Los Quiroga, conquistadores del Cono Sur y primeros en describir Camboya

Quiroga (Michoacán, México). / Antonio Lage-Seara
Quiroga (Michoacán, México). / Antonio Lage-Seara
El Crismón de Quiroga es la representación más antigua del cristianismo en Galicia, una hermosa pieza de mármol con letras en latín y griego del siglo V d.c.
Los Quiroga, conquistadores del Cono Sur y primeros en describir Camboya

Entre las montañas de O Courel y la Ribeira Sacra, tierra de vino e historia, encontramos guardado, entre nobles barricas, un lugar venerable. Estamos donde el Crismón de Quiroga, la representación más antigua del cristianismo en Galicia, una hermosa pieza de mármol con letras en latín y griego del siglo V d.c.

Del sitio, proviene una prosapia, los Quiroga. Entre ellos el primer europeo en describir los templos de Camboya, un conquistador y gobernador de Chile casado con una mujer que inspiró al mundo, un querido Obispo de Michoacán, un destacado Arzobispo de Toledo que regaló a Felipe II terrenos para que viviera en Madrid, un explorador de la Patagonia, poderosos políticos del Cono Sur e intelectuales influyentes.

El nombre bautizó el orbe. Existen Quiroga, en Michoacán (México), en Cotacachi (Ecuador), en Bogotá (Colombia) y Los Quiroga (Argentina).

Rodrigo de Quiroga y López de Ulloa, Capitán General de Chile

Rodrigo nació en Pantón en Lugo, hijo de los Señores de Tuiriz, de los Camba de Quiroga y de los Lope de Ulloa. Su abuelo fue Hernando Camba de Quiroga, nieto de Pedro Garzo de Castillón de la casa de Garza, Señores de Tor, y de su esposa Emilia Vázquez de Quiroga, hija de García Rodríguez de Quiroga, emparentados con los Taboada y los Pardo de Cela.

Estuvo en las expediciones del Perú desde 1535 con Diego de Rojas. Y desde aquí partirían las prospecciones a Chile, iniciadas por Diego de Almagro, y promovido el asentamiento por Pedro de Valdivia, a quien se unió. Tras la muerte de Pedro de Valdivia en 1553, a manos de los mapuches, terminará siendo en dos ocasiones Gobernador adelantado de Chile (1565 y 1580), llamado también Reino de Nueva Extremadura, que acabaría siendo Capitanía General.

En 1544 navegó con el genovés Giovanni Battista Pastene, piloto del Mar del Sur, para inspeccionar la costa chilena hasta el Estrecho de Magallanes.

Célebre por la toma en 1567 del Archipiélago de Chiloé, al que quiso llamar Nueva Galicia, donde fundó Castro. Además de Alcalde y Regidor de de Santiago de Chile, en más de 3 ocasiones (1548,1558, 1560), fortificó el poblado para protegerse de los indios Aconcagua, y amplió cultivos por el Valle del Río Mapocho, intentó comunicar la capital con el Pacífico. Se enfrentó a los originarios indios Arauco, pactando una paz momentánea.

En 1549 se casó con el amor de Valdivia, Inés Suarez. Una reconocida heroína en la defensa de Santiago de Chile, la primera española en pisar este país. La búsqueda de su esposo la llevó a América donde vivió algunas de las anécdotas más increíbles. Admirada profundamente. Aun hoy su historia inspira arte, canciones, películas y series, libros, estaciones, calles.... Por ejemplo la novela Inés del Alma mía, de Isabel Allende.

Tuvo una hija mestiza con la peruana María Sánchez, llamada Isabel de Quiroga, dicen que querida y acogida por Inés Suarez como propia. Isabel se casó con Pedro Avendaño, del que enviudó en 1561. Conocido por haber maltratado a los naturales, lo que supuso que su cabeza fuera cortada, empicada y exhibida, motivo que incentivó la famosa la Guerra de Arauco, que duró más de 100 años, entre Mapuches y Españoles.

Inés se casará de nuevo con el vizcaíno, Martín Ruiz de Gamboa, también ejerció como gobernador de Chile, con el que tendrá 3 hijos. La familia Quiroga se asentará en el poder chileno, tocando siempre bastón y con destacada presencia en el Cono Sur.

Rodrigo de Quiroga también llevó a cabo actividades económicas de agricultura y minería aurífera, siendo encomendero de Peumo, Melipilla, Teno, Apoquindo, y Colchagua.

Con Rodirgo de Quiroga iba Juan de Losada y Quiroga. Nacido en 1525, en el Coto de Figueiredo, Riba de Sil, en la comarca quiroguesa. Viajó al Perú con Hurtado de Mendoza como Capitán. Se sumó a Rodrigo de Quiroga como su ayudante en varias ocasiones, hasta el punto que lo nombró Regidor del Cabildo de los Confines en 1563 y alguacil mayor de Santiago en 1566. Volvería por más de una década a España, a tierras monfortinas. Para regresar a América en 1575, pero en la travesía lo tragan aguas caribeñas, del "Golfo Grande cerca de la Dominica".

