The Newsreader, la serie de periodismo cuando no existía Internet

Helen (Anna Torv) y Dale (Sam Reid) en The Newsreader. / Filmin
Helen (Anna Torv) y Dale (Sam Reid) en The Newsreader. / Filmin

Filmin cuenta en su catálogo con esta serie 100% australiana que muestra el trabajo de una redacción de informativos de un programa de televisión en los años 80.

The Newsreader, la serie de periodismo cuando no existía Internet

La última serie eminentemente periodística que podemos ver en streaming se titula The Newsreader y se aloja en Filmin.

Disponible desde el pasado 12 de abril, The Newsreader es uno de los pocos ejemplos de serie 100% australiana que alcanzan el éxito fuera de sus fronteras. De hecho, en Australia ha conseguido 5 premios de la Academia, incluyendo el de Mejor serie dramática.

Una protagonista conocida mundialmente gracias a sus trabajos en Fringe como la agente Olivia Dunhan y en Mindhunter como la psicóloga Wendy Carr, Anna Torv, y el enfoque en sucesos reales ocurridos en 1986, son dos de las claves del éxito de esta miniserie de 6 capítulos y 50 minutos de duración cada uno.

Anna Torv es Helen Norville en The Newsreader. / Filmin
Anna Torv es Helen Norville en The Newsreader. / Filmin

La serie va armando una trama romántica entre los dos periodistas protagonistas, Helen (Anna Torv) y Dale (Sam Reid) que acompaña a los hechos que deben cubrir en cada capítulo. Ella es una estrella de la televisión con graves problemas personales; él un joven que quiere hacerse un hueco como presentador en los informativos. Además, veremos choques generacionales entre un estilo de hacer periodismo más moderno y otro, el de Geoff (Robert Taylor) más clásico e incluso diríamos que masculino.

Robert Taylor es Geoff Walters en the Newsreader. / Filmin
Robert Taylor es Geoff Walters en the Newsreader. / Filmin

Los grandes acontecimientos de 1986 que cubre The Newsreader

En el primer capítulo, el equipo de informativos de la televisión en abierto, muestra a la audiencia una última hora: la explosión del transbordador espacial Challenger.

El primer aprendizaje periodístico nos llega de la mano de la estrella del periodismo Helen (Anna Torv) quien ofrece la información al público. El tiempo para tomar decisiones es limitado pero un periodista en directo debe estar preparado para armar una historia realista a la vez que emocionante que mantenga a la audiencia mirando la pantalla. Y decidir si calificar o no calificar dicho accidente como “la mayor tragedia espacial de Estados Unidos”, forma parte del juego. Un dato revela que efectivamente puede calificarlo como tal, como así fue.

“Cuando ocurrió la explosión del Challenger, la tecnología satelital fue capaz de tomar imágenes de todo alrededor del mundo”, explica Michael Lucas, creador de la serie. “El desafío de la historia era verla en la televisión, no era algo que los periódicos pudieran hacer bien o la radio”, agrega.

Explosión del transbordador espacial Challenger.
Explosión del transbordador espacial Challenger.

En el capítulo 2 el equipo de The Newsreader prepara un gran especial con motivo de la aparición del cometa Halley en los cielos, algo que solo sucede cada 75 años. Campañas de marketing anunciando la retransmisión en el canal y un gran despliegue informativo se estaba preparando pero… “irónicamente, el cometa de Hayley pasó por el lado equivocado del sol y la gente apenas podía mirarlo. Fue un fracaso terrible”, dice Luca.

Cometa Halley.
Cometa Halley.

En el capítulo 3 se cubre en suceso con mucho eco mediático en Australia: la salida de prisión de Lindy Chamberlain, una mujer acusada de matar a su hija de dos meses y condenada erróneamente por ello. Para Helen, nuestra protagonistas, entrevistarla será “la entrevista del siglo” y aquí entra en cuestión algo que los periodistas y estudiantes de periodismo han debatido en alguna ocasión: ¿se debe pagar a alguien por conceder una entrevista?

En este capítulo, además, se plantea si pagar por la entrevista permitiría a los Chamberlain tener una elemento de control sobre la historia y, así, presentar adecuadamente – para ellos - su perspectiva, o, si, además,  podría aumentar el potencial de los delincuentes para ganar dinero con los medios vendiendo sus historias.

Lindy Chamberlain. / Imagen TV
Lindy Chamberlain. / Imagen TV

En el capítulo 4 se aborda el atentando ocurrido en 1986 en la sede de la policía de Russell Strett, en Melbourne. La explosión mató a una agente de policía de 21 años e hirió a 22 personas.

El trabajo periodístico del equipo de televisión consistirá en cubrir en tiempo real un suceso que hizo temblar al público australiano, con la trama subyacente que engloba a los dos personajes protagonistas Helen y Dave.

Atentando ocurrido en 1986 en la sede de la policía de Russell Strett, en Melbourne. / Imagen TV
Atentando ocurrido en 1986 en la sede de la policía de Russell Strett, en Melbourne. / Imagen TV

En el quinto y penúltimo capítulo se aborda la problemática de SIDA. Una crisis sanitaria que abarcó toda la década de los 80 y que, en las salas de redacción, no se había abordado concienzudamente. “Se consideró un desvío literal y metafórico para las audiencias, porque afectó predominantemente a hombres homosexuales. Y la cultura dominante no estaba lista para lidiar con eso”, confiesa Michael Luca, creador de la serie.

Incluso, veremos en este capítulo cómo las ahora llamadas fake news ya existían en los 80, cuando en el programa de televisión de The Newsreader informan a la audiencia de que hombres homosexuales envenenaban deliberadamente el Banco de Sangre para contagiar a la población del VIH. A pesar de que una de las periodistas de la redacción verifica la información lo hace incorrectamente. Fue, de hecho, un bulo muy extendido en la época alrededor del mundo.

SIDA, la peste del siglo XX
SIDA, la peste del siglo XX

En el sexto y último capítulo cubren el accidente nuclear ocurrido en Chernobyl, Ucrania. Con pocas imágenes de lo sucedido deciden cubrir la información con un panel de expertos que analice los motivos y las consecuencias de este desastre. Básicamente lo que se hace ahora cuando las televisiones tienen poco material visual que mostrar pero necesitan que la noticia se mantenga viva.

Accidente nuclear ocurrido en Chernobyl.
Accidente nuclear ocurrido en Chernobyl.

Como extra, para los que quieran saber más sobre periodismo televisivo, pueden ver en AppleTV+ las dos temporadas de The Morning Show (2019 – actualidad) y podrán adentrarse en el negocio de una cadena de televisión y su división de informativos, tocando todos los palos: desde el papel de los directivos hasta el de la coordinadora de invitados, pasando, lógicamente, por las estrellas del programa. Y abordando en cada una de las dos temporadas temas de actualidad social como el movimiento #MeToo, la cultura de la cancelación o la apropiación cultural. Muy candente.

Y en HBO es casi obligatorio ver The Newsroom (2012), una serie creada por Aaron Sorkin con un frenesí de diálogos y de ritmo de trabajo en la redacción de un programa de informativos de una cadena estadounidense que les dejará clavados en el sillón. @opinionadas en @mundiario

The Newsreader, la serie de periodismo cuando no existía Internet
Comentarios