La nueva pasarela sobre la Ría do Burgo, a debate

Simulación de la pasarela sobre la Ría do Burgo, entre A Coruña y Oleiros. / RR SS
Simulación de la pasarela sobre la Ría do Burgo, entre A Coruña y Oleiros. / RR SS
Parece claro que este nuevo proyecto de pasarela precisa del necesario estudio de alternativas y de la imprescindible coordinación territorial.
La nueva pasarela sobre la Ría do Burgo, a debate

Puentes, viaductos, o pasarelas han sido siempre infraestructuras necesarias para acercar a personas y mercancías, con especial relevancia en ámbitos geográficos con mayor población e intercambio económico. En muchas ocasiones, estas infraestructuras constituyen un elemento de ingeniería simbólico para el lugar.

Nos recordaba el profesor Carlos Nárdiz, como siempre en un magnífico artículo, como nuestras rías son un espacio en el que, frente a los anteriores pasos de barca (que en algunos casos habría que recuperar), el diseño de puentes ha sido la infraestructura principal al menos desde principios del siglo XX, unos construidos, otros soñados.

El pasado viernes 8 de abril la Xunta de Galicia anunció el proyecto para una nueva pasarela que uniría las dos riberas de la Ría do Burgo, entre la parte coruñesa de As Xubias-Oza y la playa de Santa Cristina, en el arenal de Oleiros, con una longitud aproximada de 300 metros y una inversión prevista de ocho millones de euros. En palabras del propio presidente Feijóo, antes de abandonar la Xunta de Galicia, el diseño de esta pasarela será como “una alfombra sobre la ría” y supondrá un impacto visual y paisajístico mínimo.

Lo que llama poderosamente la atención que este anuncio por parte de la Administración autonómica no parece que haya tenido en cuenta la necesaria integración territorial y coordinación institucional que una infraestructura de este impacto requiere. Y digo parece, a la vista de las reacciones de los dos Ayuntamientos directamente afectados.

Coincidiendo plenamente en la necesidad de articular de forma mucho más intensa la movilidad no motorizada entre A Coruña y Oleiros, y por extensión con Culleredo y Cambre, el debate debe centrarse, desde una perspectiva general, en el emplazamiento más adecuado de esta nueva pasarela y si su ubicación está suficientemente incardinada en otros proyectos ya en marcha que inciden en la ría. Los trabajos para su dragado y regeneración al fin en marcha, el proyecto de ampliación del puente de A Pasaxe (que claramente debe contribuir a facilitar un más eficaz transporte público), la ampliación del CHUAC y sus nuevos viarios, incluso la instalación de la Ciudad TIC en Pedralonga, son proyectos que exigen la necesaria coordinación y cooperación entra las distintas administraciones que intervienen en este ámbito.

Pero un proyecto que debe de tenerse especialmente en cuenta es la modificación del PGOM de A Coruña en todo el sector S-35 entre el puente de A Pasaxe y Oza, que busca una nueva ordenación de este borde de la ciudad en la ría desde una perspectiva ambiental más sostenible, cuidando los elementos patrimoniales del ámbito y teniendo en cuenta los equipamientos existentes, pero además confiando en una reutilización de la infraestructura ferroviaria actual para apostar por un corredor de proximidad desde Betanzos hasta la actual estación de San Diego, con una definición integral del nuevo borde de la ría y de la fachada portuaria interior. 

Resulta así absolutamente necesario que la estructura, tipología y emplazamiento de esta nueva e importante pasarela tenga el mejor encaje en la planificación urbana de A Coruña y de Oleiros, con el menor impacto ambiental, paisajístico y litoral. 

Ubicar la pasarela invadiendo el arenal de Santa Cristina puede suponer un impacto no deseable. Situar la pasarela aguas arriba, uniendo la zona de Hábitat-A Fábrica con el relleno actual de la ribera coruñesa en que se sitúa la actual congeladora, el antiguo apeadero ferroviario y en el que estaría prevista una gran zona verde, podría ser una alternativa de menor impacto ambiental y mejor conectividad en términos de movilidad, engarzando directamente con los paseos de la ría en sus dos riberas.

En todo caso, sean estas u otras las opciones, parece claro que este nuevo proyecto de pasarela precisa del necesario estudio de alternativas y de la imprescindible coordinación territorial. Los distintos proyectos en el ámbito de la ría son una gran oportunidad para su revitalización, aprovechemos para hacerlo bien. @mundiario

La nueva pasarela sobre la Ría do Burgo, a debate
Comentarios