Laxe, Touriño y Feijóo: una cosa son los clichés y otra, la realidad

Alberto Núñez Feijóo, Emilio Pérez Touriño y Fernando González Laxe. / La Región
Alberto Núñez Feijóo, Emilio Pérez Touriño y Fernando González Laxe. / La Región
Un debate probó la versatilidad de los tres presidentes de la Xunta de Galicia que están vivos.
Laxe, Touriño y Feijóo: una cosa son los clichés y otra, la realidad

En abril, el Parlamento de Galicia acogió una jornada conmemorativa del 40 aniversario de la promulgación del Estatuto de Autonomía de Galicia. Este mes tocó recordar el 40 aniversario de las primeras elecciones autonómicas. Aprovechando las efemérides del 40 aniversario del primer Parlamento autonómico estuvieron presentes en un debate los presidentes vivos que ocuparon la sede de Raxoi, donde sigue ahora Alberto Núñez Feijóo.

Se pensaba y además parecía que era cierto que cada presidente tenía un rasgo que lo caracterizaba. Así se decía que Fernando González Laxe era técnico y estudioso; Emilio Pérez Touriño, más bien político y visionario, y que Alberto Núñez Feijóo es un gestor de corte político, con una cuidada puesta en escena. Pues bien el debate deparó algunas sorpresas. Por las formas del mismo resultó que los presidentes son versátiles.

El más político, tanto en su exposición como en subrayar tendencias, fue Fernando González Laxe. El más técnico fue Emilio Pérez Touriño y el que se situaba sobre los problemas cotidianos fue, evidentemente, el que ocupa ahora la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

Esta clasificación quedó más de manifiesto cuando fueron preguntados por la ley que más marcó sus mandatos. Fernando González Laxe apeló a la competencia vinculada a la capacidad de disolución del Parlamento (político); Emilio Pérez Touriño se acordó de la ordenación del litoral (técnico) y Alberto Núñez Feijóo reparó en sus actuaciones sobre los efectos de la pandemia (coyuntura).

Más claro fue todavía cuando se les inquirió sobre los principales retos. Fernando González Laxe reclamó una nueva financiación autonómica (político), algo a lo que se sumaron tanto Emilio Pérez Touriño como Alberto Núñez Feijóo, llegándose a afirmar tajantemente que "aquí se premia a quien incumple" (tesis política). Finalmente, sobre lo que hay que hacer, Fernando González Laxe propuso el desarrollo de una misión, más que una visión, a lo que los demás también se apuntaron, es decir, abrazaron posiciones políticas.

Por su versatilidad, los presidentes son o fueron tanto políticos como técnicos. Valdrían para una cosa como para la otra. Profesores y funcionarios, Laxe, Touriño y Feijóo estaban preparados para la gestión, solo que cada uno proyectó una imagen, a veces forzada, cuando la verdad es que todos han tenido la posibilidad de mostrar su personalidad, aunque no todo el mundo sea capaz de captar esas sensibilidades. En definitiva, Laxe, Touriño y Feijóo pusieron de manifiesto que una cosa son los clichés y otra, la realidad. De la política, claro. @mundiario

Laxe, Touriño y Feijóo: una cosa son los clichés y otra, la realidad
Comentarios