Hay quien apunta a posibles primos o hermanos. Provenían de Juan el viejo, Señor de Quiroga que se casó con Violante la hija de Pardo de Cela. Este a su vez del Señor de Quiroga, García Rodríguez Quiroga de Valcarce, y hermano de Diego de Lemos Señor de Sober y Ferreira, Capitán irmandiño enterrado en Pantón que fuera al rescate de Alonso de Lanzós en Pontedeume. Descendientes de la antigua casa de Andrade.

Un explorador y un soldado de los Tercios

Gabriel Quiroga de San Antonio (1565-1698) fue el primer europeo en la exótica Angkor Wat, capital del imperio Jemer, una expedición promovida por el viveriense Luis Pérez das Mariñas, con el objetivo de salvaguardar a este reino y su monarca. El cronista relataría esta hazaña en Breve y Verdadera relación de los sucessos del Reyno de Camboxa, 1694.

Otro Rodrigo López de Quiroga y Camba, sirvió y murió con los Tercios de Saboya, en 1633 en la defensa de Lodi, Lombardía. Sería enterrado en Pantón, en la iglesia de San Fiz de Cangas, que data del XI, puede que ya de origen visigodo, en su lateral se reconstruyó la capilla Torrenovais para albergar los restos de este defensor del Milanesado. De la rama de Ferreira de Pantón saldría también el Obispo de Mondoñedo (1638-1644) Sánchez de Somoza y Quiroga.

Al gran conde de Lemos, lo acompañó a ser virrey de Nápoles, Francisco Quiroga Taboada , Señor de Tor.

Vasco de Quiroga, el primer Obispo de Michoacán y su sobrino Gaspar.

Fue un Quiroga queridísimo en México, al que llamaban Tata Vasco. Familia galaica asentada en Madrigal de las Altas Torres, Ávila. Empezó como juez u oidor, primero en Valladolid, y negoció los Pactos con el Reino de Tremecén, Argelia, Pasaría a México, donde ganaría fama por su forma de implantar justicia, defendiendo a los indígenas y denunciando los desmanes de las encomiendas, y auxiliando a desamparados para los que fundó el Hospital de Santa Fé.

Se haría obispo de Michoacán en 1537. En él influyó mucho la obra Utopía, de Tomás Moro. Fomentaría la pacificación de los pueblos. Aplicaría un modelo basado en el respeto, a través de la educación, el trabajo y elaboración de productos para la una libertad económica. Levantaría el Colegio de San Nicolás Obispo, hoy la principal universidad en la capital Morelia, antigua Valladolid, hoy en recuerdo otra lleva el nombre de Vasco de Quiroga. Por sus valores la iglesia lo considera venerable. Encima era docto en las letras, escribió reglamentos, normas de organización y derecho.

En España estaba su sobrino Gaspar de Quiroga y Vela, hijo de su hermano Álvaro Vázquez de Quiroga. Gaspar fue Arzobispo de Toledo, inquisidor General, con tanto poder que regaló a Felipe II, una finca con el fin de destinar Madrid como Corte o Capital, donde se ubica el Palacio de Buenavista. Gaspar apadrinó y protegió al pontevedrés, Antonio Rodriguez de Pazos Figueroa (1524-1586), que llegaría a ser rector de la Universidad de Bolonia y obispo de Patti (Sicilia) durante una década.

Los Quirogas del Cono sur y Centroamérica

La simiente brotó de aquellos Quiroga de la conquista de Chile y Argentina. Se convertirían en criollos pudientes y terratenientes, figuras políticas destacadas desde las independencia hasta nuestros días.

La rama madre son los Quiroga Sarmiento de Santiago de Chile, que dan nombre a un departamento, probables descendientes del explorador Rodrigo de Quiroga.

Entre sus miembros salió el sexto presidente argentino, Faustino Sarmiento, defensor de la educación pública, hijo de José Quiroga Sarmiento y sobrino de Eufrasio Quiroga Sarmiento, obispo y gobernador de San Juan de Cuyo. Otro pariente, Manuel Quiroga Carril, sería también gobernador de esta provincia de San Juan. De los mismos Quiroga Sarmiento es Juan Facundo Quiroga (1788-1835), caudillo argentino, Gobernador de La Rioja, con influencia hasta en 8 provincias, hijo de Prudencio Quiroga . La familia poseía estancias en San Juan de la Frontera, límite con la Capitanía General de Chile. En la provincia de San Luis, antes Cuyo, fue gobernador Lindor Quiroga a finales del XIX.

Pero el nombre sigue vivo en América. A principios del XXI, aun dominan la esfera política. En Argentina, Pechi Quiroga, Intendente de Neuquén. En Chile, Valentina Quiroga, subsecretaria de Educación con Michelle Bachelet En 2001 era presidente de Bolivia, Jorge Quiroga Ramírez. En las letras sobresale Horacio Quiroga, el maestro del Cuento latinoamericano el uruguayo

En México reaparecen dos Quiroga como gobernadores de Nuevo León , Julián Quiroga en el XIX, y Pablo Quiroga en el XX. Otro con el mismo nombre formó parte de la Revolución Mexicana. Tierra vinculada a lo gallego, por el virrey Monterrey y los Lemos.

