Formoso y Besteiro acuerdan un congreso exprés para retirar a Lage y dificultar el regreso de Caballero

Valentín González Formoso, José Ramón Gómez Besteiro y José Manuel Lage Tuñas. / RR SS
Valentín González Formoso, José Ramón Gómez Besteiro y José Manuel Lage Tuñas. / RR SS
El secretario general y el candidato que protagonizó el mayor hundimiento electoral pretenden pasar de puntillas por el análisis del 18-F y traspasarse en dos meses el liderazgo del PSdeG, buscando así dificultar que Gonzalo Caballero pueda regresar a la secretaría xeral y a la vez retirar a Lage Tuñas de la secretaría de organización.
Formoso y Besteiro acuerdan un congreso exprés para retirar a Lage y dificultar el regreso de Caballero

Los intentos del todavía secretario general del PSdeG, Valentín González Formoso, de ceder de forma exprés el liderazgo del partido a José Ramón Gómez Besteiro, protagonista del mayor derrumbe electoral del socialismo gallego, no va a ser un camino de rosas. A pesar de que en los últimos tiempos las diferencias entre Formoso y Besteiro se han acrecentado y de que todos los miembros de la dirección socialista buscan eximirse de responsabilidades por la debacle socialista, en estos momentos ambos prefieren acordar entre ellos para poder destituir al secretario de organización del partido José Manuel Lage Tuñas, crítico con la campaña realizada.

Con el malestar de buena parte de la militancia a raíz del resultado electoral del 18-F y la ruptura de Besteiro y Formoso con su número dos, Lage Tuñas, de fondo, la reunión del Comité Nacional en la que se anunciará la fecha del congreso extraordinario se prevé estará llena de tensión, con la duda de si será controlada o podrá eclosionar. De ahí los intentos de Formoso y Besteiro de acelerar el cónclave, pasando de puntillas por el análisis de la mayor hecatombe del PSdeG, y situarlo justo después de las elecciones vascas, según la Cadena SER. 

Esas prisas de la cúpula del socialismo gallego obedecen a dos claves: por un lado, sacarse de en medio a Lage Tuñas con quien Formoso ha mantenido varias batallas y a quien el equipo de Besteiro no permitió dirigir la campaña de las autonómicas.

Por otro lado, Besteiro y Formoso intentan restar tiempo a Gonzalo Caballero por si este se decidiese a articular una alternativa, toda vez que es creciente el número de voces que están pidiendo su regreso a la primera fila como única opción de reactivar el partido.

Si bien el vigués no se ha pronunciado sobre esa posibilidad, lo cual aumenta el desconcierto de la militancia socialista, tanto Formoso como Besteiro temen que pueda plantearse su vuelta, sabiendo que goza de mayorías entre la militancia de las dos provincias del sur y que sus apoyos podrían aumentar en las del norte después de los batacazos electorales. 

Y mientras Caballero podría estar midiendo los tiempos, después de reseñar en sus redes sociales que el resultado del 18-F ha sido “duro” y que hace falta “reflexión, entender la situación y acertar para construir el futuro”, Lage Tuñas estaría ya moviendo piezas con las que intentar frenar las maniobras de Besteiro y Formoso para  hacerse con el partido. @mundiario

Comentarios