Jornada caótica en el PSdeG: entre la abstención y el no a Rueda

Valentín González Formoso y Luis Álvarez en rueda de prensa. / PSdeG-PSOE
Valentín González Formoso y Luis Álvarez en rueda de prensa. / PSdeG-PSOE

Formoso rectifica a su portavoz parlamentario después de que Caballero defienda que los socialistas deben votar no en la investidura de Rueda como presidente de la Xunta.

Jornada caótica en el PSdeG: entre la abstención y el no a Rueda

Este lunes no ha sido una jornada tranquila para la dirección del PSdeG. De hecho, el secretario general Valentín González Formoso tuvo que salir a la opinión pública para rectificar la posición que acababa de trasladar su portavoz parlamentario Luis Álvarez sobre el posicionamiento del grupo parlamentario socialista en la sesión de investidura de Alfonso Rueda como presidente de la Xunta.

Todo esto sucede el mismo día en que el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, realizó su ronda de contactos con los grupos parlamentarios sobre la investidura y en el que Ana Pontón trasladó desde el primer momento que el BNG votará en contra de la investidura de Rueda. En palabras de Pontón "no pueden apoyar al secundario de Feijóo durante todos estos años".

Santalices comenzaba realmente la ronda de contactos a las 10:30 horas con el portavoz del grupo parlamentario socialista, Luis Álvarez, quien atendió a los medios con posterioridad. Preguntado por el voto socialista en la investidura, Álvarez trasladó que “ata a sesión de investidura teremos a posibilidade de analizar as diferentes opcións de voto” y señaló que sería la ejecutiva dirigida por Formoso la que en una próxima reunión fijaría el voto y "se comunicará en su momento". Pero el comunicado de prensa de los socialistas gallegos colgado en su web fue titulado "Luis Álvarez tiende la mano a Alfonso Rueda" para buscar una reorientación de las políticas públicas y la agencia Efe señaló que el PSdeG estaba "pendiente de decidir su voto".

La noticia corrió como la pólvora entre los socialistas de las cuatro provincias y aunque todos descartaban un apoyo explícito a la candidatura de Rueda, muchos desconfiaron de que alguien en la dirección gallega contemplase la opción de una abstención en la investidura. Diversos cuadros del partido se alertaron y consideraron que se estaba cometiendo un error histórico para el PSdeG al trasladar la posibilidad de un voto distinto al negativo en la investidura de Rueda.

A las 13:36 el anterior secretario general y actual parlamentario socialista, Gonzalo Caballero, publicaba un tuit en los siguientes términos: "El PSdeG debe mantener una posición clara desde ya y votar NO a la investidura de Alfonso Rueda después de 13 años de gobiernos de Feijóo". Y añadía: "hay que decirlo alto y claro: el PP tiene votos y legitimidad para elegir presidente de la Xunta, pero nosotros defendemos un proyecto alternativo al de la derecha".

En ese momento la alerta ya circulaba por un PSdeG que recordaba el intenso debate entre el no y la abstención a la investidura de Mariano Rajoy y que había quebrado el partido. En aquel entonces, mientras Caballero se alineó con Sánchez para el "no" al PP, Formoso se mantuvo en posiciones distintas.

Ante la situación generada esta mañana, la dirección socialista prefirió rectificar y desautorizar a su portavoz parlamentario y utilizar como excusa una reunión de Formoso con refugiados ucranianos en la que pronunciarse sobre la investidura. De este modo, tras el posicionamiento público de Caballero secundado también por el diputado Pablo Arangüena en redes sociales, Formoso trasladó que la posición del PSdeG sería votar en contra de la investidura de Rueda.

Con la polémica ya servida, y para aclarar dudas, Formoso se vio obligado a las 16:18 a colgar un hilo de twitter en el que informa de que "en el PSdeG votaremos no a la investidura de Alfonso Rueda" y en el que cuestiona la legitimidad del proceso así como que Rueda fuese propuesto por "cuatro barones del PP".

Aunque no se han aclarado todavía todos los detalles de esta jornada intensa del PSdeG es evidente que la posición política trasladada por Álvarez fue corregida y rectificada por Formoso en la línea deseada por la mayoría de cuadros y militantes. En un grupo parlamentario que se ha ido desdibujando y desorientando desde el cambio de portavoz, la desautorización del mismo supone un revés que confunde al electorado propio y que beneficia a sus oponentes políticos. @mundiario

Jornada caótica en el PSdeG: entre la abstención y el no a Rueda
Comentarios