Miles de personas ven en Altri un modelo industrial que atenta contra el futuro sostenible

Varela Suanzes, del PP, saluda a Antón Sánchez, de Anova, en presencia de Xosé Manuel Beiras. / Xurxo Lobato
Varela Suanzes, del PP, saluda a Antón Sánchez, de Anova, en presencia de Xosé Manuel Beiras. / Xurxo Lobato

Histórica manifestación en Palas de Rei (Lugo) contra la macrocelulosa de Altri. La multitudinaria marcha en A Ulloa clamó contra la fábrica de Greenfiber: "Es un atentado a nuestra manera de vivir".

Miles de personas ven en Altri un modelo industrial que atenta contra el futuro sostenible

Miles de personas se congregaron este domingo en Palas de Rei (Lugo) para expresar su rotundo rechazo al proyecto de macrocelulosa que la multinacional portuguesa Altri pretende establecer en la localidad. La plataforma Ulloa Viva organizó una manifestación histórica que superó todas las expectativas y reunió a colectivos, asociaciones y ciudadanos de toda Galicia, quienes alzaron sus voces contra una iniciativa que consideran una amenaza directa a su medio ambiente y forma de vida.

La marcha, que comenzó en el polígono industrial y culminó en la Plaza del Ayuntamiento, estuvo marcada por un ambiente festivo y reivindicativo, con cánticos, panderetas, pancartas y banderas que repetían un mensaje claro: "El agua es nuestra y no de la celulosa". Entre los participantes, además de los vecinos y la plataforma organizadora, se encontraban ecologistas, asociaciones de productores locales, sindicatos como la CIG y partidos políticos como el BNG, Podemos y Sumar.

Los organizadores estiman que cerca de 20.000 personas se unieron a la protesta, aunque otras fuentes sitúan la cifra alrededor de 4.000. Independientemente del número exacto, lo innegable es que la manifestación paralizó los accesos a Palas de Rei con una larga caravana de vehículos y autobuses, mostrando la magnitud de la oposición al proyecto. Entre los asistentes a la manifestación contra Altri estaban personalidades de la cultura, la música y el periodismo como Mercedes Peón, Mini, Ignacio Villar, María do Carme García Negro, Pilar Garcia Negro, Marilar Aleixandre, Miguel de Lira, María Vázquez, Mabel Rivera, María Reimóndez, Xurxo Lobato, Fernando Salgado, Perfecto Conde, Xosé Díaz, Margarita Ledo Andión, Enrique Banet, Xavier Vence, Francisco Rodríguez, Xurxo Mariño, Moncho Varela, Xosé Turnes, Alba Nogueira y Xosé Díaz Arias de Castro. 

En declaraciones a los medios, Marta Gontá, portavoz de la plataforma Ulloa Viva, calificó la manifestación como "un segundo golpe en la mesa" tras haber presentado 25.000 alegaciones contra la instalación de la fábrica de lyocell, una fibra vegetal extraída principalmente de eucaliptos. "Que quede claro que no queremos ni a Altri ni Greenalia en este entorno. Este proyecto nos parece un atentado directo a nuestra manera de vivir y a nuestro medio ambiente", afirmó Gontá.

Ana Pontón, del BNG, apela al clamor popular

El rechazo al proyecto no se limita a los ciudadanos de Palas de Rei. La líder del BNG, Ana Pontón, instó al PP y al PSOE a escuchar el clamor popular contra la macrocelulosa. "Decimos alto y claro no a esta macrocelulosa contaminante que el PP quiere colocar en el corazón de Galicia, poniendo en riesgo miles de puestos de trabajo en esta comarca y en la desembocadura del Ulla, de la que dependen 4.000 empleos directos del marisqueo", denunció Pontón, subrayando la necesidad de defender la dignidad y el futuro de Galicia.

Ana Pontón, en la manifestación contra Altri. / Xurxo Lobato
Ana Pontón, en la manifestación contra Altri. / Xurxo Lobato

La crítica también se extendió al PSOE, al que la nacionalista Ana Pontón reprochó su equidistancia. "Es triste la posición del Partido Socialista, que debe decidir si contribuirá a este proyecto contaminante con fondos Next Generation o no", añadió. Entre los asistentes estaba la alcaldesa del PSOE de Antas de Ulla.

Desde Sumar, Yolanda Díaz manifestó su oposición radical a proyectos industriales altamente contaminantes como el de Altri. Su candidato a las elecciones europeas, Juan Díaz Villoslada, enfatizó que el modelo de reindustrialización de Galicia no puede basarse en proyectos que conllevan importantes riesgos de contaminación para el río Ulla y la ría de Arousa.

La contundente respuesta de la ciudadanía gallega contra la instalación de la fábrica de Altri refleja una clara exigencia de un modelo de desarrollo que priorice la sostenibilidad y la protección del medio ambiente. En lugar de inversiones que perpetúen la dependencia de industrias contaminantes, Galicia necesita proyectos que fomenten un desarrollo económico respetuoso con su rica biodiversidad y recursos naturales.

Una vista panorámica de la protesta contra Altri. / Xurxo Lobato
Una vista panorámica de la protesta contra Altri. / Xurxo Lobato

La protesta en Palas de Rei es una señal inequívoca de que la comunidad gallega está dispuesta a defender su tierra y su futuro. Es fundamental que las autoridades escuchen esta demanda y reconsideren proyectos que, aunque prometen beneficios económicos a corto plazo, podrían hipotecar el bienestar y la salud ambiental a largo plazo. La lucha por un modelo industrial sostenible y respetuoso con el entorno es, en última instancia, una lucha por el futuro de Galicia y de sus generaciones venideras. @mundiario

Comentarios