Un proyecto de cooperación transfronteriza contribuye al envejecimiento saludable

Presentación de una de las unidades móviles de RedMay. / Mundiario
Presentación de una de las unidades móviles de RedMay. / Mundiario
Se trata de RedMay, la Red de Apoyo y Mantenimiento Comunitario de Personas Mayores en el Entorno Rural, basado en la tecnología y la innovación, en el marco del Programa operativo Interreg España - Portugal.
Un proyecto de cooperación transfronteriza contribuye al envejecimiento saludable

Un proyecto de cooperación transfronteriza pretende contribuir a un envejecimiento saludable. Se trata de RedMay, la Red de Apoyo y Mantenimiento Comunitario de Personas Mayores en el Entorno Rural, y se basa en la tecnología y la innovación, en el marco del Programa operativo Interreg España - Portugal. Esta iniciativa, apoyada por la Unión Europea, que en su primera fase benefició a una veintena de municipios gallegos, consiste en prestar gratuitamente servicios de oftalmología, podología, prevención del alzhéimer y de apoyo personal a mayores de 55 años que viven en el medio rural. Estos cuidados se hacen a través de modernas unidades móviles de Silman97 que se desplazan a los municipios beneficiarios de la misma.

Este programa pionero de cuidados puerta a puerta, en el que participan la Xunta de Galicia, la Universidad de Vigo y la Cámara Municipal de Braga, arrancó en julio del pasado año y finalizó en noviembre. En ese tiempo, según el balance de la Consellería de Política Social, efectuó en la cuatro provincias gallegas un total 2.014 servicios, desglosados en trabajo social a 427 personas, atención óptica a 693 y podología a 894 asistencias.

Por provincias, la de A Coruña fue la que acogió el mayor número de visitas, un total de 595, de las unidades de la RedMay. Le siguió Pontevedra, con 569 y por detrás figuran Ourense, 481 y Lugo, con 369. La atención podológica fue el servicio ofertado que registró la mayor demanda, seguido por el de oftalmología y trabajo de ayuda social.

El presupuesto global del programa ascendió de 1,1 millones de euros, de los cuales la Xunta aportó 590.000 –75% de fondos europeos y el 25% restante con fondos propios–, la Universidade de Vigo participó con 220.000 y la Cámara Municipal de Braga, con 316.000 euros.

Previsión para 2020

La intención del departamento de la Xunta que dirige Fabiola García pasa por poner en marcha este año, de nuevo, las prestaciones puerta a puerta de la RedMay.

Los presupuestos del presente ejercicio del Ejecutivo gallego contemplan una partida de 1,9 millones de euros para multiplicar por diez el alcance de esta iniciativa, un incremento que pretende alcanzar a 200 concellos de la comunidad como beneficiarios de la misma. “Por el momento se está a la espera de saber si se podrá llevar a cabo debido a la situación actual de confinamiento y crisis sanitaria por el coronavirus”, según señalan desde la Consellería de Política Social.

Vejez saludable

RedMay observa que en el envejecido rural de la geografía gallega los servicios sociales y asistenciales tradicionales resultan escasos y poco efectivos por su rigidez y registran un aumento cuantitativo de su demanda.

Esta situación hace peligrar el sistema de atención social a los mayores, por lo que, para dar respuesta a esta necesidad se puso en marcha este proyecto de cooperación transfronteriza que pretende contribuir a un envejecimiento saludable y una vida independiente de los mayores, compartiendo recursos y dotando los espacios en los que habitan de las condiciones para desarrollar en ellos su vida, integrándolos en la sociedad y garantizando la prestación de servicios sociales y asistenciales que les permitan permanecer en su hogar.

Resultados por provincias

Los ayuntamientos de A Coruña incluidos en el arranque del programa RedMay fueron: Boimorto, Touro, San Sadurniño, Paderne y Tordoia. En este último fue en el que más demanda hubo de Galicia, con 162 servicios llevados a cabo.

En la provincia de Lugo los ayuntamientos integrados en el puerta a puerta de RedMay fueron los de As Nogais, Cervantes, Portomarín, Abadín y O Valadouro. En este último, con 109 mayores atendidos, fue donde más trabajo tuvo la unidad móvil en la geografía lucense.

En Ourense la nómina de municipios que disfrutarron de esta iniciativa fueron los de Leiro, Esgos, Bande, A Mezquita y Barco de Valdeorras. En el segundo, con 121 servicios prestados, fue donde tuvo mayor demanda en esta provincia.

En Pontevedra la lista de concellos beneficiados incluyó a Dozón, Forcarei, Campo Lameiro, Fornelos de Montes y As Neves. En el segundo, con 151 atenciones a mayores, fue donde tuvo más trabajo la unidad de dicha red.

Multiplicar por diez los municipios beneficiarios de este programa pionero de atención de mayores a domicilio y llegar a los 200 es el objetivo que maneja el departamento de Política Social para este año, ahora supeditado a la resolución de la crisis sanitaria del coronavirus. @mundiario

Un proyecto de cooperación transfronteriza contribuye al envejecimiento saludable
Comentarios