterfeld en el Partido Nazi alemán ha sido hallado en su archivo personal.
Un antiguo documento confirma el pasado nazi de la familia real de Países Bajos

El príncipe Bernardo de los Países Bajos, abuelo del actual rey Guillermo de Orange, ha sido revelado como miembro del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP), conocido como el Partido Nazi. A pesar de las negaciones continuas a lo largo de su vida, un carné de afiliación al partido liderado por Adolf Hitler ha sido descubierto recientemente en su archivo personal. El príncipe Bernardo, quien falleció en diciembre de 2004 a los 93 años, nunca reconoció públicamente su relación con el NSDAP.

El hallazgo del documento original se debe a Flip Maarschalkerweerd, antiguo director del Archivo Real, quien estaba realizando un inventario de los documentos personales del príncipe Bernardo. Estos detalles impactantes han sido publicados en el libro De Achterblijvers (Los que quedaron atrás, en español), escrito por Maarschalkerweerd y presentado por el diario NRC.

El príncipe Bernardo, nacido como Bernardo de Lippe-Biesterfeld, se convirtió en príncipe consorte de los Países Bajos después de su matrimonio con la reina Juliana. Su hija primogénita, Beatriz, reinó como monarca desde 1980 hasta 2013, año en que abdicó en favor de su hijo Guillermo.

El documento original fue encontrado en los archivos personales del príncipe Bernardo y ha sido motivo de controversia desde que se hizo público. Aunque el príncipe siempre negó haber tenido afiliación con el Partido Nazi, en 1990 se descubrió una copia de su carné de afiliación en los Estados Unidos. Además, se encontraron cartas que confirmaban su cancelación de membresía en 1936, coincidiendo con su compromiso matrimonial con la reina Juliana, quien reinó desde 1948 hasta 1980 en los Países Bajos.

En una entrevista póstuma con el diario De Volkskrant, el príncipe Bernardo afirmó: "Juro por la Biblia que nunca fui nazi. Nunca pagué las cuotas del partido". Sin embargo, reconoció su aspiración de ser miembro de la Sturmabteilung (SA), una milicia de voluntarios, y de la Schutzstaffel (SS), una agrupación paramilitar, ambas afiliadas al Partido Nazi. Justificó sus acciones diciendo que era difícil graduarse en la sociedad de la época sin involucrarse de alguna manera.

El carné recién descubierto formaba parte de un expediente alemán y estaba acompañado por una carta de 1949 firmada por el general Lucius Clay, quien estaba a cargo de la administración de la zona estadounidense en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. En la carta, Clay le ofreció al príncipe Bernardo la oportunidad de destruir el carné él mismo. La presencia de una copia del carné en los Estados Unidos sugiere que el documento original fue encontrado y copiado por los estadounidenses antes de ser remitido al príncipe.

Príncipe Bernardo de los Países Bajos. / Wikipedia.
Príncipe Bernardo de los Países Bajos. / Wikipedia.

El historiador holandés Gerald Aalders, quien había anunciado en 1996 la existencia de esta copia del carné del Partido Nazi, siente que su investigación ha sido finalmente validada. Aalders declaró a NRC que "Bernardo me llamó desde su lecho de muerte intentando negar lo que era innegable". A pesar del hallazgo actual, el papel desempeñado por Bernardo en el lado aliado durante la Segunda Guerra Mundial y su apoyo a los combatientes holandeses están bien documentados.

Años después del conflicto, en 1976, se reveló que el príncipe había aceptado un millón de dólares de la compañía estadounidense Lockheed como intermediario en la venta de aviones al gobierno holandés. Esto resultó en la pérdida de sus responsabilidades como embajador comercial de los Países Bajos. La investigación también reveló un asunto similar con la compañía aeronáutica estadounidense Northrop. En ese momento, el primer ministro Joop den Uyl optó por no hacer pública esta parte de la historia debido a la amenaza de abdicación de la reina Juliana si su esposo era procesado por el asunto Lockheed.

Reina Juliana de Países Bajos junto a su esposo, el príncipe Bernardo. / RR SS.
Reina Juliana de Países Bajos junto a su esposo, el príncipe Bernardo. / RR SS.

El rey Guillermo de Países Bajos permitió al historiador Maarschalkerweerd acceder al Archivo Real para estudiar documentos relacionados con la Segunda Guerra Mundial. El libro recientemente publicado se enfoca en la reina Guillermina, bisabuela del actual rey, mientras que el príncipe Bernardo es un personaje secundario en esta investigación. El archivo real se abrirá al público para el período hasta 1948 el próximo año, lo que permitirá la consulta del carné y la correspondencia del príncipe Bernardo sin necesidad de permisos especiales. @mundiario

Comentarios