Buscar

Bello, el surfista coruñés imagen del Deportivo, podría haber sido asesinado en una redada

El deportista gallego, natural de Arteixo, murió en una redada en Filipinas en una operación de tráfico de drogas. La familia y allegados proclaman su inocencia
Bello, el surfista coruñés imagen del Deportivo, podría haber sido asesinado en una redada
Bello, como imagen del Deportivo
Bello, como imagen del Deportivo

Redacción de Galicia

Análisis de Galicia.

El  surfista coruñés Diego Bello Lafuente, de 32 años, muy conocido en los ambientes naúticos gallegos, podría haber sido asesinado en la isla filipina de Siargao, según confirmaron a EFE fuentes policiales. Jugó en la cantera del Deportivo del 2001 al 2003 y se convirtió en la imagen de la campaña del Dépor en la temporada 17/18.

La muerte se habría producido en una operación antidroga realizada por la policía filipina, que ha argumentado que el deportista era un traficante de drogas y que Bello disparó primero a los agentes con una pistola.

Testimonios de la policía filipina afirman que Bello era un traficante que llevaba encima 10 gramos de cocaína y 30.000 pesos filipinos en billetes marcados. "Fue una operación en legítima defensa", La redada contra Bello se produjo en su vivienda. "Justo después del intercambio de dinero y cocaína, notó que los hombres se acercaban a él y sacó su arma calibre 45 y comenzó a dispararnos", “Tras el tiroteo se recuperaron otros 15 gramos de cocaína”.

La embajada de España en Filipinas está  al tanto del suceso en aras de esclarecerlo, ya que fuentes policiales y distintos testimonios  aseguran que el joven no tenía antecedentes y consideran fehacientemente que Bello era inocente, y por lo tanto habría sido un asesinato.

Trabajador y honrado 

Uno de los más reconocidos surfistas de Galicia, Pablo Montero, amigo personal hizo declaraciones en la revista DUKE en esta línea  “No tenía necesidades algunas ni de drogas ni de nada. No consumía ni vendía drogas y menos armas y todo eso. No sé qué pasó, a la Policía se le fue la olla y luego le metieron drogas y dinero en los bolsillos”, Era un surfista muy querido por toda la comunidad. Don de gentes. Trabajador, deportista, honrado, alegre y positivo. Tenía todos los negocios llenos. Conocía a todo el mundo en el pueblo. La comunidad local le quería. Patrocinaba a varios chavales con las tiendas, se los llevaba a correr el circuito filipino”, .

Diego Bello se instaló hace dos años en Siargao donde tenía varios negocios dedicadas al turismo, entre ellos surf shops, una agencia de tours, un restaurante español   y el hotel The White House. Allí fundó su familia en la actualidad su esposa está embarazada de 5 meses. Tanto la familia como la embajada esperan que se aclare el asunto, aunque las perspectivas no son óptimas ya que organizaciones de derechos humanos han denunciado la falsificación de pruebas por parte de la policía filipina que falsifica pruebas para justificar ejecuciones extrajudiciales en la guerra contra las drogas. Otras fuentes apuntan a que su asesinato podría responder a un posible caso de extorsión y que el joven deportista no se habría plegado a las exigencias del chantaje. econó[email protected]