Buscar

GALICIA DEBATE

Galicia Debate celebró su encuentro sobre atención sociosanitaria

Coordinó y presentó José Luís Díaz y fueron ponentes Olga López, José Ramón Martínez Calero, Mario A. Rivas y Pablo Rivera.
Galicia Debate celebró su encuentro sobre atención sociosanitaria
Pensionistas. / Pixabay
Pensionistas. / Pixabay

Galicia Debate celebró online su encuentro sobre atención sociosanitaria. Coordinó y presentó José Luís Díaz y fueron ponentes Olga López, concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Lugo, José Ramón Martínez Calero, médico geriatra, Mario A. Rivas, psicólogo, y Pablo Rivera, diputado de la Diputación Provincial de Lugo y responsable del Área Económica y Social.

Tanto José Luís Díaz como los ponentes coincidieron en la necesidad de que se habilite una Tarjeta Sanitaria y Social única, que recoja los datos de cada usuario, y que se realice un Mapa Sociosanitario y de Recursos de Galicia. En cuanto a la Tarjeta Sanitaria y Social, dentro de su tesis de reforzar la asistencia muy personalizada, José Ramón Martínez Calero propone que el usuario tenga acceso a sus datos, para que pueda participar más activamente en sus propios cuidados.

Olga López puso el acento en que los Ayuntamientos adolecen de una la falta de instrumentos suficientes para realizar su trabajo social, y resalta que, aunque sea la Xunta quien tiene las competencias, la proximidad con el ciudadano y con sus condiciones personales, familiares y sociales la tienen los ayuntamientos. Y reclama que el centro de las actuaciones sea más la persona que la institución. Y expone el problema de que los ayuntamientos no están en la comisión de coordinación en relación con la pandemia, no pudiendo aportar los condicionantes concretos, ya que los ayuntamientos tienen información a pie de calle.

José Ramón Martínez Calero abordó el punto en el que un mayor comienza a necesitar asistencia específicamente geriátrica. El indicador que da la alarma, dice, es el deterioro funcional agudo. A partir del cual hay que desarrollar una actuación rápida. Con una valoración social, cognitiva, y de los órganos de los sentidos; tratando de paliar al máximo el aislamiento sensorial, con la provisión de medios para facilitar la relación con el entorno. Insiste en el tratamiento muy personalizado, y en estar muy al tanto de cualquier suceso por el que pase la persona, señalando como algo muy significativo las caídas. Para todo ello es muy importante la existencia de equipos multidisciplinares. Y hace hincapié en que a los mayores -incluso cuando padezcan dolencias crónicas- han de ser tratados con los mismos cuidados que los pacientes de otras edades, sin dar por perdida su expectativa de mejoría por el hecho de la edad.

Mario A. Rivas afronta el problema de la salud mental, con sus connotaciones de aislamiento y soledad. Resalta que cada vez hay menos “cuidadores informales” (familiares, por ejemplo), y que en el momento actual las residencias, que deberían cubrir esa carencia, no logran por la pandemia, realizar ese papel, debido a los aislamientos preventivos. Y se muestra partidario de fomentar todos los procedimientos y medios, incluida la atención telemática, para superar el aislamiento. Y reclama la formación adecuada de los diversos profesionales para poder prestar la atención necesaria.

Pablo Rivera explica la experiencia de la Diputación Provincial de Lugo, asumiendo la responsabilidad de promover, en cooperación con los ayuntamientos, pequeñas residencias de mayores en los pueblos, facilitando la relación de éstos con su entorno habitual, y favoreciendo la comunicación entre el exterior y los residentes, de forma que, en muchos casos, los propios espacios de ocio de las residencias sean lugar de encuentro y de recreación conjunta con los amigos del exterior. Resalta que el proyecto no se basa solamente en construir edificios, sino en facilitar la creación de puestos de trabajo en la propia localidad, contribuyendo así a fijar población, y a que personas jóvenes permanezcan, o retornen a sus pueblos. De media, cada residencia genera alrededor de 25 puestos de trabajo, que posibilita que familias jóvenes permanezcan o se establezcan, y generen incluso la demanda de servicios (educación, etc.), mejorando la calidad de los pueblos. @mundiario