Qué turismo queremos para Galicia

EnOUturismo contempla toda la provincia ourensana. / HGgT
EnOUturismo contempla toda la provincia ourensana. / HGgT
Galicia debe trabajar en la modernización de su administración pública, en la colaboración público-privada e inclusiva con la ciudadanía, en una política turística sostenible para desarrollar estrategias de planificación responsable y rentable de su potencial turístico, humano y competitivo.
Qué turismo queremos para Galicia

El pasado jueves 26 de octubre, se celebró un nuevo encuentro de Galicia Debate que versó en esta ocasión sobre el tema: ¿Qué turismo queremos para Galicia? Fue introducido y moderado por Carlos Rodríguez Carro, profesor de turismo de la UDC, y contó con la participación del vicepresidente y diputado de Turismo de la Diputación de A Coruña, Xosé Regueira y por la consultora turística Lanzada Calatayud.

Las personas ponentes, desde una clara defensa del turismo, abarcaron un tema transversal como es la intranscendencia o, a menudo, directamente la invisibilidad de un sector que supone más del 12% del PIB del Estado. Esto se muestra en tres ejemplos: La mayor parte de las personas viajamos, pero “no somos turistas” y parece que no nos gusta que otras personas viajen, es decir, el turismo tiene mala imagen; las instituciones quieren atraer turismo, pero no quieren contratar técnicos/as para ello; todo el mundo pretende saber de turismo y a menudo no se considera necesario escuchar a los expertos.

Sin embargo, el turismo contribuye al desarrollo de los territorios en el ámbito cultural, el educativo, el social y el económico; a la recuperación y el mantenimiento del patrimonio; a la mejora de las infraestructuras o, entre otras, a la fijación de la población en los medios rurales. Es cierto que puede provocar y provoca ‘externalidades’ negativas, siendo las más evidentes la proliferación de pisos turísticos con el consiguiente aumento del coste de la vivienda, la gentrificación, la depredación y la degradación del espacio, los problemas de convivencia con el vecindario, la escasa participación de las comunidades locales en la política turística, etc.

Pero también es evidente la siguiente reflexión: ¿es realmente el turismo el causante de todos los males, o es una consecuencia más de la cultura consumista en la que estamos inmersos/as?

En cuanto al impacto económico, según Exceltur, en 2022 el PIB turístico cerró recuperando niveles prepandemia. Se estima que la aportación de este sector a la economía española fue de un 12,2% y de un 13,6% al empleo estatal.

En cuanto a Galicia, si nos centramos en los datos oficiales con los que contamos del ejercicio 2022, podemos elaborar la siguiente tabla comparativa:

Turismo comparación España-Galicia.
Turismo: comparación España-Galicia.

De estos datos puede concluirse, sin duda, que el turismo tiene un impacto más que importante tanto para la economía estatal como para la gallega.

Sin embargo, hay una serie de elementos que son básicos para conseguir un turismo atractivo y responsable que los ponentes apuntaron, en los que Galicia debe avanzar si quiere convertirse en un destino competitivo:

-        Ordenación del territorio

-        Implicación de las comunidades locales

-        Impulso al medio rural

-        Profesionalización y responsabilidad del sector

-        Gobernanza e inteligencia turísticas

-        Modernización de la administración pública

-        Más inversión en planificación y gestión de destinos

-        Mejora de la competitividad aprovechando la inteligencia turística y desarrollando nuevos productos

También se apuntó desde la mesa el impulso y desarrollo a segmentos con un gran potencial para Galicia como el del surf, el gastronómico o el de congresos, entre otros.

En el caso del turismo gastronómico se apuntaron los datos que el Foro Mundial de Turismo Gastronómico en colaboración con el Basque Culinary Center lanzó en el año 2019 sobre este sector a nivel nacional: el gastronómico es un segmento con un crecimiento interanual de un 16%, la cadena de valor de la gastronomía representa el 33% del PIB y supone el 20% del empleo, un 15% de los turistas vienen a España motivados por la gastronomía y sobre todo, que el “turista gastronómico” gasta un 20% más que un turista medio. A esto hay que añadirle, que, aunque no contamos con datos de inteligencia turística ni con una cuenta satélite del turismo en Galicia, el estudio de demanda realizado por Dinamiza Asesores en 2019 concluyó que Galicia es el segundo destino gastronómico elegido por los turistas y entre los 20 municipios analizados a nivel nacional aparecen dos gallegos entre los cinco primeros: O Grove en segundo lugar y Santiago de Compostela en quinto.

Por todo ello, los ponentes insistieron en la importancia de contar con sistemas de inteligencia turística porque lo que no se mide, no se cambia, ni se planifica, ni se mejora, sino que se improvisa. Y lo que se improvisa, puede llevar a la depredación.

Galicia, por lo tanto, debe trabajar, además de en la modernización de su administración pública, en la colaboración público-privada e inclusiva con la ciudadanía, en una política turística sostenible para ser capaz de desarrollar estrategias de planificación responsable y rentable de todo su potencial turístico, humano y competitivo.

Y para todo ello, es fundamental visibilizar, dignificar y defender el turismo como industria estratégica de Galicia, incorporando en su gestión a los y las profesionales del sector. @mundiario

Comentarios