Buscar

Sogama: ¿Por qué dicen centro de gestión ambiental cuando quieren decir vertedero?

El espacio en Cerceda, a pesar de a las sucesivas ampliaciones, es finito, de ahí que opte por "descentralizar", de modo que la basura no llegue a Sogama y se trate donde se genera. Por el contrario, la planta de compostaje del Barbanza consigue las mejores cifras de reciclaje.

Sogama: ¿Por qué dicen centro de gestión ambiental cuando quieren decir vertedero?
Isidro García Téllez. / Mundiario
Isidro García Téllez. / Mundiario

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

La organización ecologista Adega lo tiene claro: las metástasis de Sogama amenazan con inundar Galicia de nuevos macro-vertederos. Y se pregunta: ¿por qué dicen centro de gestión ambiental cuando quieren decir vertedero?

Los proyectos de los llamados vertederos "en B" brotan en Galicia a medida que se reduce el espacio en los complejos coruñeses de Cerceda y As Somozas. Tanto, que Adega calcula que desde 1996 se acopian ya en Areosa cerca de 5 millones de toneladas de basura. La incógnita está ahora en Ordes (A Coruña), donde se proyecta otro vertedero "en B". 

Sogama ya fracasó en Lousame (A Coruña), donde la Xunta le paró los pies. El objetivo era instalar un vertedero para casi un millón de toneladas de residuos, eufemísticamente llamado "centro de gestión ambiental", cerca de la planta de compostaje del Barbanza, en Lousame. 

Mejor suerte corrieron en Sobrado (A Coruña) y Silleda (Pontevedra), donde hay grandes vertederos que funcionan desde hace años como "franquicias". También existen en Galicia pequeñas instalaciones más o menos camufladas como depósitos de residuos de la construcción y demolición (RCD), proyectos de "valorización" o de "regeneración" de canteras.

Salta a la vista que el mantra fraguiano de que Sogama iba a acabar con los vertederos, concentrando todo el tratamiento en una única ubicación, se viene abajo. La capacidad incineratoria del llamado complejo medioambiental​ Sogama no es suficiente para deshacerse de las más de 800.000 toneladas de basura que llegan anualmente. Casi la mitad tiene que ir a vertedero, con escaso o nulo tratamiento, según alerta Sogama.

El espacio en Cerceda, a pesar de a las sucesivas ampliaciones, es finito, de ahí que opten por "descentralizar", de modo que la basura no llegue a Sogama y se trate donde se genera. Por el contrario, la planta de compostaje del Barbanza consigue las mejores cifras de reciclaje entre los diferentes sistemas de tratamiento de RSUs de Galicia, e incluso encabeza, según Adega, la calidad de la recogida de envases en toda España.

La empresa se defiende como gato panza arriba. El director general de Sogama, Isidro García Téllez, suele presumir de que Sogama viene desarrollándose en el ámbito de la economía circular con la pretensión de transformar los residuos en recursos. En este sentido, apela al proyecto de ampliación del complejo medioambiental de Cerceda, en su intento de multiplicar por cuatro su aportación al reciclaje y disminuir el vertido a mínimos, depositando en vertedero, única y exclusivamente, aquella parte de los desechos que no se pueda reciclar ni valorizar material o energéticamente. Los hechos, al menos de momento, están lejos de darle la razón. @mundiario