El presidente de la Xunta arenga a su tropa para que apriete el acelerador

Alberto Núñez Feijóo.
Alberto Núñez Feijóo.

La singular convocatoria tuvo algo de pistoletazo de salida para un precampaña electoral que ya está lanzada y donde la gran incógnita radica en la decisión que ha de tomar el propio Feijoo sobre si se presenta a la cuarta reelección o pone en marcha el proceso sucesorio.

El presidente de la Xunta arenga a su tropa para que apriete el acelerador

El presidente de la Xunta cambió esta semana el habitual "consello" de los jueves por una reunión de trabajo con los conselleiros y el resto de los altos cargos de su gobierno, en la que se trazó la hoja de ruta para los próximos meses, con la vista puesta en las próximas elecciones autonómicas. Feijoo dirigió a su equipo una auténtica arenga, para que se pongan las pilas porque en cuestión de meses los gallegos tendrán que decidir si le siguen otorgando un apoyo ampliamente mayoritario al PP o si apuestan por que Galicia siga la senda de aquellas comunidades donde gobiernan coaliciones de varios partidos, encabezadas muchas de ellas por perdedores. Menos regate corto y más luces largas, pidió Don Alberto, porque es ahora cuando se han de sentar las bases de lo que será la comunidad gallega en el horizonte 2021-2027.

La singular convocatoria algo tuvo de pistoletazo de salida para un precampaña electoral que ya está lanzada y donde la gran incógnita radica en la decisión que ha de tomar el propio Feijoo sobre si se presenta a la cuarta reelección o pone en marcha el proceso sucesorio en busca de un nuevo candidato a la presidencia de la Xunta. Ante sus colaboradores se cuidó muy mucho de no dar pistas sobre sus intenciones. Midió cada frase. De lo que dijo -o de lo que dejó de decir- es imposible deducir si ahora mismo tiene en mente recuncar, como le piden los notables del partido, o si piensa abandonar la primera línea política, como sin duda desearían sus rivales. En cualquier caso, hay que apretar el acelerador porque a fin de cuentas, con o sin arenga presidencial, se careca la hora de la verdad: la legislatura entra en la fase final y definitiva.

El acto de San Caetano contenía además un mensaje claro: Galicia tiene un gobierno monocolor, fuerte, cohesionado, sin facciones, con un liderazgo sólido, que nadie pone en duda. Un ejecutivo de gestión con plena capacidad para articular políticas transversales, que son las que requieren los grandes retos a los que se enfrenta el país. Sin necesidad de mencionar al bigobierno PSOE-BNG, sembró la idea fuerza de que con una Xunta bipartita, y no digamos tripartita, algo así no podría ser y además sería imposible. Marcando territorio, eso es lo que Feijoo pretende que visualicen los gallegos y lo pongan en valor en el preocupante contexto de incertidumbre que reina en la política española.

Estabilidad. He ahí la clave de un gobierno eficaz. En opinión de Feijoo, "su" Xunta debe seguir transmitiendo a la sociedad gallega que tiene un proyecto coherente de país compartido por la mayoría de los ciudadanos, más allá de ideologías y siglas (el PP es el partido que más se parece a Galicia, esa es la idea). Un proyecto que ha de ser cada vez más ambicioso, vino a decir el presidente a su equipo, para que nuestra comunidad lidere y marque el rumbo de la España de la próxima década. De ese modo volvió a dejar clara su convicción de que desde las comunidades autónomas, porque también son Estado, y no sólo desde el Gobierno central, se puede hacer y se hace la verdadera política, la política con mayúsculas, la que de verdad mejora la vida de la gente. Ahí están las competencias; solo hace falta financiación... y creérselo, claro. @mundiario

El presidente de la Xunta arenga a su tropa para que apriete el acelerador
Comentarios