Buscar

En el PP de Galicia se abre paso la conveniencia de tener claro un horizonte electoral

Vistos los antecedentes, aunque Feijóo dice que a día de hoy las elecciones no están en su agenda, no es descartable que por cuarta vez gallegos y vascos seamos nuevamente convocados a las urnas el mismo día. No hay prisa. Queda margen para tomar esa decisión en tiempo y forma.
En el PP de Galicia se abre paso la conveniencia de tener claro un horizonte electoral
Urkullu y Feijóo. / eldiario.es
Urkullu y Feijóo. / eldiario.es

Firma

Fernando González Macías

Fernando González Macías

El autor, FERNANDO GONZÁLEZ MACÍAS, es articulista y columnista de MUNDIARIO. Periodista y analista político, fue jefe de redacción del diario La Región de Ourense, coordinador del gabinete de comunicación de la Xunta, redactor jefe de los servicios informativos de TVG y director regional de COPE, Onda Cero y Punto Radio. @mundiario

Algun día habrá que votar aunque sea con mascarilla

A más de uno sorprendería saber hasta qué punto entre la mayoría de los presidentes autonómicos –Torra aparte– existe una comunicación muy fluida por encima de las siglas a las que cada cual está adscrito. Esa cercanía se ha acentuado como consecuencia de la crisis de la Covid-19, de modo ya que es habitual que se llamen por teléfono antes y después de las videoconferencias que cada domingo mantienen con Pedro Sánchez. Alguno reconoce que intercambia puntos de vista con varios de sus homólogos en paralelo para conocer perspectivas diferentes a la suya en el enfoque de la lucha contra el coronavirus. Alberto Núñez Feijóo e Iñigo Urkullu son de los que se telefonean con frecuencia. Y no es de ahora, aunque últimamente, al parecer, esos contactos son más habituales. En ellos suelen constatar notables coincidencias en la estrategia a seguir para devolver a sus respectivas comunidades a una cierta normalidad, la que permitan las circunstancias. 

Seguro que si alguien no se sorprende de que en este momento el lehendakari plantee ante el Parlamento Vasco la posibilidad de convocar las elecciones para julio, ese es Feijóo. Muy probablemente hablaron de ello en los últimos días. Es bien sabido que en 2009, 2012 y 2016 Galicia y Euskadi votaron juntas. En las dos últimas ocasiones fue Urkullu quien marcó la fecha y se la reveló al actual presidente de la Xunta antes de hacerla pública, por si Don Alberto consideraba oportuna la coincidencia de ambos procesos electorales, como así fue, y también iba a ser en la convocatoria de este año, la del 5 de abril, que el estado de alarma obligó a aplazar. 

Vistos los antecedentes, aunque Feijóo dice que a día de hoy las elecciones no están en su agenda, no es descartable que por cuarta vez gallegos y vascos seamos nuevamente convocados a las urnas el mismo día. No hay prisa. Queda margen para tomar esa decisión en tiempo y forma, sin dar la impresión de que se descuidan las prioridades sanitarias. En la cúpula del PP gallego gente de mucho peso político comparte la conveniencia de establecer un horizonte electoral, aún sin concretar la fecha, porque sin duda, diga lo que diga ahora la oposición, se contribuiría a generar la expectativa de que la nueva normalidad no está tan lejos y en todo caso será compatible con la celebración de unas elecciones con plenas garantías democráticas.  

En vista de que ya nos vamos concienciando de que nada nada será igual, antes o después habrá que votar. Aunque sea con mascarilla y otras medidas profilácticas, que no tienen por qué desnaturalizar la libre expresión de la voluntad popular. Si existe el grave riesgo de que en otoño haya un rebrote de la epidemia, votar en pleno verano no parece tan disparatado. Cabe esperar que la progresiva desescalada permita contemplar esa posibilidad. Lo que está fuera de duda es que para afrontar las consecuencias económicas y sociales de la crisis sanitaria necesitará un gobierno fuerte, con un claro respaldo ciudadano recién expresado en las urnas, y controlado por un Parlamento a pleno funcionamiento que refleje lo más fielmente posible la nueva realidad política, esa que emergerá, eso dicen, así que pase todo esto. @mundiario