Pachi Vázquez, un adiós nada sorprendente

Pachi Vázquez. / Mundiario
Pachi Vázquez. / Mundiario

No faltan, ni en la Galicia Norte ni en la Galicia Sur, unos cuantos antiguos pesos pesados que comulgan con las críticas de Pachi Vázquez a Pedro Sánchez, por la cercanía a Podemos y al independentismo catalán.

Pachi Vázquez, un adiós nada sorprendente

Está decidido. No van a entrar al trapo. Los máximos dirigentes del Pesedegá tomaron la decisión de no alimentar el debate sobre la situación interna del partido que plantea Pachi Vázquez como justificación de su salida. Máximo respeto a la decisión del exsecretario general, pero presentándola como la de un militante de base al que solo cabe agradecerle los servicios prestados cuando ocupó cargos de responsabilidad con las siglas del PSOE y desearle lo mejor, recordándole, eso sí, a él y a sus incondicionales, que sigue bajo investigación judicial por un presunto caso de enchufismo en su etapa como alcalde de O Carballiño. Por si se le ha olvidado.

La gente más próxima a Gonzalo Caballero quita importancia a la marcha de Pachi Vázquez. Dicen que no les sorprende, porque conociéndolo mínimamente, se veía venir. De hecho, hace tiempo que actuaba, de palabra y obra, como si estuviera más fuera que dentro. Subrayan que Pachi Vázquez dedicó los últimos años de militancia a erosionar las estructuras internas del partido, jugando a la contra, a sabiendas de que aireando y amplificando las diferencias con las direcciones gallega y estatal, o fomentando las luchas orgánicas, alimentaba claramente a los rivales políticos del socialismo gallego, con dos claros beneficiarios: Baltar Jr. y Feijoo.

Alguno hay en el entorno directo de Caballero que está convencido de que el Pesedegá no solamente no pierde nada con la espantada de Pachi, sino que hasta puede salir ganando, si con él acaban yéndose los "pachistas", como parecen amenazar, en solidaridad con su "líder" y referente. Al menos en Ourense, podría empezar a recuperarse una cierta pax interna, aunque sea a costa de perder unos cuantos militantes, afiliados y tal vez algún cargo institucional. Dicho de otro modo, al fin habría posibilidades de resetear el PSOE ourensano, para así acabar de una vez por todas con los bloqueos generados por una confrontación permanente, con muchos daños directos y colaterales.  

Y fuera de Ourense, dicen, Pachi Vázquez no es relevante. No lo fue nunca. Creen que su salida no a va a generar nada que se parezca a una mínima ola de simpatía. No temen una hemorragia de la militancia, aunque no falten, ni en la Galicia Norte ni en la Galicia Sur, unos cuantos antiguos pesos pesados que comulgan con sus críticas a Pedro Sánchez, por la cercanía a Podemos, al independentismo catalán, al abertzalismo vasco, etcétera y con las advertencias de que un sector de los votantes tradicionales del PSOE puede darle la espalda, quedándose en casa o eligiendo otra papeleta, como acaba de suceder en Andalucía.

Al parecer es al propio Gonzalo Caballero a quien menos afectan las críticas de Pachi Vázquez. Tanto le resbalan que es su intención no responderle y dejar que la cosa se enfríe con el paso de los días. El actual número uno del Pesedegá confía en que incluso los medios de comunicación que, más por interés estratégico que informativo, le están dando cancha acaben por aburrirse. Y la vorágine de la actualidad hará el resto. En un par de semanas ya pocos se acordarán de alguien que desde que dio el salto de la política local a la autonómica fue de derrota en derrota hasta el nada sorprendente mutis final. @mundiario

Pachi Vázquez, un adiós nada sorprendente
Comentarios