Buscar
SEMrush

El acceso de Galicia al corredor atlántico de transportes de Europa, una gran oportunidad

Hasta ahora la península ibérica disponía de dos redes ferroviarias de ámbito europeo: una a través de Castilla y León hasta Oporto y Lisboa, conectada con el País Vasco, sin incluir enlaces con Galicia, Asturias y Cantabria, y otra, la famosa red mediterránea que recorre todo el este: Cataluña, Valencia y Andalucía.

El acceso de Galicia al corredor atlántico de transportes de Europa, una gran oportunidad
Puerto exterior de A Coruña.
Puerto exterior de A Coruña.

Firma

Carlos Sánchez - Tembleque

Carlos Sánchez - Tembleque

El autor, CARLOS SÁNCHEZ - TEMBLEQUE, es licenciado en Ciencias Económicas por la USC y colaborador de MUNDIARIO. MBA por el Instituto de Empresa, es profesor de la Escuela de Finanzas. @mundiario

La Comisión Europea ha decido incorporar el noroeste español al corredor atlántico de transporte de mercancías, lo que supondrá incrementar su competitividad económica y capacidad logística. Y esto sucede después de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se entrevistara hace poco más un mes en Bruselas con el presidente de la cámara, Antonio Tajani, para exigir que Galicia y las comunidades del noroeste queden incluidas en el corredor europeo de mercancías a partir de 2021.

Este corredor quedará de esta manera subvencionado para cualquier tipo de actuación de mejora de la red ferroviaria impulsando todo el tejido productivo del noroeste español tan necesitado crecimiento económico y avance poblacional. Previamente las comunidades autónomas de Galicia, Castilla-León y Asturias se habían puesto de acuerdo para hacer “lobby” con el Gobierno español (que el anterior presidente Rajoy apoyó entusiásticamente) y ahora Europa.

Hasta ahora la península ibérica disponía de dos redes ferroviarias de ámbito europeo: una a través de Castilla y León hasta Oporto y Lisboa, sin incluir ningún enlace con las comunidades del norte de España (ni Galicia, ni Asturias, ni Cantabria). Sólo el País Vasco y sus puertos están conectadas con esta red, y por otro lado teníamos la famosa red mediterránea que recorre todo el este: Cataluña, Valencia y Andalucía.

"No tiene sentido que puertos de los más importantes de la Unión Europea, como los gallegos, no tengan una conectividad ferroviaria y no puedan evacuar competitivamente mercancías por ferrocarril", dijo el presidente de la Xunta desde la capital comunitaria.

El transporte marítimo

El transporte marítimo es la espina dorsal de la globalización y es un componente fundamental del comercio internacional. El comercio marítimo supone el 90% del comercio internacional de mercancías, del cual el 75% se realiza mediante contenedores.

Dentro del tráfico marítimo mundial hay 3 rutas básicas: la del Pacífico, que mueve el comercio de Japón y países emergentes asiáticos con Estados Unidos y Europa, vía Canal de Panamá, la ruta del Atlántico, que mueve principalmente el transporte de mercancías entre América, Europa, occidente de África, etc., y que pasa por delante de las costas gallegas y la del Mediterráneo, ídem que la del Pacífico pero hacia Europa vía Canal de Suéz.

Desde que en julio de 2016 quedó inaugurada la ampliación del Canal de Panamá (llevada a cabo por empresas españolas), está creciendo el volumen de transporte del corredor del Atlántico frente a los otros grandes corredores mundiales.

En Europa, los principales puertos están ubicados en los Países Bajos y Alemania (Rotterdam, Amberes y Hamburgo), los españoles -como en casi todo- están a mucha distancia de ese “núcleo duro” europeo. La suma de todos los puertos españoles tan sólo mueve el mismo volumen que el puerto de Rotterdam.

Para que nos hagamos una idea de la importancia de los puertos en el comercio, por ejemplo en España el 85% de las importaciones y el 60% de las exportaciones se hacen a través de nuestros puertos por vía marítima.

Los puertos gallegos

En el contexto europeo, Galicia es una región periférica, pero estratégicamente situada para el transporte marítimo porque tenemos delante la ruta del Atlántico.

En España hay 28 puertos de interés general que mueven 505 MM de toneladas en 2017. El primer puerto es el de Algeciras con 101,5 MM, seguido de Valencia y Barcelona.

Los 4 puertos gallegos de interés general (los grandes puertos gestionados por el Estado) son A Coruña, Ferrol-San Cibrao, Vigo y Vilagarcía. Tan sólo representan el 6,8% del volumen de mercancías movidas en España, aunque, eso sí crecen más que la media de España: en 2017 un 8,2%, frente a 7% de España y han aumentado su cuota de mercado desde el 6,2% en 2016 al mencionado 6,8% en 2017.

También el conjunto de puertos españoles consiguen crecimientos mucho más importantes que esos puertos líderes de Europa (Rotterdam creció en 2017 1,3%, Amberes el 4,4%) por tanto el mapa global de transporte europeo por mar, aunque sigue teniendo un enorme peso el norte empieza a bascular poco a poco hacia el sur.

En Galicia el primer puerto es A Coruña con 15,2 millones de toneladas (es el 11 de España y también el que más crece de Galicia con un aumento en 2017 del 9,2%), seguido de Ferrol  con 13,6 millones (+8,6%), Vigo, con 4,2 (2,8%) y Vilagarcía 1,2 millones (+8,4%); no obstante, en contenedores Vigo y Vilagarcía mueven más que los de A Coruña y Ferrol.

