Inauguración de la exposición Os vieiros de Asorey en A Coruña

Fragmento del cartel de la exposición Os vieiros de Asorey. / Mundiario
Fragmento del cartel de la exposición Os vieiros de Asorey. / Mundiario
La exposición Os vieiros de Asorey no solo celebra la obra de Francisco Asorey, sino que también invita a la reflexión sobre la importancia de su legado en la escultura española del siglo XX.
Inauguración de la exposición Os vieiros de Asorey en A Coruña

Este lunes 20 de mayo, a las 18:30 horas, se inaugura en A Coruña la exposición Os vieiros de Asorey. El acto tendrá lugar en la rúa Compostela de la plaza de Lugo y está organizado por Manuel Quintana Martelo, presidente de la Real Academia Galega de Belas Artes. El comisario de la exposición es Xurxo Lobato, quien también aportó las fotografías, mientras que los textos han sido elaborados por Felipe Senén.

Os vieiros de Asorey refleja, a través de fotografías y textos la obra del escultor Francisco Asorey, que se encuentra en diversas ciudades gallegas.

La exposición, abierta hasta el 20 de junio, establece así un roteiro Asorey que permite conocer la obra del escultor con un formato accesible para todos los públicos.

Este evento se enmarca dentro de la decisión de la Real Academia Galega de Belas Artes de dedicar el 1 de abril, Día das Artes Galegas, al escultor Francisco Asorey, considerado uno de los artistas más innovadores de la escultura española del siglo XX, por lo que esta efeméride representa una oportunidad para reconocer y poner en valor la vida y obra de este insigne artista cambadés.

Un pionero de la escultura española del siglo XX

Francisco Asorey González, comúnmente conocido como Asorey, fue un escultor español destacado por su papel en la renovación del arte escultórico del siglo XX. Desde niño, Asorey mostró talento en la creación de cristos y santos de madera. Nacido en Cambados, a la orilla de la ría de Arousa, Asorey estudió en el colegio de los Salesianos en Sarriá, actualmente un barrio de Barcelona, y posteriormente en Baracaldo (Vizcaya), donde fue profesor de dibujo entre 1906 y 1909. En Baracaldo, también dirigió un importante taller de imaginería, del cual surgió su obra Viuda del Pescador, que le valió la segunda medalla en la Exposición Regional Gallega celebrada en Santiago de Compostela en 1909.

Posteriormente, Asorey se trasladó a Madrid, donde realizó sus primeros encargos significativos. Sin embargo, insatisfecho con el ambiente artístico de la capital, se mudó a Santiago de Compostela en 1918 tras obtener una plaza como escultor anatómico de la Facultad de Medicina. En Santiago, formó parte del Cenáculo de los Inmortales, una tertulia que se reunía todas las noches en el Café Suizo. En 1919, se casó y comenzó a enviar sus obras a las exposiciones nacionales, donde obtuvo un gran éxito de crítica. Residió en Santiago de Compostela durante el resto de su vida.

La exposición Os vieiros de Asorey no solo celebra la obra de Francisco Asorey, sino que también invita a la reflexión sobre la importancia de su legado en la escultura española del siglo XX. Con esta muestra, la Real Academia Galega de Belas Artes rinde homenaje a uno de los artistas más importantes de Galicia y de España, destacando su contribución a la renovación del arte escultórico y su impacto duradero en el panorama artístico. @mundiario

Comentarios