Buscar

Gonzalo Caballero, ante el dilema del PSdG - PSOE

Gestionar el debate ideológico y decidir la línea estratégica del PSdG - PSOE es el reto que debe afrontar Gonzalo Caballero.

 

Gonzalo Caballero, ante el dilema del PSdG - PSOE
Alberto Núñez Feijóo y Gonzalo Caballero. / RR SS
Alberto Núñez Feijóo y Gonzalo Caballero. / RR SS

Firma

Milagros Lara Coira

Milagros Lara Coira

Licenciada en Geografía e Historia, especialidad Biblioteconomía y Archivística, por la USC. Miembro de la Asociación de Comunicación Política de España (ACOP). Postgrado en gestión de información y community management por Asociación Española de Responsables de Comunidades Online y Social Media. Ha trabajado en medios digitales y en departamentos de comunicación y ahora ejerce como consultora y es colaboradora de MUNDIARIO.

La larga crisis de identidad de los socialistas parece que no alcanza su fin. En el Partido Socialista de Galicia parecen tener claro en dónde se encuentran, en la mitad de votos que hace diez años, pero no hacia dónde ir. Como si del diálogo de Alicia con el gato de Cheshire se tratase se preguntan qué camino deben tomar para salir del punto muerto en el que se encuentran. La respuesta, “eso depende de a dónde quieras llegar”, les obliga a redefinirse. ¿Viajar al centro o reactivar los valores más propios de la izquierda?, ¿escorarse a la derecha o girar a la izquierda?. La peligrosa atracción del conflicto ideológico es prolongada, con abundancia de análisis, comentarios y comparaciones que no han terminado con la toma de decisiones.

La llegada de Gonzalo Caballero a la dirección del partido en otoño no ha aplacado la confrontación política interna, marcada por las baronías en su contra y la larga sombra de José Ramón Gómez Besteiro. Hasta ahora todos sus esfuerzos se encaminaron a pacificar la organización, un primer paso obligado que le llevó a recorrer las agrupaciones locales de Galicia para consolidar su poder orgánico y testar las diferentes sensibilidades. Con calculada ambigüedad el nuevo líder de los socialistas gallegos ha sorteado la definición del espacio posicional que determinará la ruta del PSdG pero a un año de las municipales no puede retrasar más la decisión.

Gestionar el debate ideológico es el gran desafío que debe encarar Caballero y de él saldrá el rumbo estratégico que tomará la formación socialista. Esta segunda fase de afianzamiento será decisiva para saber hacia dónde se dirigen los socialistas gallegos y cuál es el espacio político que quieren ocupar. Este es el reto que el PSdG tiene pendiente desde hace tiempo y debe resolver si pretende ser alternativa de gobierno en Galicia.

Reformular su proyecto es el paso imprescindible para ampliar su electorado y rescatar los votos perdidos, recuperando el espacio que fuerzas como En Marea y Podemos aprovecharon para hacer suyo. El dilema no es de fácil solución. Un giro hacia la izquierda, reafirmando los valores socialistas, les puede llevar a perder la referencia del centro. El mismo centro del que Felipe González decía que hacía ganar las elecciones, como bien sabe Abel Caballero al que su posicionamiento le llevó a ganar en Vigo por mayoría absoluta. Recuperar la esencia de la izquierda supondría, por otra parte, ceder el espectro de centro-izquierda a fuerzas como Ciudadanos o el Partido Popular, más y más orientadas a políticas sociales, toda vez que la sensibilidad social ha dejado de ser hace tiempo patrimonio ideológico del progresismo. Descuidar el posicionamiento centrista corre pues el riesgo de desequilibrar la balanza inclinándola en contra de los intereses globales del bloque de izquierdas.

Gonzalo Caballero. / YouTube

Gonzalo Caballero.

¿Qué camino tomar?

“Nosotros somos la izquierda” repite el nuevo líder del Partido Socialista de Galicia una y otra vez. El mensaje puede parece banal pero supone una toma de postura hacia el espacio político al que se dirigen los socialistas gallegos. Caballero, en línea similar a la de Pedro Sánchez, opta por evitar la trampa centrista de la que habla George Lakoff y en la que se sitúan destacados barones del partido en Galicia. Todo parece indicar que el nuevo socialismo gallego eludirá el viaje al centro en tanto en cuanto significaría renunciar a los tradicionales valores de la izquierda y alejarle de sus bases, para tratar así de recuperar el terreno cedido a Marea-Podemos. Una larga travesía que puede atajarse si Caballero sabe aprovechar las debilidades de la izquierda populista para recuperar a los electores que se sumaron a estos proyectos desencantados con el PSdG.

Pero para ello es necesario asumir el riesgo y dar un giro radical a la estrategia, mostrando sin tibiezas un proyecto contundente que convierta de nuevo a los socialistas en el referente de la izquierda. La socialdemocracia del PSdG, necesaria en Galicia, debe retomar el liderazgo progresista, reforzando los valores que le son propios sin caer en el populismo, del mismo modo que la derecha alcanzó sus mayores éxitos fortaleciendo los suyos. Abrir el debate de ideas para decidir el camino a seguir no debe demorarse por más tiempo. Su valor añadido sería volver a colocar al PSdG en el foco político y mediático, con los beneficios que esto conlleva. Lo peor para ellos sería no tomar ninguna decisión porque si no tienes claro el sitio al que quieres llegar, como sentenció el gato de Cheshire de Alicia en el País de las Maravillas “tampoco importa mucho el camino que tomes … siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente”. Aunque, añado, quizá no sea el lugar que deseabas. @mundiario