Quinteiro cree que concluirá la legislatura como diputada de En Marea

Paula Quinteiro durante su entrevista en la Radio Galega. / CRTVG
Paula Quinteiro durante su entrevista en la Radio Galega. / CRTVG

Afirma ser víctima de infamias y calumnias por parte del PP, y subraya que no participará en la votación, puesto que el procedimiento que respeta las garantías democráticas es un revocatorio, y no una consulta para responder "una pregunta tendenciosa".

Quinteiro cree que concluirá la legislatura como diputada de En Marea

Paula Quinteiro, la diputada de En Marea cuyo futuro político será sometido a consulta esta semana, cree que concluirá esta legislatura conservando el mismo puesto. Así lo declaraba en la mañana del martes durante una entrevista concedida a los Almorzos de la Radio Galega. Subrayó también que no participará en la votación, puesto que considera que esta no tiene garantías democráticas, ni para ella, ni para los inscritos, y que el procedimiento adecuado sería un revocatorio.

Entre las 10:00 horas del martes 22 y las 22:00 horas del miércoles 23, los 2.400 inscritos de En Marea tienen derecho a votar si la diputada debe dimitir o no, después de trascender su presencia en un altercado nocturno durante la madrugada del 18 de marzo en el que intervino la policía local de Santiago de Compostela, a la que Quinteiro mostró su carnet de parlamentaria.

La diputada subrayó que cuenta con el apoyo de la mayoría del grupo parlamentario para su continuidad. También, señaló que quien no está respetando a los inscritos es quien insiste en convocar una consulta "totalmente sesgada" para responder a una "pregunta tendenciosa", sin que ella tenga la oportunidad de defenderse. Esto último lo garantizaría un proceso revocatorio, que "puede ser convocado por las bases", si así lo desean.

La afectada reconoce que han sido unos meses duros, en los que llegó a plantearse su dimisión "para ahorrarse disgustos". Sin embargo, entiende que hace "política en colectivo", por lo que no puede tomar decisiones a "nivel personal". Además, considera que su dimisión sería "un precedente muy malo", basado en crear "una mentira, repetirla mil veces y tomar decisiones en base a ella".  

Al ser cuestionada la coherencia interna del partido instrumental, dada la discrepancia de opiniones al respecto de su futuro político, Quinteiro recordó que "la organización en la que se mueve En Marea es horizontal", y que Luís Villares, responsable de impulsar la consulta y portavoz del grupo, es, en realidad, "un compañero más", que "tiene derecho a expresar su opinión, aunque yo no la comparta".

"La transparencia de nuestros debates y el no tener miedo a la discrepancia política nos convierten en una organización plural", explicó la diputada, aclarando que "en lo realmente importante, nos ponemos de acuerdo, y eso lo valora la ciudadanía". "Los debates políticos se dan en toda organización", sentenció Quinteiro.

La diputada de En Marea tiene claro que "el único beneficiado con esta polémica es el PP", que consigue desviar la agenda mediática de lo realmente importante, "como la ley de salud aprobada esta semana, que pasó desapercibida". Afirma que, si no habló antes, fue para no "alimentar una polémica artificial".

"Si el presidente del Gobierno miente con total impunidad (recordemos que Mariano Rajoy acusó a Quinteiro de romper retrovisores durante la noche del 18 de marzo), igual quien tendría que plantearse si debe dimitir es él", apuntaba la parlamentaria, que asegura haber sido víctima de "infamias y calumnias".

Para esclarecer el asunto del altercado en Santiago, explicó que, en la noche de San Patricio, la policía local solicitó a uno de sus acompañantes que se identificase, "probablemente por llevar un gorro verde", y que su intención al sacar el carnet de parlamentaria fue "mediar, con tono tranquilo y respetuoso en una situación tensa", para facilitar las cosas, nunca aprovechar su condición "para el beneficio personal". Señaló también que no hubo retenciones tras la identificación, y que la policía calificó lo sucedido de "incidente menor".

Sobre el caso de Pablo Iglesias e Irene Montero, cuyo futuro político también se someterá a consulta entre este martes y el domingo de esta semana, dada la polémica generada por la compra de un chalé de 600.000 euros por parte de la pareja, Quinteiro dijo que se "solidariza" con los afectados. Destacó el acoso y el linchamiento mediático al que se ven sometidos constantemente, no solo en esta ocasión, y que la única reflexión que importaba al respecto de la compra del inmueble es que "Podemos tiene un código ético que Pablo e Irene cumplen". @galciamundiari

Quinteiro cree que concluirá la legislatura como diputada de En Marea
Comentarios