Buscar

En A Coruña no solo está en peligro el Deportivo, también el Puerto

Una alcaldesa puede limitarse a gestionar sus competencias municipales o reforzar esas tareas básicas mediante una visión más amplia de su ciudad, especialmente cuando surgen problemas graves en otros estamentos.
En A Coruña no solo está en peligro el Deportivo, también el Puerto
Inés Rey. / @jatirado
Inés Rey. / @jatirado

Firma

Mario Gontade

Mario Gontade

El autor, MARIO GONTADE, es analista de la actualidad. @mundiario

El Deportivo de La Coruña, durante años el principal referente de la ciudad en el mundo, se ha venido abajo, hasta adentrarse en una situación en la que peligra su propia existencia. Pero en A Coruña no solo está en peligro el Deportivo, también el Puerto. Todo ello sucede cuando A Coruña acaba de quedarse sin el Banco Pastor y Caixa Galicia, entre otras firmas emblemáticas de su economía. Una etapa de decadencia similar alumbró el camino para que a comienzos de los años 80 emergiesen tres figuras en la ciudad: Francisco Vázquez, José Luis Méndez y Augusto César Lendoiro. El ciclo de los tres parece agotado pero no por ello pueden obviarse sus éxitos durante muchos años. La alcaldesa Inés Rey parece estar llamada a elevarse y a ocupar un inmenso espacio vacío en A Coruña.

Por lo que al puerto se refiere, un mes más continúa el descenso del tráfico (-14%) en todas las modalidades de carga/descarga, con caídas drástica del carbón (-28%) y de la mercancía general (-10%). También es ostensible la disminución de graneles líquidos (-7%) y pesca (-13%). La bajada notable de cruceristas (-6%), donde se aprecia la entrada de cruceros cada vez más pequeños, y el ridículo tráfico de contenedores (TEUS), con un movimiento en lo que va de año de menos de diez contenedores, en concreto 6 TEUS, complementan la pobre estampa del puerto de A Coruña, que fue la principal palanca de desarrollo económico de la ciudad. Por si fuese poco se reducen los barcos que entran y el tonelaje de los mismos con una tendencia alarmante, ya que eso significa la pérdida de posicionamiento y referencia. Además, empeora la conectividad marítima del puerto coruñés.

La pregunta clave no se hace de rogar: ¿qué hacen el Concello de A Coruña, los empresarios y los sindicatos ante este panorama sombrío y pesimista de una referencia económica de A Coruña? Como para hacérselo ver, y con urgencia, ya que todas las alarmas están encendidas.

Una alcaldesa puede limitarse a gestionar sus competencias municipales o reforzar esas tareas básicas mediante una visión más amplia de su ciudad, especialmente cuando surgen problemas graves en otros estamentos. @mundiario