Buscar

La fuerte caída de las exportaciones gallegas, maquillada por el comercio de coches

Una más que probable reestructuración de las transacciones intraindustriales del grupo PSA en este último quinquenio explica la situación, en la que el resto de las exportaciones gallegas en lo que va de año habrían caído un -19 %.
La fuerte caída de las exportaciones gallegas, maquillada por el comercio de coches
Sede de PSA en Vigo. / Mundiario
Sede de PSA en Vigo. / Mundiario

Albino Prada

Profesor de economía.

En los nueve primeros meses del año Galicia ha exportado mercancías por casi 14.600 millones de euros, lo que supone una caída del – 9 % sobre lo anotado el pasado año entre esos mismos meses. La buena noticia es que es una caída de menor intensidad que en el conjunto de España (-12,6%). Pero la mala noticia es que esa menor caída depende de lo anotado por un sector que va a contracorriente: la automoción.

Porque en esos nueve meses en Galicia las exportaciones de automoción no solo no han disminuido, sino que se han incrementado en 1.169 millones respecto al año pasado: nada menos que un 48 %. O, dicho de otra forma, si descontamos los datos excepcionales de este sector, las exportaciones gallegas por el resto de los capítulos apenas llegarían a los 11.000 millones lo que supondría una caída del – 19 %. Muy por encima de la media española.

De manera que la pregunta clave para entender nuestro menos malo desempeño exportador es: ¿a qué se deben nuestras crecientes exportaciones del sector de la automoción? Lo primero que podemos comprobar es que de esos 1.169 millones exportados este 2020 por encima de lo anotado en 2019 nada menos que 825 millones se deben al mercado francés. El 70%. Lo que supone casi duplicar nuestras exportaciones de automoción a dicho país: pasaron de 888 millones en 2019 a 1713 millones en 2020. Un dato sin duda impresionante y enigmático en el contexto de la recesión económica que en España y Francia está provocando la pandemia del Covid-19.

Para contextualizar nuestro explosivo éxito exportador de automoción a Francia baste decir que mientras desde Galicia (siempre en los nueve primeros meses del año) incrementamos nuestras ventas en un 93 %, el conjunto de España anota una caída del – 4 %. Caída que si se descuentan las cifras gallegas asciende al – 22 %. Esta caída de ventas de automoción a Francia, desde el resto de España, está más acorde a lo esperable de un mercado en recesión. Lo enigmático es que desde Galicia esas mismas ventas se disparen en un 93 % este año respecto al anterior.

Enigmático porque, además, el conjunto de las importaciones desde Francia para esos nueve primeros meses del año se contrajeron en un -15% según la misma fuente de datos que estamos utilizando en este análisis. O con que las ventas de automóviles en Francia en lo que llevamos de año han caído un – 29%. Considero que una caída de las exportaciones españolas de automoción hacia Francia del – 22 % es coherente con dicho pulso importador, pero no lo es en absoluto el incremento del 93% desde Galicia.

Siendo así que si recogemos la serie anual 2010 a 2020 de exportaciones de automoción hacia Francia (entre enero y septiembre) se observa con claridad que mientras las cifras del conjunto de España siguen una evolución estable hasta 2018 en que comienza un declive que se agudiza en esta recesión, en Galicia el declive se inicia en 2015 y llega hasta 2019 (nada menos que un desplome desde 1930 millones a 888 millones exportados).

Automoción: ventas al exterior en España y Galicia. / Mundiario

El dato espectacular para 2020 en Galicia poco o nada tendría que ver, por tanto, con el mercado de ventas a los consumidores franceses (un mercado en depresión) sino con una más que probable reestructuración de las transacciones intra industriales del grupo PSA en este último quinquenio.

Si esto fuese así lo más sensato sería, en vez de declararnos campeones de España o echar las campanas al vuelo, quedarnos con el dato sólido de que el resto de las exportaciones gallegas en lo que va de año habrían caído un – 19 %. Porque la caída del – 9 % se explica por incluir un sorprendente dato de exportaciones de automoción a Francia, poco coherente con la actual situación de atonía de los mercados de venta de automóviles.

Unas “exportaciones” espectaculares que, de ser reales, encajan muy mal con un Índice de Producción Industrial de productos de consumo duradero (IPI) que en Galicia entre enero y septiembre de este año anota una caída del - 20,7 %, superior a la del conjunto de España. Y dentro de este IPI sobra decir que está incluida la factoría de PSA en Vigo con sus campantes exportaciones. @mundiario