Una decisión importante

¿Por qué es tan importante para Galicia que Europa haya incluido otro nuevo corredor de mercancias troncal (es decir de primera categoría europeo) en el norte de la peninsula iberica, quedando por tanto todos los puertos gallegos conectados a esta arteria del transporte ferroviario europeo?

Galicia y todo el norte de España están perdiendo peso poblacional y económico frente a Madrid, la franja mediterránea y el sur. Este proceso no es nuevo, ha sido así en las 4 décadas de democracia.

De hecho Galicia mantiene la misma población que hace 4 décadas y si en el año 1975 los 2,7 millones de habitantes de Galicia, representaban el 7,6% de la población de España, hoy esa misma población solo significa el 5,8%. O lo que es lo mismo: si la población de Galicia en estos 40 años de democracia hubieran avanzado como lo hizo España, hoy seríamos 3,6 millones de gallegos, casi 1 millón más.

Lo mismo sucede con el empleo, el peso de los 19 millones de ocupados se concentra cada vez más en el área de Madrid, País Vasco, Navarra y Arco Mediterráneo. La consecuencia es un envejecimiento de la población de Galicia y todo el norte español, con un desplazamiento de la población y el empleo hacia esos lugares.

Obviamente los gobiernos autonómicos a nivel individual, no pueden luchar contra este problema, ya que es un drama socioeconómico que afecta a 4 comunidades autónomas y a 7 millones de habitantes. El problema de la pérdida de peso y envejecimiento hay que acometerlo desde el Estado y Unión Europea y desde luego esta inclusión de este corredor dentro de las redes troncales europeas es un avance porque ayudará a impulsar a los puertos gallegos y del norte de España.

Además y de esta manera, aparte de ayudar una parte deprimida de un estado de la Unión Europea, descongestiona los puertos europeos del norte, redistribuyendo la entrada-salida de mercancías en Europa desde o hacia otros puntos. Además los puertos del sur de Europa, gracias a la mejora espectacular de las infraestructuras de transporte (sobre todo las españolas) realizadas en las últimas décadas y con las nuevas mejoras que implicará este proyecto, están cada día más cerca del corazón de Europa.No hay que olvidar que el transporte por mar y ferrocarril es el más barato y sobre todo ecológico que existe.

Potenciación con oportunidades

Galicia se beneficiará por muchos motivos de la incorporación del eje atlántico a la red transeuropea de transporte: se potenciarán todos los puertos gallegos, baza fundamental para el crecimiento económico de nuestra comunidad. Porque estas ayudas de la Unión Europea dan la posibilidad de convertir esos puertos en plataformas logísticas de transporte, es decir grandes espacios en los que se almacenan mercancías para luego ser trasladadas a otros lugares. Y esto es así porque esos espacios portuarios, esos centros logísticos, quedan dentro de grandes mayas de transporte europeo y mundial, atrayendo así la instalación en Galicia de empresas de fuera de la región o estado, reforzando al mismo tiempo a las ya existentes, es por tanto la creación de riqueza.

Sólo hay que ver como están situadas en el ranking económico las áreas metropolitanas europeas que cuentan con grandes puertos: allá donde hay grandes puertos hay gran prosperidad económica, altos niveles de empleo y una altísima concentración de empresas.

España y más concretamente Galicia están en una posición geográfica inmejorable dentro de Europa para captar tráficos sobre todo de la ruta atlántica que como hemos dicho pasa por delante de Fisterra, a menos de 100 millas, uno de los corredores de buques más importante del mundo, pasando de esta manera nuestros puertos a ser centros logísticos de transporte de mercancías.

Circulan delante de nuestra costa millones de toneladas de mercancías del corredor atlántico en dirección a esos grandes puertos del norte europeo. En lugar de sufrir los desastres que antaño suponía la peligrosa Costa da Morte, podemos ahora captar una parte, aunque sea minúscula, de ese flujo de tráfico marítimo que pasa ante nuestros ojos, haciendo que parte de las mercancías se descarguen o carguen aquí.

Galicia es competitiva

En los últimos años se han realizado en Galicia mejoras espectaculares, gracias a que el 20% de la inversión estatal en puertos ha venido a parar aquí. Ahora somos competitivos en el tema portuario. Tenemos los magníficos nuevos puertos exteriores de Coruña y Ferrol y se ha invertido mucho dinero en los puertos de Marín y Vigo, y en este último, está funcionando muy bien la autopista del mar con una nueva ruta a Marruecos.

Lo que toca es afianzar y ampliar es nuestra cuota de mercado en el transporte europeo y español utilizando nuestras buenas infraestructuras, nuestra privilegiada posición geográfica y la red de transportes de primera categoría mundial que tendremos lista en unos años si esto va adelante.

Y para eso las autoridades portuarias de Galicia se tienen que gestionar óptimamente y con visión estratégica; no olvidemos que la nueva ley de puertos obliga a una gestión eficiente y rentable, idéntica a la de las empresas privadas. Para ganar tráficos habrá que ofrecer los mejores servicios con instalaciones y costes óptimos, y ¡ojo!, ganar dimensión.

Por ello, la fusión de autoridades portuarias (A Coruña con Ferrol-San Cipriao, Vigo con Marín-Pontevedra), como defendió en su día desde Puertos de Estado y como se hizo en 2015 en Portugal con el puerto Oporto-Leixoes con Viana do Castelo y que tan buenos resultados está dando, también deberá ser una prioridad. Como siempre, sólo queda trabajar y hacer las cosas bien, gestionando las radas como un todo, y no haciendo cada uno la guerra por su cuenta.

Por tanto, excelente noticia para Galicia y sus puertos. Si sabemos gestionar bien esta oportunidad, sin duda, la Red Europea de Transportes supondrá crecimiento y prosperidad en el medio y largo plazo. @mundiario