Pesar por el fallecimiento del presidente de la patronal ourensana

José Manuel Pérez Canal. / La Región
José Manuel Pérez Canal. / La Región

El presidente de la Confederación Empresarial de Ourense, José Manuel Pérez Canal, murió a los 56 años. 

Pesar por el fallecimiento del presidente de la patronal ourensana

José Manuel Pérez Canal, presidente de la Confederación Empresarial de Ourense (CEO), falleció este sábado a los 56 años. El cogerente de la empresa Aceites Abril falleció en su casa, a consecuencia de un cáncer que le diagnosticaron hace unos meses. La noticia ha caído como un jarro de agua fría entre sus amigos y compañeros de la patronal ourensana. Pérez Canal tenía dos hijos y estaba casado con Elena Rivo, decana de la facultad de Empresariales del campus de Ourense.

Mentiría se afirmara que conocía a José Manuel Pérez Canal. Con todo si había coincidido con él en algunos momentos importantes; por ejemplo durante la cena del cuarenta aniversario de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, en una de las reuniones de principios de año de la Confederación de Empresarios de Galicia tras la dimisión de Antón Arias y el día de la toma de posesión de la Presidenta del Círculo de Empresarios de Galicia. En todas estas ocasiones, señaladas, lo observé y, bueno, me conformé una opinión acerca de él, junto con la información que fui recogiendo y las opiniones que fui escuchando.

Era un empresario, en mayúsculas, dialogante pero rocoso, el mayor de siete hermanos. Encabezó con su máster en dirección de empresas bajo el brazo el crecimiento del negocio de su padre, Aceites Manuel Pérez Delgado, ubicado en uno de los barrios de Ourense hasta transformarlo en Aceites Abril, firma que el año pasado facturó más de 200 millones de euros, con ventas en cuatro continentes. También decidió encabezar la patronal de Ourense y lo consiguió superando la dimisión de dos de sus vicepresidentes y afianzando una patronal con estabilidad interna y cuentas razonablemente saneadas, una organización estable.

Se nos va un empresario con un modelo de empresa en la cabeza, comprometido con Ourense y respetado en su provincia y fuera de ella. Intentó ser presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia y no lo consiguió pero fue un empresario de los pies a la cabeza llamado a conseguir su objetivo algún día, que por desgracia ya no llegará.

Hace unos seis años el coordinador de Registro de Buques de la Capitanía Marítima de Vilagarcía me comentó que había tenido la visita del presidente de Aceites Abril. Deseaba realizar la instalación de unos depósitos en el puerto para acumular el aceite que traía de Andalucía y otras regiones para procesar después en la planta de Ourense. El funcionario le indicó que no era posible y le preguntó por qué la planta la tenía en Ourense si la materia prima la adquiría en los olivares del Sur y si no le sería más cómodo instalar la planta allí. La respuesta era porque encabezaba una empresa gallega. Descanse en paz. @mundiario

Pesar por el fallecimiento del presidente de la patronal ourensana
Comentarios