De las montañas asturicense de los Oscos, saldría José Méndez de Quiroga, que terminaría siendo Intendente de San Salvador (1814-1817), con el tiempo un país propio, El Salvador.

En las exploraciones de la Patagonia aparecería un marino jesuita, nacido en el Pazo do Fabal de Vilasante en Cervantes (Lugo), José Quiroga Méndez (1707-1784). Este Guarda Marina y religioso, partiría desde Cádiz, al Sur del Sud, a explorar el Río de la Plata. Estando allí haría realizaría el plano de Buenos Aires y Mapa de las misiones de la Compañía entre los ríos Uruguay y Paraná (1749). Regresó a Europa, estableciéndose en Bolonia donde escribiría, Descripción en general de la provincia de Paraguay y Tratado del arte de navegar. Quizás consciente, este Quiroga, emulaba a sus ancestros pioneros pobladores europeos.

Los Quirogas que quedaron en España

La importancia de esta casa gallega del Valle de Quiroga seguirá palpitando en la península. Se cuentan numerosos políticos, poetas, pensadores, músicos...

En la Escuela de Salamanca, la más importante de pensamiento del Siglo de Oro, destacaría Xoan de Lugo y Quiroga.

Un gran marino de Betanzos era Diego Lorenzo de Quiroga y Ulloa (1725-1799). Sirvió en aguas como guardacostas. Tanto en el Caribe, como en los puertos peninsulares de Cádiz, Ferrol y Cartagena. Embarcó en más de una decena de buques como el Asia, América, Galicia, Atlante, Europa, Oriente... Participó activamente en las Jornadas de Argel contra el almirante otomano Barbaroja o en enfrentamientos contra los británicos.

Del Pazo de Quiroga o Torre de San Martín de Mabegondo, salió la familia de Antonio Quiroga Hermida. Otro betanceiro, artífice junto a Rafael del Riego de los levantamientos de Cabeza de Sanjuan, revolucionarios, descontentos con la políticas absolutistas de Fernando VII y las independencias de ultramar. A ellos les debemos que se restableciera la Constitución de 1812, la primera de España y una de las más liberales de entonces.

En la política del XIX, Benigno Quiroga sería ministro de Gobernación con Segismundo Moret, su hijo Joaquin, sería diputado 7 años por el distrito de Quiroga. Hijo de Carmen Quiroga era el mindoniense varias veces ministro, presidente del Congreso, y primer presidente del Senado, José Moscoso (1788-1854), Conde de Fontao.

Los hijos de la mismísima Pardo-Bazán, son los Quiroga Bardo-Bazán, también de las Torres de Mabegondo. Otra escritora influida por Emilia era Elena Quiroga, segunda mujer en entrar en la RAE, oriunda de Viloria (Barco de Valdeorras) e íntimamente unida a Ortigueira. El yerno de Miguel de Unamuno, era Quiroga y Plá, un poeta de la generación del 27, desterrado en París.

Tampoco nos escapamos en la Galicia del XX. Tenemos al gran Arzobispo de Santiago, Quiroga Palacios. O al presidente del Gobierno en 1936, el coruñés Santiago Casares Quiroga. La cosa no termina, José Quiroga fue el segundo presidente de la Xunta preautonómica, quien aprobó el Estatuto de Autonomía de 1981.

Hubo Quirogas coruñeses, con pasión por el mar. Como Domingo Quiroga Ríos (1900-1991) , defensor ambiental de las costas galaicas, corresponsal en EE.UU, México o Cuba, y Oficial pesquero de la FAO, Además de primer presidente de ADEGA. Su hijo Héctor Homero Quiroga (1933-2018) siguió sus pasos, convirtiéndose en oceanógrafo, supervisor del cierre de las factorías de cetáceos en Galicia , y miembro de la Comisión Ballenera Internacional, que terminaría con la moratoria de la caza de ballenas.

Quiroga tuvo trascendencia en el devenir de los hechos. Lo atestiguan honores y títulos. Orgulloso del origen, se daría el Ducado de San Fernando de Quiroga, Conde de San Martín de Quiroga y Conde de Quiroga-Ballesteros.

Historias al uno y otro lado del garzo. Que podríamos leer o contar, subidos en una canoa, con una copa de vino, mientras cruzamos el Montefurado, un orificio que penetra el Sil, hecho por los romanos para canalizar el río y encontrar el oro de Quiroga. Pero el tesoro es Quiroga mismo. Hasta su Crismón nos deja una leyenda moral, escrita en latín que traducida dice: "El oro es cosa vil para ti; no digamos ya la plata; es mucho más lo que brillas por tu propia felicidad". @mundiario

Comentarios