Gonzalo Caballero reafirma el compromiso federalista y galleguista del PSdeG

La viceportavoz del PSdeG en el Parlamento de Galicia, Paloma Castro; Gonzalo Caballero, el exministro Francisco Caamaño y el catedrático Ramón Maiz. / PSdeG-PSOE
Paloma Castro, Gonzalo Caballero, Francisco Caamaño y Ramón Maiz. / PSdeG-PSOE

El líder de los socialistas gallegos considera que la reforma del Estatuto de Autonomía deberá garantizar nuevos derechos para los gallegos del siglo XXI.

Gonzalo Caballero reafirma el compromiso federalista y galleguista del PSdeG

El secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, cerró hoy una jornada de los socialistas gallegos sobre ‘Autonomía y federalismo’ en la que también participaron el exministro de Justicia y catedrático de Derecho Constitucional, Francisco Caamaño, el catedrático de Ciencia Política Ramón Maiz y la viceportavoz parlamentaria y secretaria de Justicia del PSdeG, Paloma Castro.

En ese foro, organizado alrededor del 40 aniversario del Estatuto de Autonomía de Galicia, el líder de los socialistas gallegos subrayó la importancia de actualizar la carta estatutaria a los nuevos tiempos una vez pase la pandemia. “Superada la crisis, tenemos el deber de adaptar el Estatuto a los gallegos del siglo XXI. Es simple: si no lo adaptamos a los gallegos del siglo XXI, condenaremos a las nuevas generaciones a vivir en un modelo pensado para el siglo XX”, reflexionó, consciente de la importancia de introducir nuevos derechos en nuestra carta estatutaria.

Se trata, como dijo Gonzalo Caballero, de “repensar la norma fundamental de Galicia desde el país que se está construyendo en este momento”. “Es el compromiso del PSdeG y mi compromiso con esas generaciones de gallegos y gallegas que encuentran en el Estatuto actual respuestas insuficientes al mundo en el que les ha tocado vivir”, añadió. Precisamente por eso, reivindicó que el nuevo Estatuto de Autonomía tiene que ser acorde a nuevos tiempos en la sociedad, que implica “la igualdad entre hombres y mujeres y los distintos tipos de familias”, la “búsqueda de futuro y posibilidades para los jóvenes en el país”, la “apuesta por un medio ambiente sostenible y por una cultura abierta al mundo”, la asunción “de la memoria histórica como símbolo de tolerancia” y las tendencias de “desarrollo de las nuevas tecnologías”.

Del mismo modo, el máximo responsable del PSdeG subrayó que la reforma del Estatuto no se puede “olvidar del rural”, sino que “tiene que garantizar todos estos derechos en cada pueblo y villa como única manera para combatir el abandono y la despoblación”. “El nuevo estatuto tiene que ser el blindaje de una Galicia de vanguardia para el siglo XXI”, defendió Gonzalo Caballero, consciente de la importancia de que esa norma conecte “la Galicia de nuestros ancestros y de quien trabajaron durante la Transición por el estado de las autonomías con las generaciones de los menores de 50 años y también de los más jóvenes, los que nacieron o se desarrollaron ya en el nuevo milenio y quieren una Galicia moderna”.

EN LA VANGUARDIA DEL AUTONOMISMO Y EL FEDERALISMO

Al hilo de la reforma del Estatuto, Gonzalo Caballero puso en valor la unidad social y la política existente en 1981 que permitió superar “el aldraxe” y elevar nuestro autogobierno, “federalizando la autonomía”. “De la historia siempre se pueden sacar lecciones y por eso también miramos para el año 81. También entonces hubo quien estaba en contra del autogobierno; y también entonces hubo que tenía posturas maximalistas e independentistas que no fueron útiles a los gallegos y a las gallegas; como no lo son las que ahora hablan de autodeterminación, independencia o confederación”, señaló.

Ahora, subrayó Gonzalo Caballero, hace falta “altura de miras” por parte de todos para sacar adelante un nuevo texto que, “sin renunciar a su esencia de vocación e integración”, se pueda “adaptar a los tiempos actuales”, en los que la sociedad y la política “han cambiado radicalmente”. “Vivimos en la era de las redes, en el tiempo en el que las máquinas aprenden, en el de las comunidades digitales, en el de las fake news, en el de los millennials, la generación Z o la generación T, aquellos que ya nacieron en la era digital”, reflexionó, al tiempo que recalcó que “no podemos pensar en reformar el Estatuto mirando a los problemas del siglo XX, sino afrontando las reformas que necesitan las generaciones del siglo XXI”.

Y, tras hacer hincapié en que “la reforma del Estatuto será conveniente e inevitable cuando superemos la actual crisis” para evitar que Galicia quede “ rezagada”, el líder de los socialistas gallegos garantizó que “el PSdeG asumirá la responsabilidad” de introducir estas cuestiones en el debate. “Ya nos tocó hacerlo en el 81, y también intentarlo en 2007. Siempre estuvimos ahí, centrados en Galicia, lejos de centralismos y de soberanismos independentistas, con un PSdeG en la vanguardia del autonomismo y el federalismo”, concluyó.

FRANCISCO CAAMAÑO

Antes del secretario general tomó la palabra el exministro de Justicia y catedrático de Derecho Constitucional Francisco Caamaño, quien subrayó que, en países como España, la democracia no solo supuso avances en “igualdad, libertad, derechos civiles...”, sino también “un reconocimiento mutuo” de las distintas sensibilidades territoriales. En ese contexto, valoró la aprobación del Estatuto de Autonomía, un texto que “como la Constitución, no es cualquier ley, sino que tiene una dignidad específica”.

Con la vista puesta en su reforma, Caamaño reivindicó “el galleguismo” del PSdeG frente a los que pretenden “la uniformidad". “Entre el separatismo que nos quiere llevar por derroteros imposibles y entre los que no nos dejan respirar y vivir nuestro galleguismo, en el PSdeG tenemos la dificultad de estar en medio pero también la fortaleza de saber desmarcarnos de ambas opciones”, concluyó.

RAMÓN MÁIZ

Por su parte, el catedrático de Ciencia Política de la USC Ramón Maiz relató como el Estatuto que vio la luz en 1981 fue el resultado de una gran movilización para evitar que Galicia se convirtiera “en una comunidad de segunda”. “Galicia intervino de forma global en la política, al otro lado de localismos”, destacó.

Además, defendió la importancia de apostar por el “federalismo” dentro del Estado. “No hay un poder único en la cumbre de la pirámide”, ejemplificó Maiz, para abundar en que el federalismo permite una estructura de gobierno “horizontal, multinivel”. En ese esquema, ahondó el catedrático de la USC, es en el que caben “la igualdad y la solidaridad” tanto entre las personas como entre los territorios.

PALOMA CASTRO

El acto fue introducido y conducido por la secretaria de Justicia y viceportavoz del PSdeG en el Parlamento, Paloma Castro, quien señaló la importancia de ahondar en el autogobierno dentro del marco constitucional. Precisamente por eso, la dirigente socialista reflexionó sobre la necesidad de sacar adelante una reforma del Estatuto de Autonomía de Galicia tras el paso de la pandemia, con el fin de “actualizar” el texto al nuevo contexto y para avanzar hacia el federalismo.

De hecho, Castro aludió a la pandemia para reflejar como “afectó también a la visión de la sociedad sobre el sistema de organización del Estado”, destacando el necesario “refuerzo de los mecanismos de colaboración” entre las comunidades del Estado de las Autonomías. @mundiario

Gonzalo Caballero reafirma el compromiso federalista y galleguista del PSdeG
Comentarios